upc4

RAÚL BENÍTEZ JÁUREGUI
1RO. DE FILOSOFÍA

Apenas han pasado unos días desde que terminó el anual Torneo de Santo Tomás, quizá se preguntan ¿qué será eso? Bueno, es como nuestro “mundialito”, pero con mucha comida y de un día, donde todas las casas del Seminario se reúnen para convivir, jugar y comer.
El partido se jugó el viernes nueve de febrero, pero realmente los esfuerzos comienzan afinales del año anterior, con el torneo navideño, aprovechamos este torneo para conocer nuestras debilidades, saber en qué podemos mejorar y definir, uno a uno el jugador que nos ha de representar para el santo (como lo conocemos entre los seminaristas), así que seleccionamos a los más aptos, preparados y seguros para dar todo en la cancha. Aunque el Santo no es sólo futbol, también tenemos el concurso del uniforme y la porra, con lo que cada grupo alienta a sus jugadores. Con la mirada puesta en estos requerimientos comenzamos “manos a la obra”.
El levanto fue un poco más temprano que de ordinario, ya que había que trasladarnos a la Parroquia de nuestra señora de Guadalupe, por el “mercado Bola”, allí la comunidad nos recibió con mucha alegría, la Misa fue presidida por el Señor Arzobispo Don José Francisco Robles Ortega, acompañado por dos Obispos Auxiliares, Mons. Héctor López y Mons. Ramón Salazar, a quienes estaba dedicado este día.
Comimos una deliciosa carne asada…, porque tienes que saber que esa comunidad se encargó de ofrecernos el desayuno, a todos los seminaristas (que por cierto, no es que coman poco). Gracias a toda la comunidad de Nuestra Señora de Guadalupe, Dios sea su recompensa.

Una vez que tuvimos energía para aguantar el día, partimos en dirección Cultura y religiosidad para Semana Santa al Deportivo Morelos, fuimos con toda la energía y dispuestos a cantar cuantos goles nos fueran posibles. Pero primero es la presentación de la porra; cada porra presentada se preocupó por reflejar la sinodalidad y el trabajo de nuestros Obispos Auxiliares. Hubo de todo, palomas volando por el cielo, bombas de humo, luchadores, en fin, fue algo extraordinario.

Una vez que todos presentaron su porra y uniforme, comenzaron los primeros duelos, el campeón se estaba gestando, juego a juego se iba definiendo, aunque aún nadie sabia quien sería. Ya a la una de la tarde me andaba casi desmayando, hasta que por fin llegó la hora de la comida, también mi momento favorito, si me permiten decirlo. Platiqué, reí y allí nos enteramos de los ganadores: la porra fue ganada por primero de Filosofía, muy linda su porra, casi me hacen llorar, mientras que el concurso del uniforme lo ganó primero de Filosofía, para sorpresa de todos. Pero el Santo, todavía no terminaba, aún faltaba la final.

El primero en ilusionarse fue Año de Servicio, porque con un penal atajado de su portero y un gol a su favor, habían sacado la ventaja, terminando el primer tiempo 1-0, a favor de Año de Servicio, pero esto no terminaba allí, pues segundo de prepa, con cambios preparados y jugadas de ensueño, logró lo que parecía imposible, pues en el segundo tiempo sacaron la ventaja con dos goles a su favor, con ello estaban quedando campeones del Torneo Santo Tomás 2024. Felicidades a segundo de prepa, disfruten su título de “campeones”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.