upc4

Sem. Alexis Giovanni Castellanos Gudiño
1° Teología

El jueves posterior a la Solemnidad de la Santísima Trinidad, en el que recordamos el gran misterio de un solo Dios en tres personas divinas, la Iglesia nos pide celebrar la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, en la que recordamos de qué manera se nos ha manifestado este misterio de Amor del Dios Uno y Trino: En la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús. Asimismo, la Iglesia pide que demos testimonio de esta fe que hemos recibido en el Bautismo y que abrazamos en la Confirmación realizando una solemne procesión por las calles de la ciudad, o bien, dentro de la comunidad parroquial a la que pertenecemos. Por eso, año con año, celebramos la Sagrada Eucaristía en la explanada del templo Expiatorio de Guadalajara, a la acuden cientos de fieles, Sacerdotes, consagrados y laicos.

Es el Obispo diocesano quien preside la celebración, y nos exhorta a permanecer fieles en el amor a Nuestro Señor Jesucristo a pesar de todas las contrariedades del tiempo presente, pues es cierto que no faltan algunos insultos o burlas de quienes rechazan la fe en nuestra ciudad, o de quienes tienen prejuicios sobre el cristianismo porque así lo aprendieron o así lo han querido creer, o de aquellos que ven a la misma Iglesia como una amenaza para “ejercer su libertad” o para que exista un verdadero “progreso” en nuestra sociedad tapatía.

A pesar de eso, una vez concluida la Eucaristía en el templo Expiatorio, caminamos hacia la explanada de la Catedral de Guadalajara en procesión, llevando al Señor Sacramentado en una custodia puesta sobre un carro alegórico ornamentado con flores, a la vista de todos los fieles.
Una vez que la procesión llega a la Catedral, nuestro Obispo invita a la adoración y alabanza divinas, incensando al Señor Sacramentado y elevándolo para recibir su bendición mientras las campanas invitan a una reverente adoración. Luego, termina con las alabanzas finales al Santísimo Sacramento, para después reservarlo en el sagrario de nuestra Catedral.

Éste es, sin dudarlo, uno de los acontecimientos diocesanos más importantes para nuestra Iglesia peregrina en Guadalajara, porque, ahora más que nunca, es necesario manifestar un verdadero testimonio de fe cristiana, enraizado en un profundo amor y gran reverencia a la Eucaristía, así como en nuestro compromiso social, a ejemplo de nuestros Santos Mártires Mexicanos, entre los que se encuentran sacerdotes y laicos cuyo testimonio continúa iluminando a las generaciones de nuestros días.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.