upc4

SERGIO PADILLA MORENO

El 14 de enero de 1894, hace ya 130 años, la beata Concepción Cabrera de Armida se grabó en su pecho el monograma JHS, como una forma de manifestar su pertenencia al Señor. Entonces se olvidó de sí y exclamó su deseo: ¡JESÚS SALVADOR DE LOS HOMBRES, SÁLVALOS! Ese día nacieron las cinco Obras de la Cruz.

El Card. Giovanni Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y quién presidió la Eucaristía donde se proclamó beata a Conchita, explicó en una entrevista cada una de las Obras de la Cruz. “La primera se llama El Apostolado de la Cruz, obra que está dirigida a todos los fieles: laicos, Sacerdotes y Religiosos.
La segunda, las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús, cuyos miembros están dedicados a la vida contemplativa; las Religiosas están dedicadas a la vida contemplativa. Luego está la Alianza de Amor con el Sagrado Corazón de Jesús, formada por los laicos que buscan la santificación en el espíritu de la Cruz.
Para los Obispos y Sacerdotes diocesanos fundó la Fraternidad Sacerdotal. La quinta junto con otro, un venerable: el Padre Félix de Jesús Rougier, con quien fundó a los Misioneros del Espíritu Santo. Todas ellas son obras activas, que todavía atraen muchas vocaciones, y muchas dan su vida como miembros. Hablamos de los primeros años del siglo XX, antes de que llegara el Concilio, para mostrar cómo el Espíritu Santo ha obrado siempre en la Iglesia y ha valorado también a las madres laicas, para ser fuente de gracia para todo el pueblo de Dios”.
Justo en diciembre de este año que inicia, concretamente el próximo 25 de diciembre, la congregación de Misioneros del Espíritu Santo cumplirá 110 años de su fundación en aquella sencilla Eucaristía en la Capilla de las Rosas del Tepeyac (Ciudad de México), en la que estuvo presente, además de los dos fundadores, el próximo beato Moisés Lira, quien iniciaba así su noviciado.
A lo largo de estas once décadas de vida, los Misioneros del Espíritu Santo han contribuido a construir el proyecto de Jesús, a través de la vida de muchos hombres que hicieron suya, con las luces y sombras propias de la condición humana, la Espiritualidad de la Cruz. Hoy, a más de un siglo de vida, la Congregación enfrenta el hecho de tener que ver por el cuidado de sus sacerdotes que han dejado la vida y la salud por su servicio a la Iglesia y que ahora viven la inexorable etapa de la vejez, la enfermedad o ambas.
Hace pocos años la congregación ha tenido que abrir una obra como la Casa San José, ubicada en la calle Arenque 2700, Zapopan, Jalisco, “Hogar de los Misioneros del Espíritu Santo dedicado a servir a nuestros hermanos con amor y atención”. Es momento de conocer este proyecto y corresponder agradecidamente, con el tipo de apoyo que esté a nuestro alcance, la vida que cada uno de estos hombres ha entregado al servicio de la Iglesia: https://www.facebook.com/CasaSanJoseOficial

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara– padilla@iteso.mx
https://youtu.be/Dgas1gtBKIM?si=sBAzu_65C7xCFDpU

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.