upc4

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el…

ORDINARIO XIII

NECESITAMOS SER LIBRES PARA SEGUIR A JESÚS

¿Estoy dispuesto a renunciar a todo para ser enviado a transformar el mundo?

Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA:

Cuando oímos las exigencias radicales que Jesús impone a quienes quieren seguirle, quizás pensamos que éstas son para gente con vocación especial en la Iglesia, como sacerdotes, religiosos y misioneros. Pero se supone que esas exigencias son para todos y cada uno de los discípulos. Una vez que decidimos seguirle, tenemos que ser consistentes. Tenemos que amar, aun cuando el amor imponga sacrificios.  Tenemos que amar incluso a los enemigos. Tenemos que ser honestos hasta la médula.  Pero si logramos hacer esto, nos percataremos de lo felices y libres que nos sentimos.  Pedimos ahora al Señor que sepamos seguirle fielmente siempre…

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: AMÉN.

GUIA: Cristo nos ha llamado a la libertad para servir a Dios y para servirnos unos a otros.

Que este Espíritu liberador esté siempre con ustedes.

 Todos: Y con tu Espíritu.

GUÍA: No siempre hemos tenido el coraje de seguir al Señor, especialmente cuando eso nos resultaba difícil. Le pedimos ahora que nos perdone.  (Pausa)

•        Señor Jesús, queremos y estamos dispuestos a seguirte. Danos valor cuando ello nos exija sacrificio: Señor, ten piedad.

•        Cristo Jesús, queremos y estamos dispuestos a seguirte. Mantennos fieles cuando la gente nos rechace o nos ridiculice por causa tuya: Cristo, ten piedad.

•        Señor Jesús, queremos y estamos dispuestos a seguirte, pero perdónanos cuando miramos atrás y cobardemente retrocedemos: Señor, ten piedad.

GUIA: Perdona nuestra timidez y cobardía, Señor, mantennos en el camino recto. Y llévanos a la vida eterna. 

TODOS: Amén.

GUIA: Oh Dios, Padre fuerte y bondadoso, por medio de tu Hijo nos revelaste que el amor es un don tuyo y que nos pide que correspondamos sin vacilación e incondicionalmente.

Queremos ser discípulos de tu Hijo, abre nuestros oídos a su llamado y libera nuestros corazones de sus apegos para poder seguirlo radicalmente y servir a nuestros hermanos.

Te lo pedimos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.  

TODOS: AMÉN.

Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

1 Reyes 19, 16b. 19-21: Llamado a ser profeta de Dios, Eliseo, en un primer momento, pone condiciones a su respuesta, pero, luego responde con total libertad y de forma radical: sacrificando y compartiendo…

Salmo 15: El salmista nos invita a confiar en la protección de Dios, Él nos guía con sus consejos por el camino de la vida, Él es nuestra herencia y la fuente de nuestra alegría y gozo sin fin…

Gálatas 5, 1. 13-18: Cristo nos hizo libres y San Pablo nos exhorta a mantenernos firmes para no caer nuevamente en la esclavitud de las apetencias humanas… Esta libertad la mantendremos: 1) Haciéndonos esclavos unos de los otros por amor… y 2) Dejándonos conducir por el Espíritu…

Así nos libraremos, como ya se dijo, tanto de ser controlados por nuestros apetitos humanos, como del cumplimiento externo de la ley…

Lucas 9, 51-62: Como Jesús al marchar hacia su muerte en Jerusalén, sus discípulos deben renunciar a todo tipo de seguridades y ataduras para poder ser fieles a la misión que Jesús mismo les ha encomendado y para estar libres para el servicio a los hermanos…

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

En el evangelio de hoy, Jesús comienza libremente el viaje a Jerusalén para sufrir y morir por nosotros, este será también un viaje interior para sus discípulos: el Maestro les irá dando sus últimas enseñanzas… Hoy, por ejemplo, les hace aprender que se debe rechazar la violencia, aún la ocasionada por motivos religiosos, y que, para seguirlo, hay que renunciar a todo para ser libres…

La primera y la segunda lectura nos hablan también de la libertad y la radicalidad necesarias para poder cumplir la misión a la que Dios nos llama… Para ir por el camino de Jesús, debemos estar libres de ataduras: del pasado, de las propiedades y los apoyos materiales, del ser controlados por los instintos y hasta de los afectos y lazos familiares cuando se oponen a servir al Señor… También debemos liberarnos de la falsa prudencia, las tradiciones y la cobardía que nos hacen temer las incomprensiones y evitar los sacrificios voluntarios… ¿Yo quiero ser libre para seguir y servir a Dios y a mis prójimos?

Dios nos quiere cada vez más libres y, si confiamos en él, lo dejaremos que nos vaya moldeando… Las condiciones que nos pone Jesús para seguirlo son un entrenamiento para ser mejores personas; el seguimiento a Jesús es un llamado a mejorar en todos los aspectos de nuestra vida… Por lo tanto, si respondo positivamente al llamado que Jesús me hace, debo comprometerme a un proyecto de crecimiento constante; este proyecto tiene reglas muy claras: Déjame guiar por el Espíritu, no mirar hacia atrás sino hacia el futuro, no dejarme llevar por la violencia sino cultivar la paz y el buen entendimiento, no dejarme dominar por las cosas materiales sino ser generosos, no detenerme por los límites y las tradiciones familiares sino estar libres de ataduras, etc.…

Debemos también hacer la prueba y convencernos de que el proyecto de Dios es algo bueno para nosotros ya que él nos puede hacer trascender nuestros límites y es algo que, además de que nos conviene, podemos disfrutar… Este proyecto de Dios es un proyecto de salvación, primero para cada uno de los que aceptan esta invitación y, luego, para los destinatarios de su acción evangelizadora… Por eso hemos de iniciar y mantener este camino de crecimiento integral que Dios nos pide, y entender las exigencias de Dios como algo que nos “salva” y nos hace más plenos y, por lo tanto, más felices… ¿Me gusta el proyecto de Dios para mí?

Aclaremos que el proyecto de Dios incluye el que aprendamos a valorar la cruz y el sacrificio… En nuestra sociedad actual no se valora estos aspectos… Por eso hemos de trabajar contracorriente para descubrir y desenmascarar lo que la cultura actual nos presenta como sus valores pero que no nos salvan de nada, sino, al contrario, nos hacen esclavos de las apetencias humanas…

El evangelio de Jesús nos lanza retos que sí nos ayudan a crecer individual y colectivamente… A diferencia de los “retos” que se nos plantean en las redes sociales que no pasan de ser, en el mejor de los casos, divertidos o frívolos pero, en muchos otros, perjudiciales… ¿Qué retos me está planteando Jesús en estos momentos de mi vida?

Las recomendaciones que Dios nos ha dado en su palabra el día de hoy son para todos los bautizados que aceptamos seguirlo con sencillez, cada día, discretamente, en el secreto y la monotonía de la vida cotidiana… Este mensaje no es sólo para los consagrados, sino para todos los bautizados que entendemos que el amor verdadero, según el evangelio “incómodo” que hoy escuchamos, exige sacrificio voluntario y desgaste por los seres amados e, incluso, por los enemigos… Este estilo de vida nos dará una felicidad inimaginable… Porque, en definitiva, la vida que el Señor nos ha dado es para donarla, desgastarla y consagrarla al servicio amoroso del prójimo y de Dios… ¿Quiero realmente ser absolutamente libre para amar y servir a Dios y a los suyos?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

Descubre si le tienes miedo al dolor, a la entrega, a la cruz…

¿Me molesta la gente que es recta, que se esfuerza y que es capaz de sacrificio?

¿Por qué será?

Descubre qué “valores” guían tu vida:

Cuando decimos ser cristianos pero nuestro estilo de vivir no corresponde a los valores del evangelio…

¿Puedo reconocer beneficios de salvación en los valores que practico?

¿Las ideas que defiendo me hacen una mejor persona y me capacitan para servir a los demás?

Revisa si tu proyecto de vida es una respuesta al llamado de Jesús a seguirlo y ser su enviado… (Recuerda que los discípulos se fueron transformando lentamente; dejaron de reaccionar con su estilo habitual meramente humano; se convirtieron en personas capaces de renuncia y donación…)

¿Qué haré con los objetivos de mi proyecto de vida que se oponen al plan de Dios para mí?

¿Qué nuevos objetivos debo plantearme después de esta reflexión?

Durante esta semana, en tu oración, pide a Jesús que te ayude a desprenderte de todo lo que te estorba para seguir el camino y la misión que él te ha dado…

GUIA: Expresamos nuestra fe en el Dios vivo y, una Dios de unidad familiar, un Dios Rey que reina nuestras vidas.

TODOS: Creo en un solo Dios…

GUIA: Ya que estamos dispuestos a seguir a Jesús por el camino del evangelio, le encomendamos a él todos los sufrimientos y preocupaciones de nuestros hermanos, y le decimos:

“Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

1.      Señor Jesús, queremos seguirte, pero ¿debemos de verdad renunciar a todo? Necesitamos arrojo y fortaleza para ello; por eso te pedimos: “Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

2.      Señor Jesús, queremos seguirte, pero ¿debemos de verdad exponernos a ser rechazados por muchos? Necesitamos arrojo y fortaleza; por eso te pedimos: “Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

3.      Señor Jesús, queremos seguirte, pero ¿debemos realmente vivir sin tener siquiera un lugar donde descansar nuestra cabeza? Necesitamos arrojo y fortaleza; por eso te pedimos: “Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

4.      Señor Jesús, queremos seguirte, pero ¿tenemos de verdad que renunciar a personas que son tan queridas para nosotros? Necesitamos arrojo y fortaleza; por eso te pedimos: “Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

5.      Señor, te rogamos también por los que te siguen por el camino de la cruz: enfermos, discapacitados, todos los que sufren. Ellos también necesitan arrojo y fortaleza; por eso te pedimos: “Renueva nuestro corazón y nuestro espíritu, Señor”.

GUIA: Señor Jesús, tú sabes cuánto nos cuesta responder generosa y radicalmente a tu llamado.  Ayúdanos con tu gracia a seguir adelante con ánimo y entusiasmo. Y sé para nosotros Señor y guía nuestro, por los siglos de los siglos. 

TODOS: Amén.

GUIA: Unidos en el Espíritu Santo, espíritu de libertad y de amor servicial, rogamos al Padre con la oración de Jesús, el Señor.

TODOS: Padre nuestro…

GUIA: Decimos juntos:

“Creo, Jesús mío,
que estás real y verdaderamente en el Cielo
y en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas
y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma,
pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si ya te hubiese recibido,
Te abrazo y me uno del todo a Ti.
Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.” Amén.

GUIA: Hermanos, Jesús ha estado con nosotros en esta eucaristía para liberarnos de nuestros temores, del poder amortiguador del egoísmo, de nuestro pesimismo, y para abrirnos al poder de la vida, de la esperanza y de la juventud, a fin de que le sigamos sin vacilación en su camino hacia el Padre y hacia los hombres.

Que esta paz se haga real en nuestras vidas de cada día.  Para ello, pedimos la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre. 

TODOS: Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.