upc4

Alos cristianos nos hace falta seguir a Jesús con fidelidad, todos los días de nuestra vida, como discípulos que somos de Él, que significa escuchar, acoger, dar y seguir a Jesucristo.
Comenzamos un nuevo año. Muchos pensamientos, sueños y propósitos vienen a nuestra mente y a nuestro corazón. Que entre esos muchos deseos ojalá que prevalezca el propósito de ser mejores discípulos de Jesús.
Aquí quiere mencionar el testimonio de este gran hombre, gran cristiano, gran Papa, que fue Benedicto XVI. Él se definió como el humilde trabajador de la viña del Señor, es decir, el humilde trabajador en favor de la Iglesia como Sacerdote, como Obispo, como Cardenal, como Papa, y después, como Papa Emérito.
Supo gastar su vida escuchando, obedeciendo, dando a conocer a Jesús y esforzándose por seguirle fielmente hasta el último momento de su existencia.
Una vez que dejó el pontificado y se retiró, se dedicó a una vida de oración, para seguir sirviendo a la Iglesia desde el silencio del retiro y la oración, y lo hizo por años, lo hizo todo el tiempo, con absoluta fidelidad.

No nos extraña, por eso, que en su testamento espiritual pida a sus hermanos alemanes, en primer lugar, que permanezcan fieles a la fe, y luego de pedirlo a sus paisanos, lo pide para todos los cristianos del mundo, que nos esforcemos en permanecer fieles a Jesús, fieles a su Iglesia.

¡Cuántas tentaciones!, ¡cuántas confusiones!, ¡cuántos cuestionamientos y críticas para la enseñanza de la Iglesia! En medio de esa vorágine de opiniones y de confusiones, cuántos cristianos han declinado, han renunciado a su fe.
Benedicto XVI dio la vida en su servicio como Santo Padre, como Papa, y en su estado como Papa Emérito nos dio ejemplo de fidelidad.

¡Vaya persecuciones que tuvo que soportar y que afrontar!, ¡vaya críticas tan duras que se vertieron sobre su persona y su enseñanza! Pero él permaneció firme y fiel hasta la muerte.

Entre los propósitos que tengamos de año nuevo, ojalá que mantengamos la necesidad de crecer en el conocimiento de nuestra fe en Jesús, Dios que salva, y sostenidos por el ejemplo y la intercesión de María, que en este año crezcamos en el conocimiento y fidelidad a Jesús, y la perseverancia en nuestra fe
cristiana.
Tengamos un recuerdo agradecido y orante por el Papa Emérito Benedicto XVI para que el Señor lo acoja en su Reino.
Pero también, al inicio del año la Iglesia nos invita a que avivemos nuestro compromiso por construir la paz. Si de verdad nos reconocemos discípulos de Jesús, y nos esforzamos por seguirlo, nuestro compromiso por la paz se dará de una forma natural, porque Dios vino a salvarnos de todas nuestras desviaciones, errores, de todo aquello que nos confronta y nos divide.
Cristo vino para que todos nos reconociéramos como hermanos, hijos del único y verdadero Dios Padre. Si vivimos de acuerdo a esta verdad, nuestro compromiso por la paz se dará de una forma espontánea y será comprometido.
Démonos prisa en acercarnos a Jesús, porque la vida pasa, y no sabemos si tendremos oportunidad de descubrirlo, de conocerlo y de seguirlo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.