upc4

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el…

CUARESMA V

(¿Qué es más fácil para mí condenar o comprender?)

Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA:

¿Has tenido tú alguna vez la experiencia de herir fuertemente a alguien, pero que la persona ofendida te perdonara, quizás con dificultad, pero aceptando tu disculpa y el problema se acabó?  ¿Recuerdas qué aliviado te sentiste, como si fueras una nueva persona?   Así es como Dios sigue perdonándonos a nosotros: él nos vuelve a hacer nuevos cada vez.  ¿Vivimos nosotros como perdonados, como pueblo nuevo?  ¿Hacemos nuevos a otros con nuestro perdón? 

Algunas personas, cuando han pecado, especialmente si ha sido de forma grave, tienen miedo de que Dios las esté buscando para castigarlas, como un policía que tiene que aplicar la ley.  Hoy aprenderemos de Jesús que Dios va más allá de la ley, porque perdona y sigue perdonando.  Ésta es la actitud que aprendemos de Dios.  Mira a tu propio corazón y date cuenta de que necesitas perdón.  Y así, repetidas veces.  Entonces, perdonarás también fácilmente a otros.

Que en esta celebración encontremos a Jesús, paciente y misericordioso, como perdonó a la mujer adúltera a quien iban a apedrear…

Pidámosle a Jesús la capacidad de perdonar siempre, incluso cuando todavía sentimos la herida infligida.

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: AMÉN.

GUIA: Con San Pablo decimos hoy: “Olvidándome de lo que queda en el pasado, me esfuerzo por lo que hay en el futuro y corro hacia la meta, hacia el premio al que Dios nos llama”.

La fuerza del Señor, Jesús, esté siempre con ustedes. 

 Todos: Y con tu Espíritu.

GUÍA: Durante esta cuaresma hemos ido mirando hacia adentro de nosotros mismos para darnos cuenta de que somos pecadores necesitados de salvación.  Busquemos sinceramente el perdón del Señor.  (Pausa)

•        Señor Jesús, tú no nos arrojas piedras ni quieres que tampoco las arrojemos contra nadie: Señor, ten piedad.

•        Cristo Jesús, tú no nos condenas porque has venido a salvar lo que estaba perdido y quieres que seamos libres y que tengamos vida: Cristo, ten piedad.

•        Señor Jesús, tu nos dices que vayamos y no pequemos más: Señor, ten piedad.

GUÍA: Ten misericordia de nosotros, Señor, perdónanos, haznos nuevos y llévanos a la vida eterna.

TODOS: Amén.

GUIA: Tú quieres que el pecador viva plenamente y que llegue a ser totalmente nuevo.

Haz que no vivamos por más tiempo en el pecado sino que seamos libres para procurar la meta de amar.

Danos un corazón tan compasivo para con los hermanos como el tuyo, siempre indulgente y esperanzador para nosotros.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad el Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. 

TODOS: AMÉN.

Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

Isaías 43, 16-21: Dios le dice a su pueblo escogido, que sufre en el desierto: Las grandes obras de salvación realizadas en favor de ustedes en el pasado no son nada comparadas con las que realizaré en el futuro; haré una nueva creación…

Salmo 125: El Señor ha hecho maravillas por nosotros, nos ha hecho renacer… Se siembra con dolor, pero se cosecha con alegría…

Filipenses 3, 7-14: Pablo nos dice que conocer a Jesús es lo más importante y nos da testimonio de que por Él hay que renunciar a todo y unírsele por la fe, conocerlo y experimentar su muerte y resurrección… Por eso, debemos esforzarnos en conquistar aquello para lo que Cristo nos ha conquistado… dejemos lo pasado y lancémonos a conquistar la meta futura…

Juan 8, 1-11: La misión de Jesús no es juzgar ni condenar… sino perdonar y dar nuevas oportunidades en la vida para que las personas puedan alcanzar la plenitud… Así trató a la mujer sorprendida en adulterio (incluso y sorprendentemente, ¡así trató a los escribas y fariseos!)…

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

Audio: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Dios, a través de su amor, puede descubrir el potencial de cualquier persona o pueblo, así lo hizo con el pueblo de Israel (primera lectura y salmo), con la primitiva iglesia (segunda lectura) y con la mujer sorprendida en adulterio (evangelio)… Él continúa interesado en liberarnos de nuestras ataduras para que podamos crecer y, si es necesario, renacer… Para que podamos amar y liberar a nuestros prójimos… Pero nosotros hemos de aceptar su invitación liberándonos de nuestras ataduras pasadas y comprometiéndonos a luchar por alcanzar una meta futura por amor a él y como él nos enseña… ¿Noto la diferencia entre el pasado que cargo y le futuro que Dios quiere para mí?

En la oración colecta le pedimos a Dios que “avancemos animosamente hacia aquel grado de amor con el que tu Hijo se entregó a la muerte…” Es una invitación a crecer conscientemente en el amor… A veces se nos olvida que existe una graduación en al amor… Para llegar a ser misericordiosos y perdonar se necesita haberse cultivado mucho el amor… Se necesita dejar atrás el pasado y lanzarse, confiando y siguiendo el ejemplo del mismo Dios, hacia el futuro con una meta clara: alcanzar la perfección en su estilo de amar… ¿De qué calidad y profundidad es mi amor hacia mí mismo?  ¿De qué calidad y profundidad es mi amor hacia los demás, especialmente hacia mis enemigos?

Imaginemos hoy la escena que nos presenta el evangelio como si hubiésemos estado ahí… Fijémonos con que habilidad Jesús no se deja enrolar y detiene el curso del juicio que se estaba desarrollando; sus gestos, actos y palabras rompen la inercia violenta que traía el grupo… consigue que cada uno de los presentes entre en su interior y se examine a sí mismo antes de condenar a aquella asustada y arrepentida mujer… Jesús no vino para condenar a nadie, ¡ni siquiera a aquellos que querían apedrear a la adúltera!  ¿Cómo me impacta esta actitud de Jesús?  ¿Con cuál de los personajes me identifico más fácilmente?  

El Señor nos hace cambiar el enfoque con el que estamos percibiendo nuestra vida y la de los que nos rodean… Dios nos hace percibir desde su propia manera de mirar; quiere hacer todo nuevo en nosotros; nos hace entrar en nosotros mismos para que nos confrontemos y se nos abra la posibilidad de crear nuevos caminos, de reblandecer lo seco de encontrar racionalidad y amor en medio de la rudeza y la agresividad… ¿Acepto su desafío?

El salmista dice que “al ir iban llorando, llevando la semilla, al regresar, cantando, vendrán con sus gavillas”… estas palabras evocan momentos de nuestra vida en los que nos toca trabajar en medio de sufrimientos y sin poder divisar siquiera alguna luz en el futuro, en los que necesitamos confiar en Dios y seguir caminando hacia lo que él nos propone hasta lograr dar frutos… Pablo entendió y vivió ese proceso: cambió sus valores y creencias; dejó de considerar importantes las cosas que antes lo absorbían; decidió invertirlo todo por Jesús y la misión que le encomendó… Jesús transformó a Pablo a través del amor que llenó el vacío que tenía, lo llevó a sentirse justificado y por eso se le entregó… Pablo conoce a Cristo, experimenta su fuerza, se identifica y comparte su misión y sufrimientos, tanto que quiere asemejársele en su muerte para vivir su resurrección… Este es un itinerario espiritual que bien puede ser aplicado a cada uno de nosotros… ¿En qué parte de este proceso estoy yo?

Por otro lado, los maestros de la ley y los fariseos tenían una manera muy agresiva de interpretar la voluntad de Dios y por eso condenaban fácilmente a todos… Si nos preguntáramos qué es lo que hay en un corazón para ser tan duro, la respuesta sería sencilla: todo, menos el Dios de la misericordia y el perdón… Ellos no necesariamente pueden ser calificados como “malos”, sino más bien como personas con una muy pobre experiencia del amor y de la misericordia… También nosotros podemos descubrir en nuestra vida que cuando nos falta la experiencia del verdadero amor cristiano condenamos fácilmente a los otros… Normalmente, vemos la vida desde nuestras distorsiones internas… Por eso Jesús lleva a las personas a entrar en sí mismas para poder descubrir las mismas fragilidades que su prójimo caído… Luego, quien es capaz de descubrir al Dios-amor se enamora de él y se vuelve misericordioso, en cambio, quien se aferra a sus debilidades y traumas se amarga más y se hace más agresivo… Jesús nos invita a hacer una interpretación amorosa de la ley que sea respetuosa y que esté a favor de todo ser humano… Obviamente, Jesús no solapa a nadie sino conquista con amor e invita a cambiar, por eso dice “vete y no peques más”… Jesús nos invita a mirar dentro de nuestro corazón (a evaluar nuestra propia vida) antes de lanzar piedras a los demás… Jesús no quiere que seamos jueces sino hermanos misericordiosos… ¿Le creo a Jesús?  ¿Me conquista?  ¿Quiero ser y actuar como él?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.      Esta semana realiza algunos ejercicios de misericordia.  Por ejemplo:

Elige una persona que te es molesta y a la que tú criticas…

¿Qué es lo que condenas de ella?

¿En qué te pareces a ella?

Una vez que descubres en ti algunos rasgos parecidos a los de ella, ¿puedes seguirla condenando? 

Además, ¿crees que Dios la condena o que la comprende?

(Puedes repetir este sencillo ejercicio aplicándolo a varias personas).

2.      Descubre si crees o no crees en el perdón de Dios.

Cuando creas que el perdón no es posible… Responde a la siguiente pregunta:

¿Qué acontecimientos de tu historia te impiden creer en el perdón de Dios?

Tal vez, necesitas dedicar tiempo para descubrir en qué parte de tu vida te “atoraste”… Sólo así sabrás lo que debes cambiar…

Si no puedes hacerlo solo, busca orientación profesional o dirección espiritual, según sea el caso…

3.      En tu oración de esta semana, pídele a Dios, todo misericordia, que te ayude a reconciliarte con tu propio pasado para poder sentirte amado por él y perdonar a tus prójimos…

Que tu meta sea vivir como Jesús, en él y con él…

GUIA: Expresamos nuestra fe en el Dios vivo y, una Dios de unidad familiar, un Dios Rey que reina nuestras vidas.

TODOS: Creo en un solo Dios…

GUIA: Con su amor, Dios quiere hacer siempre nuevo al mundo. Encomendemos a su misericordia nuestras intenciones y las de nuestros hermanos y hermanas. Y digamos: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

1.      Por la Iglesia a la que amamos, para que sea en nuestro mundo un lugar y un signo de perdón y reconciliación, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

2.      Por los que condenan y por los condenados, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

3.      Por los hogares rotos; y también por las familias bien unidas, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

4.      Por los que se sienten heridos por los problemas de la vida; y también por los que siguen esperando, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

5.      Por los gobernantes y los que tienen alguna autoridad, para que presten atención a las necesidades del pueblo, y para que no aplasten a nadie con su poder, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

6.      Por nuestras comunidades cristianas, para que sigan aceptando a todos con comprensión y compasión, roguemos al Señor: “Señor del amor misericordioso, en ti confiamos”.

GUIA: Señor Dios nuestro, te damos gracias por escucharnos y por mostrarnos tu misericordia, por medio de Jesucristo nuestro Señor. 

TODOS: Amén.

GUIA: Con las palabras de Jesús nuestro Señor pedimos a nuestro Padre del cielo que nos perdone, como nosotros perdonamos a otros. 

TODOS: Padre nuestro…

GUIA: Decimos juntos:

“Creo, Jesús mío,
que estás real y verdaderamente en el Cielo
y en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas
y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma,
pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si ya te hubiese recibido,
Te abrazo y me uno del todo a Ti.
Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.” Amén.

GUIA: Hemos oído hoy la invitación del Señor a no encerrarnos en nosotros mismos, en la mediocridad del pasado, sino a partir decididamente hacia el futuro con fresca generosidad.  Este futuro no se realizará sin dificultades:

El Señor nunca promete una vida fácil, pero promete estar siempre con nosotros.

Que así sea, y pedimos la bendición de Dios todopoderoso descienda sobre nosotros, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.  

TODOS: Amén.

Vayamos con la alegría y la fuerza del Señor. TODOS: Demos gracias a Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.