upc4

Francisco Josué, 3° de Filosofía

«Entonces intervino Pedro y le preguntó: -Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte; ¿qué recibiremos por ello? Recibirán el ciento por uno en beneficio y la herencia de la vida eterna» (Mt. 19, 27.29b) La vocación al sacerdocio, como los demás caminos de santificación, implica renuncias, a veces nos aferramos a aquello que nos da seguridad, rehusándonos a dejar lo poco por lo mucho, pero ¿valdrá la pena dar el paso? ¡por supuesto! Aunque el proceso sea complicado, la recompensa es inigualable: el cielo.

En el marco de la celebración del día de nuestro Seminario y de los 325 años de su fundación, quiero ofrecerles el testimonio de un querido amigo, el seminarista Juan Carlos Esqueda Mares, abogado de profesión, cursa el tercer año de filosofía, y nos abrió su corazón para compartirnos su vivencia del llamado.

En medio de un ambiente desfavorable, ¿cómo escuchar la voz de Dios? «Como abogado, los asuntos laborales, el ambiente de corrupción que se vive dentro, y la ambición de querer ir por más, me mantenía con mucho ruido.

Había tocado fondo, me cuestioné sobre si continuar por el mismo camino o detenerme un momento a respirar y en ese pequeño respiro, en el silencio, fue donde Él se agarró para poder dirigir su voz a mi corazón, es una voz directa, que te inflama el pecho, que te llena de una gran tranquilidad, de paz, y una vez decidiéndote por ella, inunda todo tu ser, y arde en tu vida».

TRES INSTRUMENTOS PARA LLAMARLE

Inmerso en aquel ambiente, Juan Carlos descubre tres instrumentos de los cuales el Maestro se sirvió para llamarle, primero la llegada del Papa Francisco, el 13 de marzo del 2013, fecha que está marcada en su corazón, lo llevó a un proceso de conversión: «la pobreza con la que él empieza me atrapó, me convenció, además me hizo saber que a pesar de que soy católico y he recibido los sacramentos, no conocía mi fe, mi Iglesia», fue un impulso para comprometerse con su formación cristiana, luego el libro «Amigos de Dios» que recopila las homilías de San Josemaría Escrivá sirvió de aliciente para entregarse por completo en su vida ordinaria pues «Dios te está santificando en cualquier cosa que hagas, ¡Él  te está santificando! y yo se la compré, eso para mí fue increíble, me dije, yo puedo ser santo como abogado, o como hijo, o como novio».

Finalmente surgen las inquietudes por el sacerdocio y, como es natural, los miedos, allí entra la escucha paciente y delicada de su Sr. Cura don J. Cruz Gámez, quien le ayudó «a abrir los ojos y el corazón».

Al momento de presentar su renuncia, contrario a lo que el abogado esperaba, recibió todo el apoyo de su jefe y la firma, y éste se dirigió a Juan Carlos diciéndole: «cuando son cosas de Dios si yo me interpongo me va peor, aquí estamos para lo que necesites, ¡adelante!», por otro lado, para sus colegas resultó una verdadera sorpresa.

Comenzaba ya a despuntar su carrera, el éxito laboral era inminente, sin embargo, lo dejó todo, pues aseguraba que al final del día encontraba un fuerte vacío en su interior, y que aquí, en la casa del Maestro ha podido llenar, ahora termina su día con una sonrisa y agradeciendo a Dios, siente una felicidad plena, pues sabe que está en el lugar correcto.

«Dios no quiere una parte de ti, lo quiere todo, ¡dáselo!» es la máxima que motiva a Juan Carlos en su sí sostenido. Invita a los profesionistas a entregarse apasionadamente en su carrera, pero también a guardar silencio y preguntarse ¿cómo alcanzar la santidad?

«¡Conoce a Jesús, acércate! Él está vivo y enciende nuestro corazón, nos llena de plenitud. Ten sentido de pertenencia a tu comunidad, apuesta por sus niños, jóvenes, ora por ellos, quizás allí está un corazón que comienza a arder con el fuego de la vocación sacerdotal», nos exhorta, finalmente, Juan Carlos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.