upc4

ARMANDO GONZÁLEZ ESCOTO

Nunca antes, de acuerdo a los registros conservados, se había dado en Guadalajara un funeral tan multitudinario y emotivo. Hoy hace justamente 88 años murió el Sr. Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez, en la casa que habitaba, donde hoy se ubica el estacionamiento Chalita. Murió en paz, pero con el dolor de haber sido entregado por sus propios hermanos en manos del gobierno; cuando Portes Gil le comunicó que debía abandonar el país, el Sr. Orozco volteó a ver a los Obispos Leopoldo Ruiz y Pascual Díaz, y les dijo: “¿Para eso me trajeron?”. A los pocos días fue expulsado del país, como condición para los famosos arreglos que pusieron fin a la Guerra Cristera, a la cual el Sr. Orozco y Jiménez siempre se opuso.
Regresó dos años después, para ser de nuevo desterrado, aunque en esa ocasión, para salvarle la vida. Bajo el gobierno del presidente Cárdenas pudo volver el Sr. Orozco a Guadalajara, con garantías, pero sin presentarse públicamente en ninguna celebración, prohibición que rompió para participar, el 18 de enero de 1936, en las fiestas con motivo del 15 aniversario de la coronación de Nuestra Señora de Zapopan, mismas que tuvieron lugar en su Santuario. Desde la puerta principal, el Sr. Orozco tomó la venerada Imagen y bendijo con ella a la ciudad. Don Enrique Varela, célebre laico tapatío, que en ese momento tenía ocho años de edad, estuvo presente, y lo recordaba así:

«Eran las cinco de la tarde. “Vámonos”, “¿a dónde?” “Al santuario de Zapopan”. Todavía no era Basílica.
“Porque va a ser el Rosario solemne de los 15 años de la coronación”.
Pues llegamos. Y a mí me tocó, ya al último alcancé, porque ya estaba lleno, entrando, a mano derecha, junto a una capilla que hay ahí. Apretujado, pero de ese lado. Y se viene la Salve famosa.
Rosario de Fray Luis, el señor Orozco en el trono. Y más y más gente para ver al señor Orozco. En serio, ¿eh? Y entonces, empiezan la letanía cantada y se traen a la Virgen en andas desde el altar hasta allá, hasta la entrada. Ya estaban de acuerdo los franciscanos que la letanía era una señal del señor Orozco. Se paran y se viene el señor Orozco con aquella majestad, de mitra, capa pluvial, todo. Hasta la entrada. Lo vi. Con la cara rara nomás, como hinchada. Ya después supe por qué. Entonces lo vi. Tomó la Imagen de la Virgen de Zapopan, en la puerta, adentro de la puerta, no en el atrio, adentro de la puerta.
Y de ahí bendijo a la ciudad de Guadalajara con la Imagen. Quince años de su coronación. Él la coronó”. Fue la última vez que su pueblo lo pudo ver con vida. Un mes después falleció a los 72 años de edad. Está sepultado en la Catedral, y sobre su sepulcro yace la figura marmórea de un león con una daga clavada en la espalda.

armando.gon@univa.mx

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.