upc4

Monserrat M. Cuevas

La casa de la misericordia ubicada en el barrio de Analco fue una iniciativa cuyo objetivo es ayudar a las personas en situación de calle.

La encargada de este refugio, la Hermana Luz Adriana Barajas Rivera, durante una entrevista con ArquiMedios señaló que a pesar de la pandemia siguen apoyando a quienes más lo necesitan.

“Ahorita estamos apoyando alrededor de 25/30 personas en situación de calle, mismas que aquí se bañan, duermen y comen; nosotros les brindamos comodidades para que puedan tener una estancia lo más agradable posible. Aquí mismo les inculcamos a que trabajen, es decir, nosotros los apoyamos con lo básico, comida, techo, baño, etc. Entonces ellos deben buscar un trabajo, esto para que se hagan responsables”.

Señaló que la generosidad de las personas al ayudar a quienes más lo necesitan ha sido un gran logro.

“Hay muchas personas que nos ayudan con donativos económicos, en especie; la gente es muy muy solidaria, algunos nos dan medicamentos. Honestamente, a pesar de la situación de pandemia, las personas son aún más generosas. Seguimos y seguiremos apoyando a personas necesitadas”, así lo señaló la hermana Luz Adriana Barajas.

“Siempre habrá necesidad pero creo que con esta situación, hay más. Hay mucha más necesidad de la que nos podríamos imaginar. Las personas que vienen aquí con nosotros, a veces tienen días sin comer, aquí los apoyamos”.

Creando lazos de amistad

La Casa de la Misericordia, no sólo ayuda a personas que viven en la calle, también buscan acercar a Dios, a los que llegan a pedir ayuda.

“Aquí los invitamos a misa, los evangelizamos; vaya, tratamos de sembrar esa semilla del amor y la esperanza. Después, ellos vuelven a venir, porque entre los 6 sacerdotes que atendemos esta casa y el otro refugio, se convierten en amigos o en personas de confianza”.

Ayudemos a quienes más lo necesitan / Fotografía: Víctor Esparza

Cabe señalar que este albergue asiste a más de 30 personas por día, de las cuales alrededor de 25 comen, duermen y se bañan en el lugar.

“Aquí ese atienden alrededor de 30 personas diario. No son las mismas, porque la mayoría están de paso, por una noche llegan aquí a dormir, cubrir sus necesidades básicas; en este momento tenemos más hombres que mujeres”.


La ayuda sigue fluyendo

La Casa de la Misericordia es atendida por 6 sacerdotes, una hermana y un laico comprometido, mismos que al unir esfuerzos han logrado sacar adelante esta obra de amor y piedad, que a pesar de la fuerte pandemia que azota a nuestro estado han seguido ayudando a quienes más lo necesitan.

Si conoces a alguien que por diversas cuestiones no tiene un lugar donde pasar la noche, recuerda que puedes ayudarlo llevándolo a la Casa de la Misericordia ubicada en la calle Constitución 532, colonia Analco, ahí serán atendidos espiritualmente al igual que se les ayudará a cubrir las necesidades básicas.

Quien desee ayudar económicamente, puede comunicarse con la hermana Luz Barajas al 36-18-30-67.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.