upc4

Paulina Yolanda Montaño Ulloa

Maestra en gestión y políticas en la Universidad Marista de Guadalajara

Hoy día a nadie sorprende afirmar que la tecnología es fundamental en la vida actual. Es difícil concebir una vida sin dispositivos electrónicos, internet o herramientas médicas avanzadas que permiten cirugías de alta precisión, ciencia de datos para el aprendizaje de las máquinas y el establecimiento de parámetros de consumo de información. Hecho que, a su vez, ha exigido a las demás disciplinas avanzar a pasos agigantados, tratando de cubrir los espacios vacíos o las oportunidades que brinda el continuo progreso. 

Las diferentes disciplinas orbitan alrededor de este progresivo avance, y podemos observar a la ciencia jurídica que, fundamentalmente, trata de regular las aplicaciones tecnológicas; a la ciencia de la educación aplicando la tecnología en el aprendizaje efectivo; a las ciencias de la salud utilizándola para beneficio de los pacientes y, a la vez, estudiando las posibles afectaciones que su uso puede tener en la salud de las personas. 

Como sabiamente indica el tío Ben (Spiderman): “Un gran poder implica una gran responsabilidad”, y el gran poder que nos brinda el desarrollo de la tecnología nos requiere habilidades de pensamiento crítico y ético para discernir “si se debería hacer”, pues tener las capacidades y las herramientas para llevarlo a cabo es distinto a reflexionarlo desde la ética consciente del ¿debería hacerse? 

El avance tecnológico por el mero progreso, sin corazón, sin ética, sin principios ni valores, ya ha llevado a la humanidad al borde de eventos catastróficos. Desafortunadamente, tenemos muchos ejemplos donde la tecnología ha sido llevada a límites apocalípticos. Agradecemos a las ciencias sociales, como la historia y la sociología, que nos recuerdan y nos dan la oportunidad de aprender del pasado para discernir y construir un mejor futuro. Junto con las humanidades, dichas ciencias continúan con la obligación de ser el termómetro ético y memoria para un desarrollo tecnológico con conciencia. Será necesario que las ciencias exactas, quienes desarrollan la más novedosa tecnología, se detengan a escucharlas. 

Nuestra Institución se ha comprometido a contribuir al “desarrollo del ser humano, formándose para ser agente de cambio, solidario, emprendedor e innovador en los entornos donde interactúa”, proporcionando herramientas al alumnado para que pueda decidir transformar su realidad, contribuyendo así a la construcción de una mejor sociedad. 

La formación integral, que la Universidad brinda a sus estudiantes, busca “formar alumnos críticos, con valores solidarios y conciencia social” (Modelo Educativo Universitario Marista, 2022). En esta tónica, la Universidad pretende que el alumnado gestione el conocimiento aplicando la tecnología con integridad, principios y valores que le permitan el desarrollo de novedades y avances científicos, pero siempre con el corazón en la mano, con ética profesional y humana, y con cercanía para con el otro. 

La Universidad Marista de Guadalajara forma en sus alumnos la idea de que se puede ser un profesional exitoso, que genere conocimiento y avance tecnológico en sintonía y solidaridad con el prójimo, a través de las materias con sello marista, y del “aprender sirviendo” en pro de las comunidades menos favorecidas, de los proyectos integradores que los estudiantes desarrollan a lo largo de su trayectoria, así como del acompañamiento de parte de la comunidad de docentes y coordinaciones académicas. 

Un ejemplo claro de este desarrollo tecnológico con corazón solidario es el Ventilador Pulmonar Automático, un proyecto que desarrollaron, durante la pandemia por COVID-19, los docentes y estudiantes de Ingeniería Aeroespacial como respuesta ante la escasez de equipo médico en los hospitales. 

Es por ello que cobra tal relevancia nuestro lema Ser para Servir, ya que compromete a toda la comunidad universitaria, en especial a nosotros los docentes, como los encargados de inculcar el compromiso social en los alumnos; tejiendo junto con ellos, el conocimiento disciplinar con corazón solidario para la resolución de problemas reales, de manera integral e innovadora, sin olvidar los principios y valores que caracterizan a la obra marista.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.