upc4

PBRO. ELÍAS PARADA ANDALÓN
PROMOTOR VOCACIONAL

Un fenómeno social que se recicla: antes e incluso después de las Elecciones, en nuestro país salieron a flote los miedos de muchos católicos que se inclinan más por recibir apoyos económicos y materiales del Estado (interés por conveniencia) que por producir su propio capital y generar su bienestar (cultura del esfuerzo y amor al trabajo).
La sociedad refractaria de nuestros tiempos, renuente al compromiso, está adoptando libremente los antivalores del conformismo, la indiferencia y la dependencia respecto del Gobierno o de otras instancias meramente asistenciales. Y este comportamiento generalizado, fácil al contagio, en alguna medida contribuye a relegar y minusvalorar el enorme don de la Fe y la Doctrina cristianas, con toda su carga evangélica, tan rica y adaptable para suscitar en cada persona bautizada una respuesta consciente y responsable a su vocación individual y a su contribución comunitaria.
Y si a este pesado lastre de dejadez, permisividad e indolencia sumamos ahora el vertiginoso e influyente desarrollo de la tecnología y su uso discrecional, resulta evidente que se desvanece o se apaga la íntima relación con un Dios personal, lo cual di culta o impide el discernimiento, aceptación y ejercicio de la vocación propia.
Éstas y otras consideraciones fueron tema de análisis en una reciente Reunión de Promotores Vocacionales, convocados en la Ciudad de Aguascalientes por la Pastoral Vocacional correspondiente a la Provincia Eclesiástica de Occidente, y a la que concurrieron Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Laicos de la Arquidiócesis de Guadalajara y de las Diócesis de Ciudad Guzmán, San Juan de los Lagos, Aguascalientes, Tepic, Colima y de la Prelatura Misional de Jesús María. En las conclusiones plenarias llegó a asentarse que “las vocaciones específicas de nuestra Iglesia -Sacerdocio Ministerial, Vida Consagrada, Misiones, Laicado comprometido- son un patrimonio perenne del catolicismo”. Pero también, que “si la Pastoral Vocacional entra en terapia intensiva, las demás Pastorales pronto estarán enfermas de gravedad”…

¿CÓMO HACER DE LA CULTURA VOCACIONAL UN PATRIMONIO DE TODOS?
Viene a ser absolutamente indispensable descubrirse hoy llamado por Jesús y sentirse también “llamador de otros”. Por otro lado, en nuestras Diócesis, en cuanto a la Pastoral Vocacional, urge cambiar la mentalidad y pautas de trabajo, haciéndola más eclesial y menos particularizante, asumiendo el reto de abrir nuevos horizontes.
De hecho, el Documento de Aparecida nos insta a preocuparnos por el ser y quehacer de la Iglesia, que somos todos, y entendiendo y asumiendo que Cultura es el modo y estilo de vida de una comunidad; es la conciencia de una colectividad.
Lamentablemente, todavía ocurre que instituciones religiosas o instancias diocesanas trabajan únicamente para sí (cada cual “jala agua para su molino”). No somos “Apartados” o “Secciones” de la Iglesia, sino todos Iglesia. Si no hay una auténtica vocación cristiana, identidad eclesial y sentido de pertenencia a la Diócesis, no habrá vocaciones específicas que se consideren idóneas.
Hay Congregaciones Religiosas que trabajan por propia cuenta la promoción vocacional. Por tanto, falta más sinodalidad y comunión con los esfuerzos que se hacen a nivel diocesano.

VOCACIONALIZAR LOS AMBIENTES Y LUGARES TEOLÓGICOS
El Religioso Amadeo Cencini ha propuesto una provechosa Teología de la Vocación: “Hay que abrir una nueva cultura vocacional, para lo cual primero debemos tener y manejar una Teología, una Teofanía y una Teopatía. La Teología nos ofrece un marco teórico-doctrinal riquísimo a través de dos mil años; pero para pasar a la Teofanía debemos hacer lo propio: que lo que Dios habla en la Biblia, su Palabra, a través del Espíritu Santo, hay que encarnarlo y llevarlo a la Teopatía; es decir, hacerlo actividad operativa en la Iglesia. Cuando se da esa conjunción como marco teórico, doctrinal y dogmático, se adquiere una experiencia viva de encuentro con Dios, hacia una actividad insaciable misionera. Y eso se pretende: que lo vocacional sea una línea transversal de toda la Pastoral de Conjunto de la Iglesia”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.