upc4

Muy amados todos en Jesucristo Nuestro Señor:
En el Evangelio Jesucristo nos anuncia el final de los tiempos en un lenguaje apocalíptico, un
estilo literario, pero que en este caso envuelve un mensaje de esperanza.
Estamos en el tiempo de la Iglesia, el tiempo del caminar en la Historia, antes de llegar al encuentro y a la vida definitiva con Dios. Mientras dure nuestra peregrinación como Iglesia en este mundo, nosotros los discípulos de Jesús debemos vivir atentos a que nadie nos engañe.
Sabemos quién es nuestro Dios, quién es nuestro Salvador, sabemos lo que significa el Bautismo, formar
parte de la comunidad de discípulos de nuestro único Señor y Salvador, Jesucristo, que es verdadero Dios y verdadero Hombre. Debemos vivir fieles a esa fe y no dejarnos envolver por otras opiniones, por otras enseñanzas, por otras propuestas que, lejos de confirmarnos en nuestra fe, nos confunden.
Jesús advierte a sus discípulos que los perseguirán. En este momento estamos viviendo de hecho, una verdadera persecución contra los cristianos.

Entre nosotros, la persecución es, digamos, sofisticada.
El secularismo trata de cercarnos, de encerrarnos, y pretende eliminar muchas cosas que son propias de nuestra fe.
Se votan leyes que van en contra de nuestros valores y de nuestros principios, y de esa manera se nos persigue.
Hace algunos días, en la Suprema Corte, había una propuesta de prohibir la colocación de los Nacimientos en lugares públicos; el signo central de la Navidad, que no se exhibiera en lugares públicos.
Esta resolución se aplazó, pero démonos cuenta, si se llegara a aprobar, se vendrían en cascada una serie de prohibiciones a las manifestaciones públicas de nuestra fe.
Pensemos en la Romería, pensemos en las visitas que la bendita Imagen de Nuestra Señora de Zapopan hace públicamente a las Parroquias, a las instituciones, todo eso se podría prohibir.

De esa forma, nuestra fe se ve cercada, se ve constreñida, tiende a ser embosalada, por decir, una palabra coloquial. Nuestra fe trata de ser opacada. Éste es el tipo de persecución que nosotros estamos viviendo.

Y dice Jesús: “Ustedes están llamados a dar testimonio”. En medio de ese ambiente de persecución sofisticado no es para que nosotros nos desanimemos, crucemos los brazos, nos echemos para atrás. Es el momento de perseverar en el testimonio de fidelidad a nuestra fe y de fidelidad a Jesucristo.
El mensaje de Jesús no es un anuncio catastrófico del final del mundo.


En medio de esas circunstancias difíciles, tenemos que perseverar firmes en la fe. Tenemos que vivir en
una esperanza activa, colaborando para revertir todos esos males que nos aquejan, para que todos los hombres y mujeres tengan la oportunidad de vivir con la dignidad de los hijos de Dios y no le falte a nadie lo necesario. Todo lo que nosotros podamos hacer, estamos llamados a hacerlo.

Tenemos nosotros el deber de ser activos para transformar nuestro mundo en un mundo mejor, en una
cultura de amor, de fraternidad y de paz; en una cultura de atención especial a los pobres.
El fin de los tiempos no lo sabemos, no lo conocemos; los signos nos invitan a esperar con más confianza y a trabajar con más responsabilidad, dando testimonio de nuestra fe y trabajando por nuestra salvación.

Yo les bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.