upc4

I DOMINGO DEL TIEMPO DE CUARESMA, CICLO C

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

[Antes de entrar en la reflexión de este domingo, el primero del Tiempo de Cuaresma, consideremos que éste es un periodo de preparación integral para la principal fiesta que celebramos los cristianos, la Pascua del Señor.

La iglesia tradicionalmente enseña que esta preparación debe incluir tres aspectos:

  • Mejorar nuestra relación con el Dios de Jesús haciendo ejercicios espirituales, realizando una buena confesión y comulgando tanto sacramentalmente como con los valores del Reino, etc.
  • Salir de nuestro egoísmo y cultivar el amor al prójimo mejorando nuestras relaciones humanas, realizando obras de misericordia corporales y espirituales, compartiendo con los menos favorecidos, poniendo lo que esté de nuestra parte para reconciliarnos con quien tengamos problemas, etc.

y optimizar nuestra relación con nosotros mismos yendo más allá de nuestra realización física y psicológica, cuidando de nuestro equilibrio y autodisciplina emocional y relacional y mortificándonos con abstinencias y ayunos (no sólo de alimentos y bebidas).

Como este tiempo dura desde el Miércoles de Ceniza hasta la mañana del Jueves Santo, conviene que formulemos por escrito nuestros compromisos para estas siete semanas previas a la vivencia del misterio pascual:

  1. Para poder resucitar con Jesús, ¿a qué pensamientos, sentimientos y comportamientos he de ir “muriendo” durante esta cuaresma?
  2. ¿Qué valores y virtudes cultivaré?]

 ¿Confío en Dios o busco poder, ostentación y libertad absoluta?

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE PRIMER DOMINGO DE CUARESMA?

Deuteronomio 26, 4-10: Dios enseña a su pueblo a ser agradecido y a entregar las primicias de los frutos de la tierra que él le ha regalado… Le mostramos gratitud pues reconocemos que él nos ha hecho pasar por toda la historia de nuestra vida personal y comunitaria…

Salmo 90: El Señor es nuestro refugio y en él confiamos y, si lo conocemos y amamos, al invocarlo en nuestras angustias nos escuchará y estará a nuestro lado

Romanos 10, 8-13: Tenemos que profesar una fe en el corazón y confesarla públicamente con nuestra vida: Jesús es nuestro Señor resucitado y por eso tratamos a todos por igual…

Lucas 4, 1-13: Hoy meditamos el relato de las tentaciones de Jesús en el desierto… Él resistió las tentaciones de la inmoderación, del poder y del intento de doblegar a Dios a la propia voluntad… Nosotros estamos llamados a seguirle por su camino de fidelidad y de libertad, seria y responsable…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

En la primera lectura de hoy se nos invita a hacer un recorrido por nuestra historia pasada, como pueblo y como individuos… descubriremos que Dios ha ido guiando nuestra vida aún a través de pruebas, disgustos y peligros… Sólo quien reconoce la acción de Dios a través del tiempo se vuelve agradecido, fuerte y generoso… ¿En qué acontecimientos concretos descubro que Dios me ha ido conduciendo? ¿Reconozco la acción de Dios no sólo en los buenos momentos sino también en medio de la desgracia y el dolor?

La segunda lectura nos recuerda que la fe no es un asunto privado… No, la fe debe notarse; debemos transparentarla a los que nos rodean, se ha de notar en la forma como actuamos superando al mundo y sus costumbres impuestas… Nuestra fe nos debe ayudar a triunfar sobre las tentaciones de buscar el confort, el lujo y el libertinaje… ¿Me dejo llevar por las opiniones de la mayoría? ¿Baso mis juicios y opiniones en la palabra de Dios?

En el evangelio vemos a Jesús venciendo las tentaciones de realizar su misión por vías fáciles, inmediatas y centradas en sí mismo… Esas mismas tentaciones se nos presentan también a nosotros hoy en día:

  • La tentación de permitir que los bienes de consumo nos encarcelen y nos esclavicen… Jesús venció rechazando fuertemente esta fascinación y nos invita a que tengamos hambre, no de cosas materiales y mundanas, sino más bien hambre de fraternidad con los hermanos, y hambre de Dios…
  • La tentación de crear nuestros propios ídolos y de constituirnos en centro del universo… Jesús venció afirmando que sólo a Dios debemos dar culto y quiere que con él adoremos solamente a Dios…
  • La tentación de impresionar y de controlar a los demás… Jesús venció confiando su vida en las manos de Dios y nos invita a entregar nuestra vida a su cuidado, pase lo que pase, sabiendo en que nunca seremos abandonados por él y que todo sucede para algo bueno…

¿Cuándo se me presentan estas tentaciones cómo las venzo yo?  Al pensar en mi misión en la vida,

¿le permito lleno de confianza a Dios que me vaya guiando?

(Es importante resaltar que Jesús, para realizar su misión, en algunas ocasiones practica señales milagrosas para beneficiar a otros, pero nunca para impresionarlos, controlarlos o sacar ningún tipo de beneficio personal… Por ejemplo, multiplica los panes o hace curaciones pero luego se oculta y no acepta que le quieran proclamar rey o convertirlo sólo en un mago poderoso… Y nunca usa su “poder” para su propio beneficio…)

Al ver cómo el demonio aprovecha el momento de vulnerabilidad de Jesús, después de cuarenta días de no comer y de estar en soledad, entendemos que cuando tenemos necesidades insatisfechas somos más vulnerables y el “demonio” lo sabe y aprovecha para tentarnos… Por ejemplo, una persona que recién ha tomado alimento y bebida suficiente será más fuerte para controlar sus impulsos de comer, pero quien tiene hambre porque no ha comido, será más débil y podrá sucumbir… De aquí podemos inferir la tarea de irnos observando y completando paulatinamente, tal vez, incluso, atendiéndonos en diferentes áreas de nuestro desarrollo… Otras veces, sentimos que no contamos con lo necesario para luchar y pensamos que se va a quebrar nuestro espíritu.  Por eso, habrá momentos que, como Jesús, voluntariamente, mortifiquemos nuestro cuerpo y ayunemos para dominar nuestras pasiones, que compartamos nuestros bienes para vencer nuestro egoísmo y que dediquemos tiempos a hablar con Dios de lo que requerimos para que él nos indique el camino a seguir… ¿Descubro algunas de mis necesidades insatisfechas que me hacen más vulnerable?  ¿Qué puedo hacer para ir fortaleciéndome desde la fe para resistir las tentaciones de caer en el mal?

Finalmente, queremos insistir en que la palabra de Dios es la fuente de nuestra fortaleza, en ellas está la respuesta a todo lo que nos desafía en la vida… Nuestro Maestro Jesús, cimentado en la palabra de Dios y no en las fuerzas de su cuerpo, resistió y venció las tentaciones… Con él adentrémonos, llenos confianza, en este camino cuaresmal... ¿Me esfuerzo de verdad en conocer y amar la Palabra?  ¿Me capacito para comprenderla?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA

  1. El ayuno purifica el cuerpo, fortalece la voluntad y nos ayuda a abrirnos a la acción de Dios y a vencer las tentaciones… El ayuno es como un tiempo de pausa para recuperar el control… Investiga qué ventajas trae el ayuno…

Compara los tiempos en que controlas bien el cuánto y el qué comes con las veces en que te descontrolas en el comer y el beber… ¿Qué descubro de mí?

¿Qué tan controlado o descontrolado estoy en mi vida? ¿De qué aspectos de mi vida me habla esta experiencia?

¿A veces como sin siquiera saborear?  ¿Qué otras actividades realizo, supuestamente para satisfacerme, pero sin disfrutarlas e, incluso, agrediéndome o agrediendo a los demás?

¿Qué adicciones descubro en mí?

¿Cuáles son las necesidades que no entiendo de mí y que me llevan a apartarme de Dios?

(Cuando se habla de ayuno pensamos que sólo se trata de controlar o moderar nuestra manera de comer y en el beber y cuando se habla de abstinencia pensamos sólo en no incluir en nuestra diera las carnes rojas, pero existen otros aspectos de nuestra vida que también requieren autocontrol y moderación, por ejemplo:

  • Trabajar en exceso descuidando nuestras relaciones familiares y otras actividades de crecimiento comunitario,
  • Abusar no sólo del tiempo de ver televisión sino también de consumir contenidos negativos, superficiales o sólo de entretenimiento,
  • Rodearse de ruido y música a volumen muy alto, canciones con letras inmorales y violentas,
  • Abusar de las redes sociales desconectándonos de los demás y de Dios,
  • Depender tanto del celular que quedamos impedidos de hablar con quienes nos rodean…

Esta cuaresma es una oportunidad para revisarnos y hacer cambios positivos en estas y otras áreas de nuestra vida.)

  • Obsérvate más detenidamente y descubre cuáles son tus tentaciones más fuertes en estos días…

¿Quiero impresionar, controlar y manipular a los demás?

¿Busco el poder y tener influencia a toda costa?

  • Durante esta semana, en la medida en que vayas respondiendo por escrito a los ejercicios Nos. 1 y 2, ve presentando tus reflexiones y descubrimientos a tu amigo Jesús en tu oración diaria…

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.