upc4

“Hoy hay más mártires que en el primer siglo del cristianismo”

ISRAEL MAGALLANES GODOY

27 años en Oriente Medio: Líbano, Irak y Egipto, respaldan el testimonio que el sacerdote Luis Esteban Montes, argentino de nacimiento, miembro del Instituto del Verbo Encarnado, estuvo compartiendo en varios templos y casas de religiosas en Guadalajara, los últimos 15 días del mes de julio. Con voz pausada y rostro casi inexpresivo, fue relatando algunas de sus muchas vivencias, reforzadas por imágenes que hablaban de destrucción y muerte, pero también de testimonio de fe, compromiso con su religión, amor a la Iglesia, a Cristo su fundador y a su Santísima Madre.

UN DESALENTADOR PANORAMA
Parecería que estaba haciendo eco a las palabras que el Papa Francisco expresó en su valiente visita a Irak, ahí el Papa había señalado, entre otras cosas que: “Hoy, todos elevamos nuestras voces en oración a Dios omnipotente por todas las víctimas de la guerra y de los conflictos armados. Aquí en Mosul, (ciudad devastada que quedó en ruinas, sus sitios patrimoniales reducidos a escombros, los monumentos religiosos y las antigüedades culturales dañadas, y miles de sus habitantes desplazados, quedando marcados y con una inmensa necesidad humanitaria. En octubre de 2016 comenzó la ofensiva militar para retomar la ciudad de Mosul de manos del grupo Estado Islámico (EI – ISIS). La batalla se declaró oficialmente como “terminada” hace casi cinco años, el 10 de julio de 2017). Las trágicas consecuencias de la guerra y de la hostilidad son demasiado evidentes. Es cruel que este país -Irakcuna de la civilización, haya sido golpeado por una tempestad tan deshumana, con antiguos lugares de culto destruidos y miles y miles de personas -musulmanes, cristianos, los yazidíes, que han sido aniquilados cruelmente por el terrorismo, y otros- desalojadas por la fuerza o asesinadas.
Hoy, a pesar de todo, reafirmamos nuestra convicción de que la fraternidad es más fuerte que el fratricidio, la esperanza es más fuerte que la muerte, la paz es más fuerte que la guerra. Esta convicción habla con voz más elocuente que la voz del odio y de la violencia; y nunca podrá ser acallada en la sangre derramada por quienes profanan el nombre de Dios recorriendo caminos de destrucción”.

AMOR Y PERDÓN
Fraternidad, esperanza, paz; palabras que el Padre Luis E. Montes subrayó una y varias veces. Pero sobre todo, mencionó cómo fue recibiendo lecciones de amor y perdón de cristianos iraquíes, en las ciudades de Bagdad, Qaraqosh, Mosul; personas de edad temprana o avanzada que perdían a sus seres queridos y sin embargo siempre estaban dispuestos a perdonar a sus agresores.

“Hoy hay más mártires que en el primer siglo del cristianismo, Tierra Santa no sólo es Israel, lo es también Irak, Siria, Líbano, Egipto… los cristianos, en esas y otras tierras están en peligro de extinción. Por esos lugares, hace 25 años había 2 millones de cristianos, hoy no hay más de 250 mil. En Irak, principalmente. En 20 años han desaparecido el 90 por ciento. Teníamos ISIS antes y tendremos ISIS después”.

VER Y LLEVAR EL ROSTRO DE CRISTO
Provincial en Medio Oriente, Maestro de filosofía, teología, ecumenismo y diálogo interreligioso en diversas casas de formación de su Instituto. Él, como todos los miembros de su Congregación, diseminados en 45 países, de los 5 continentes y en 97 diócesis, trata de responder a los “destinos emblemáticos”, que son puestos de avanzada, misiones o destinos misionales que generalmente son muy difíciles.
Son aquellos lugares donde nadie quiere ir, ya por la pobreza del lugar, ya por el peligro, ya por la persecución religiosa, ya porque se prevé que a corto o mediano plazo habrá pocos frutos. Todos esos lugares “representan un tinte de honor para su pequeña Familia Religiosa, pues se trata de puestos de misión en donde tal vez los misioneros no vean frutos abundantes de su trabajo, de donde probablemente no surjan vocaciones y a donde, quizás, si no hubiesen aceptado ir nadie lo hubiera hecho a causa de las dificultades”.
Esto para ellos no es simplemente ‘una manera de decir’, antes bien es una exigencia claramente expresada en el derecho propio: “No hay lugar donde haya un alma que le esté vedado al misionero. A las chozas más humildes, a las alturas más altas, a las quebradas más escabrosas, donde hay menos gente, en donde se espera menos frutos, donde la gente es más díscola, donde hay más dificultades… allí el misionero debe ir tomado de su bordón, en su automóvil, en avión, a pie o a caballo, en barco… porque ésa es su vocación y a eso lo envía la obediencia”.

VERDADEROS SEMBRADORES
Tal disponibilidad para la misión fue reafirmada por dos Capítulos Generales tanto en el año 2007 como en el 2016, donde se decidió priorizar este tipo.
Así es que estos misioneros sin dejarse amedrentar por las dificultades, ni “atemorizar por dudas, incomprensiones, rechazos, persecuciones”; y sin desanimarse por el pronóstico del escaso fruto o por la escasez de medios, hoy en día llevan adelante una labor misionera espléndida en Siria, en las Islas Salomón, en Egipto, en Papúa Nueva Guinea, en Iraq, en la Franja de Gaza, en Tayikistán, en Islandia, en Guyana, en la selva del Perú, en Tanzania, en Taiwán, en Rusia y en muchos otros “puestos de avanzada” sabiendo que sus esfuerzos y sus sufrimientos no serán inútiles; sino que al contrario, constituyen la levadura que hará germinar en el corazón de otros apóstoles el anhelo de consagrarse a la noble causa del Evangelio, y en muchas almas la vida de la gracia, aunque ellos no lo vean directamente.
LA MATERNAL PROTECCIÓN DE MARÍA
Un auténtico misionero del Verbo Encarnado sabe que su vocación exige de él una donación sin límites de fuerzas y de tiempo y a imitación de Cristo quiere perder la vida para salvarla y conquistarla en plenitud. Sabemos que aun cuando lo nuestro es gastar la vida en esas avanzadas misioneras de la Iglesia y seamos con frecuencia ignorados, olvidados o perseguidos, contamos con la ayuda inigualable y la protección maternal de la Santísima Virgen que “se consagró plenamente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo”.
Ella es quien inspira y sostiene nuestro esfuerzo “aun en las situaciones más difíciles y en las condiciones más adversas”.
EL SILENCIO TAMBIÉN ES CÓMPLICE
Con tristeza señala que no ha faltado el silencio culpable de algunas naciones, de la Comunidad Europea, por ejemplo. Los números de muertos o desplazados son impresionantes. 125 mil personas huyendo de sus pueblos o ciudades en una semana. Lo dejaron todo por invitación de sus Obispos y sacerdotes para que no fueran exterminados. Iban quedando pueblos fantasmas.

Crucificaban niños, a otros les cortaban la cabeza y obligaban a sus madres a poner las manos para recibir la sangre de sus hijos y es entonces cuando quedaba claro que debían vencer el odio con el amor de Cristo.

URGENTE LLAMADO
“La ayuda tiene que llegar hoy o Irak se queda sin cristianos”, urge que los cristianos y católicos del mundo hagan oración por esos hermanos nuestros, que lo apoyen con recursos materiales, muchos campos de refugiados no tienen luz, hay escases de agua, las temperaturas son muy altas, los alimentos casi siempre escasos, dijo finalmente el P. Luis Montes, quien pronto regresará a Egipto donde viene dirigiendo la construcción de un hogar para niños y hombres discapacitados.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.