upc4

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Ayer, viernes 9 de diciembre, fiesta de San Juan Diego, el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, visitó el complejo penitenciario de Puente Grande, Jalisco, para bendecir la ampliada y renovada capilla de la Comisaría de Prisión Preventiva. 

A su llegada el señor Cardenal saludó y bendijo a los internos y sus familiares, quienes se mostraron gustosos de recibirle. 

La Misa se celebró en la nueva capilla, que después de 30 años, fue ampliada y remodelada. En su interior se colocaron las imágenes de Jesús Divino Preso y de la Virgen de Guadalupe. 

Durante la homilía el Cardenal Robles habló sobre el encuentro entre la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego, perteneciente al pueblo que acababa de padecer el acontecimiento de la conquista y que necesitaba ser consolado para recibir la fe, con aquella frase “¿No estoy yo aquí que soy tu madre?”.

 “Quisiera pedirles, queridos hermanos, que ante el amor, ante la ternura, ante la naturaleza del amor de la santísima Virgen, que no es otra cosa que la manifestación del amor de Dios hacia nuestra propia humanidad, que nos comportemos humildes.

“Todos nosotros somos pecadores, todos y cada uno tenemos maldades en nuestra vida, que nuestra conciencia nos acusa y que a lo mejor en muchos casos no lo sabe nadie y en otro caso sí, nuestras maldades, nuestros errores, los conocen los demás. La Santísima Virgen María viene a hacernos saber que por encima de nuestras maldades y nuestros errores, Dios es Padre amoroso, misericordioso y fiel. Esas palabras de la Virgen a San Juan Diego reflejan la ternura que Dios siente por nuestra condición humana.

“No obstante que hayamos hecho el mal, no obstante que nos equivocamos y cometemos errores y maldades, Dios nos dice, yo te amo, yo te entiendo, yo te quiero liberar y te quiero redimir”. 

Al término de la celebración, en la que estuvo presente el grupo de Adoración Nocturna del Reclusorio, el Cardenal agradeció el esfuerzo por remodelar la capilla e invitó a las personas privadas de su libertad a embellecer y dignificar el templo interior de su cuerpo para de esa manera poder alcanzar la tranquilidad. 

Concluida la Eucaristía, el Cardenal tomó pan con chocolate con los internos y autoridades del Reclusorio y en su recorrido hacia la salida felicitó el gran esmero en la decoración del centro penitenciario como preparación a la Navidad. 

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.