upc4

San Andrés

Pbro. Adrián Ramos Ruelas

“Andrés”, “Andrea” en italiano, del griego “Andreia” que significa ”hombría, valor”, es uno de los nombres de los Doce Apóstoles. A él se le considera el “protocleto”, es decir, el primer llamado por Jesús. Su fiesta litúrgica se celebra el 30 de noviembre.

Según el Evangelio de Juan, el mismo Andrés llevó a Pedro donde Jesús. Andrés había sido discípulo del Bautista, a quien escuchó decir: “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn 1,35-41).

Según los relatos evangélicos de Marcos (1,16) y Mateo (4,18), bordeando el Mar de Galilea, Jesús encontró a Pedro y a Andrés, oriundos de Betsaida, junto con Santiago y Juan, remendando las redes. Al llamado de Jesús, estos pares de hermanos no dudaron en dejarlo todo para convertirse en “pescadores de hombres”.

A Andrés le debemos también lo del milagro de la multiplicación de los panes al identificar al muchacho que llevaba cinco panes y dos peces (Jn 6,8-9). Felipe le comentó a Andrés que los griegos querían ver a Jesús, cercana la fecha de Pascua. Él se lo comunicó al Señor.

Poco se sabe de su vida posterior al evento de la Resurrección. Varios autores colocan su actividad apostólica en Capadocia, Bitinia, Galacia, Tracia y Acaya.

Se cree que murió dando testimonio de Cristo en Patras, Acaya, en lo que hoy es Grecia, muriendo crucificado también, en forma de equis “x”, muy probablemente en el año 63, bajo el imperio de Nerón.

Se considera el primer patriarca de la Iglesia Ortodoxa. Es patrono de Rusia, de Escocia y de buen número de ciudades y pueblos.

Un gran signo ecuménico fue el que promovió el Papa Pablo VI al regalar la parte de las reliquias de San Andrés a los ortodoxos en 1964. El Papa Benedicto XVI tuvo un gesto parecido en el 2010.

¿Qué podemos aprender de él?

  1. Su docilidad. Él se dejó seducir por el llamado que el Señor nos hace a la conciencia y al corazón. Jesús sigue llamando. ¿Somos capaces de seguirlo con radicalidad?
  2. Su espíritu misionero. Habiendo encontrado a Jesús se preocupó por darlo a conocer a los suyos, fascinado por el encanto de convivir con Él. Después de Pentecostés salió a predicar sin miedo. Se cree que en la región de Acaya, donde murió mártir.
  3. Su autoridad moral. Aunque no fue del grupo de los predilectos (Pedro, Santiago y Juan), tuvo una autoridad moral y una confianza admirables entre el colegio apostólico.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.