upc4

PBRO. JOSÉ MARCOS CASTELLÓN PÉREZ

Para los cientos de miles de personas que confluyen diariamente a la Zona Metropolitana de Guadalajara, el desplazarse desde las diversas poblaciones del interior del Estado por carretera a la capital es un peligro de muerte. Tomemos, por ejemplo, la carretera a Chapala, que es el distribuidor vial al aeropuerto internacional, al corredor industrial de El Salto, el camino a los pueblos de la Ciénega y de la ribera norponiente del Lago de Chapala, considerada como uno de los lugares turísticos más emblemáticos del Estado y del País; además, esta vía conecta con el macrolibramiento al suroriente. Comencemos con una breve descripción: Ya de por sí es sumamente complicada la red vial de Guadalajara para salir, que se complica en el Álamo y todavía más en el entronque con el periférico; del lado inverso, al quererse incorporar al periférico es sumamente complicado si se viene del aeropuerto, porque hubo una muy mala planeación para entroncar estas dos importantes arterias, lo que complica el tránsito. Dejando de lado las complicaciones en la cercanía del aeropuerto, nos vamos a los cruceros de la muerte, sí de la muerte: el de Cajititlán, de Santa Rosa y de Cedros. No logramos entender los ciudadanos, que pagamos puntualmente nuestros impuestos, por qué no se pueden hacer o vías alternas o pasos a desnivel que eviten los numerosos accidentes, que ya han cobrado cientos de vidas humanas. Y todavía no logramos entender cómo la Secretaria de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte no exige que los entronques en forma de trébol con el macrolibramiento se hagan adecuadamente, a fin de evitar que los camiones de tránsito pesado tengan que retornar de forma irresponsable.

Un servidor tuvo la oportunidad de hacérselo saber, que no creo que lo ignorara, al diputado federal del distrito 17, afín al gobierno federal, encargado de estas obras. Simplemente me respondió que no hay presupuesto y que lo que podía hacer era darme un espacio y a algunos ciudadanos para hacer la petición a los precandidatos cuando hicieran las precampañas.

Es cierto que los programas sociales del gobierno federal están ayudando directamente a las personas adultas y a los jóvenes con sus becas, pero nos está costando a todos muy caro, porque es pésimo el servicio de salud, pésimos los programas educativos, pésima la seguridad, pésima la inversión en obra pública federal.

Quizá el tren maya, la refinería y el nuevo aeropuerto sean obras necesarias, pero y ¿las que necesitamos los de esta región? ¿Acaso Jalisco no paga los impuestos como los pagan los demás estados en los que sí hay inversión en obra pública? Obras son amores y no buenas razones. Como ciudadanos debemos manifestar nuestra indignación, no debemos pensar que un gobierno es bueno porque me ayuda a mí y descuida los programas de un verdadero Estado de Bienestar. Transitar por nuestras carreteras es un verdadero riesgo y, de parte del gobierno al que le toca atender esta necesidad urgente, sea estatal o federal, una grosera e infame irresponsabilidad.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.