upc4

PBRO. JOSÉ MARCOS CASTELLÓN PÉREZ

Democratura significa el paso de la democracia a la dictadura; se trata de un neologismo inventado por el periodista y político polaco Adam Michnik para designar al gobierno de su país natal que, en la década de los ochenta, jugaba entre una medio democracia y una medio dictadura. Por eso la democratura es la forma de calificar a los gobiernos en los cuales existe la democracia por la forma de llegar al poder y, por la manera de ejercerlo, se es una dictadura; sería el caso de Rusia, Turquía, China, Venezuela, etc. La democratura se ha convertido en uno de los peligros de las democracias del siglo XXI.
VAYAMOS A LA DESCRIPCIÓN DE LA DEMOCRATURA
Se llega al poder de forma democrática después de un decepcionante gobierno anterior ejercido por los poderes políticos tradicionales, caracterizados por la corrupción.
Aunque contrarios a la democracia, los gobiernos de la democratura se profesan siempre como democráticos, nunca impedirán las votaciones, al contrario, promoverán referéndum, consultas populares. Pero todos estos ejercicios están manipulados, son fraudulentos, son elecciones de Estado, utilizan electoralmente los programas sociales y la intimidación.
La democratura está fuertemente representada por su líder con aires de mesías al que se le rinde culto y pleitesía.
Se recurre a la idea abstracta, ficticia y metafórica de “pueblo”, sin identificarlo con los ciudadanos de la nación, sino que se refiere a las personas que están en consonancia ideológica con el líder, con los que pertenecen al partido o aquellos que aplauden sus decisiones de gobierno. Existe una simbiosis o identificación líder–pueblo para justificar cualquier violación a la ley.

Manifiesta su fuerza por una doble vía: el militar y el nacionalismo. Se reescribe la historia, sobre todo aquellos momentos leídos como gloriosos por el triunfo de guerras, guerrillas o revoluciones militares o paramilitares, para sembrar la nostalgia de un pasado al que se está llamado a repetir para engrandecer a la patria. Por esa razón, se buscan enemigos pasados a los que se les achacan todos los males que se replican y reencarnan en la actualidad por los contrapesos al gobierno, la prensa crítica y las potencias extranjeras, especialmente Estados Unidos. Se genera el odio y el resentimiento social por una dialéctica que nace de la marxista lucha de clases.
Se cree la llegada del caudillo como un nuevo Eón, una nueva época gloriosa, generalmente se habla de regeneración o renovación. Se propone un proyecto de nación único, irreversible y excluyente. La forma de gobernar es el discurso, largo, tedioso, propaganda de masas, de diatribas y mentiras. No hay argumentos sino descalificación de personas. Progresivamente, el gobierno va cooptando los poderes autónomos, descalifica y anula a la ciudadanía responsable y a las organizaciones ciudadanas.
Se controlan los poderes Legislativo y Judicial y se rechaza el Estado de derecho. Se anula a los poderes regionales para convertirlos en regentes o voceros.
México, que todavía no es una democracia fuerte ni madura, parece transitar en el filo de la navaja hacia una democratura.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.