upc4

SERGIO PADILLA MORENO

Un tema apasionante en la biografía de los grandes artistas es la cuestión de las influencias que
tuvieron cuando se abrían camino en los diversos campos del arte. Por supuesto que hablamos de las influencias estilísticas, así como de la relación discipular que se dio, en mayor o menor grado, entre algunos de ellos. Por ejemplo, hay datos que permiten afirmar que el joven Ludwig van Beethoven
tuvo un encuentro, corto quizá, con el gran compositor Wolfgang Amadeus Mozart, en Viena, durante la primavera de 1787. ¿Qué le habrá dicho o aconsejado el maestro consagrado al joven Beethoven, de tan solo 17 años? No lo sabemos, pero es algo que colma la curiosidad de los historiadores, pues es
claro que el joven compositor alemán tomó muchos elementos musicales del que fuera famoso niño prodigio de Salzburgo.
Otro ejemplo es el del escritor argelino- francés Albert Camus, Premio Nobel de Literatura en 1957, ya que al recibir dicho reconocimiento le escribió de puño y letra una carta a Louis Germain, quien fuera su profesor de primaria. Si bien, este maestro no trascendió a la fama, su dedicación y enseñanza fueron influencia fundamental para Camus, quien en dicha carta le decía: “sin su enseñanza y ejemplo, no hubiese sucedido nada de esto.”

El otro caso que vale la pena conocer es a partir de la relación epistolar que se dio entre el famoso poeta y novelista austriaco Rainer Maria Rilke y el joven Franz Xaver Kappus, cadete de la austriaca Academia Militar de Theresian, quien tenía deseos de convertirse en poeta, y que ello le llevó a escribirle una carta a Rilke con una muestra de sus ensayos poéticos. Para sorpresa del joven Kappus, la carta fue leída,
retroalimentada y respondida por el gran poeta, dando origen a un total de diez cartas escritas por Rilke entre 1903 y 1908, mismas que se han convertido en todo un clásico, por el modo y transparencia como
el consagrado escritor abre su corazón y experiencia para futuros artistas. Definitivamente que por el tono y dedicación con que Rilke escribe esas cartas, estamos ante un claro ejemplo de vivencia de una de
las llamadas obras de misericordia espirituales: “Dar buen consejo al que lo necesita.”

El compendio de las diez cartas se publicó en Leipzig en 1929. Como bien dice el prólogo de la edición de las “Cartas a un joven poeta”, que publicó la editorial Colofón, “en estas cartas, el poeta, además de exponer con claridad y belleza sin igual sus opiniones sobre la creación artística, plasmó igualmente sus ideas sobre temas trascendentes como el amor, la soledad, la muerte, lo sobrenatural, la tristeza y las dificultades de la vida, vertiendo en ellas toda la verdad y la profundidad de su sabiduría”.
Como muestra del talante contemplativo y místico de Rilke, refiero estas palabras de la Carta I: “Su mirada está dirigida hacia afuera, y eso es precisamente lo que debe evitar en el futuro. Nadie puede aconsejarle, nadie. Solo hay un camino: entre en usted.”

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx
Cartas a un joven poeta, de Rainer Maria Rilke | Audiolibro completo
https://www.youtube.com/watch?v=-Bkrw1wtavU

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.