upc4

Pbro. Adrián Ramos Ruelas

La mujer ha destacado, entre muchas otras cosas, en la vida de santidad y en las más altas cumbres de la sabiduría. Cuatro notables mujeres han sido declaradas Doctoras de la Iglesia hasta nuestros días. El aporte femenino está siendo cada vez más reconocido. Muchas mujeres de nuestro tiempo se distinguen por su preparación y vida cristiana intachable. No dudamos en que esa lista se acrecentará en poco tiempo.

Un Doctor o Doctora de la Iglesia reúne estas cuatro características:

  1. Santidad de vida.
  2. Ortodoxia de doctrina.
  3. Erudición eminente.
  4. Declaración oficial de la Iglesia.

Estas son las  breves biografías de estas cuatro santas,  por orden de antigüedad de sus vidas.

Santa Hildegarda de Bingen (Alemania) (1098-1179) Fue abadesa, líder monacal, mística, profetisa, médica, compositora y escritora alemana. Se destacó por sus grandes aportes a la ciencia y a la música. El 7 de octubre de 2012 el papa Benedicto XVI le otorgó el título de Doctora de la Iglesia junto a San Juan de Ávila durante la misa de apertura de la XIII Asamblea general ordinaria del sínodo de los obispos.

Santa Catalina (1347-1380)  nació en Siena (Italia), hija de padres virtuosos y piadosos.  Llegó a ser Doctora de la Iglesia, lo cual logró sin saber leer ni escribir (como la mayoría de las personas de la época), con el dictado de muchas cartas y sobre todo con el “Diálogo sobre la Divina providencia”. Es además patrona de Italia junto con San Francisco de Asís.

Santa Teresa de Ávila: (1515-1582) Fue la primera mujer Doctora de la Iglesia, mística española, fundadora de las Carmelitas Descalzas, escribió su Biografía y los libros: “El camino de la perfección”, “Pensamiento sobre el amor de Dios”, y el “Castillo interior”; fue doctorada por el Papa Pablo VI el 27 de septiembre de 1970.

Santa Teresa de Lisieux o del Niño Jesús (1873-1897), la más joven Doctora de la Iglesia, quien solo vivió 24 años y toda su experiencia mística se recoge en su libro “Historia del alma”.  Nació en la ciudad francesa de Alencon, sus padres ejemplares eran Luis Martin y Acelia María Guerin, ambos ya declarados santos.

Murió en 1897, y en 1925 el Papa Pío XI la canonizó, y la proclamaría después patrona universal de las misiones. Proclamada Doctora de la Iglesia por el Papa Juan Pablo II el 19 de Octubre de 1997, día de las misiones.

¿Qué podemos aprender de ellas?

  1. Su gran amor a Dios y a sus hermanos. Su misticismo no fue desencarnado. Siempre buscaron transformar el ambiente en el que vivieron.
  2. Hicieron grandes aportes a la espiritualidad cristiana con sus escritos y enseñanzas.
  3. Fueron notables mujeres de acción. Por sus obras dejaron ver su vida de comunión con Dios

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.