upc4

El término vacaciones, del latín vacare, cesar, constituye una detención del trabajo o de los estudios durante un tiempo determinado. El hecho de las vacaciones responde a las necesidades más profundas entre las que se pueden enumerar: necesidad del descanso, necesidad de dar culto, necesidad de disponer de tiempo libre; todo para desarrollar actividades que ordinariamente no se pueden realizar.
ALEGRÍA, FELICIDAD
Por eso, qué alegría en las personas cuando salen de vacaciones. Se refleja en los rostros –principalmente de niños y adolescentes–, pero también en las palabras de jóvenes y adultos. Y todos hacen planes. Siempre que se tienen vacaciones cambia el panorama familiar por un tiempo, parece que la alegría se desborda, la felicidad es plena.
Desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento, la Biblia enseña la importancia de dedicar tiempo para el descanso, siguiendo el ejemplo de Dios mismo, quien instituyó el séptimo día como día de reposo desde la creación.
DIMENSIÓN CONFORTABLE
El Papa Francisco dice: «El ser humano tiende a reducir el reposo contemplativo al ámbito de inútil y estéril, olvidando que le resta valor a lo más importante: su significado. Estamos llamados a incluir en nuestro trabajo una dimensión confortable y gratuita, que es diferente de una simple inactividad. Se trata de otra forma de hacer lo que hace parte de nuestra esencia”.
La ley de descanso semanal requiere abstenerse de trabajar en el séptimo día, «para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero» (Éxodo 23,12).
El reposo es una extensión de la mirada que permite volver a reconocer los derechos de los demás. Así, el día de descanso, cuyo centro es la Eucaristía para los católicos o de culto para las personas con otras creencias religiosas, extiende su luz durante toda la semana, y anima a todos a cuidar de la naturaleza y de los pobres.

RESTAURAR TODO TIPO DE RELACIONES
Al presentar el domingo como el día de la restauración de las relaciones del hombre con Dios, consigo mismo y con la naturaleza, el Papa subraya que se fortalece la dimensión ecológica del domingo. Ahora bien, todo esto se amplía en las vacaciones y va mucho más allá, favoreciendo en las personas otros aspectos: el físico, el mental y el espiritual, cada una está conectada entre sí y está diseñada para que las personas se mantengan en una relación saludable consigo mismo, con la familia, la sociedad y también con Dios.
El cuerpo necesita descansar del trabajo duro para recuperar energía y fuerza. Cuando no se tiene la cantidad adecuada de descanso, los aspectos mentales y espirituales de las personas pueden comenzar a desmoronarse.
“YO LES DARÉ ALIVIO”
Pero también es necesario descansar la mente. ¿Cuántas veces las personas se han sentido mentalmente agotadas después de muchas jornadas de estudio y de trabajo difícil? ¡Los cerebros también necesitan descanso! La ansiedad y la depresión tienen más probabilidades de aparecer cuando el cerebro está constantemente estresado. Jesucristo llegó a decir a sus discípulos: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados por la carga y yo les daré alivio”. ¡Cuánto alivio necesita nuestra sociedad! Y cuánto bien podemos hacer por nosotros mismos, por nuestras familias y amigos. Sin dejar de lado las acciones con las que podemos favorecer a los ancianos y a los más olvidados por la sociedad.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.