upc4

XXII DOMINGO

¿Qué necesito cambiar en mí para ser sencillo y fraterno?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Eclesiástico 3, 17-20. 28-29: Dios nos invita a la sencillez y la humildad y a evitar la soberbia… Y nos dice que la persona verdaderamente sabia es la que lo escucha y medita en su palabra…

Salmo 67: Dios se porta como un padre para los huérfanos, defiende a las viudas, acoge a los desamparados, libera a los cautivos, reconforta a los agotados, prepara una tierra para el pobre… Por eso, alegrémonos y regocijémonos en el Señor…

Hebreos 12, 18-19. 22-24: Por medio de Jesús, los cristianos, aun en la tierra, están como si ya fueran ciudadanos del cielo: en comunión con Dios, con los ángeles y con los que vivieron rectamente y ya han alcanzado la meta…

Lucas 14, 1. 7-14: Jesús nos invita a:

  1. Ser humildes y no buscar puestos de honor para nosotros mismos, y a
  2. Compartir con los más pobres y necesitados que son sus favoritos…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

Nuestro Amigo Jesús fue invitado a comer en casa de un fariseo importante… Había más convidados: otros fariseos que buscaba ocupar los lugares más importantes y, además, espiaban a Jesús… Éste, sin miedo, los (y nos) confronta por andar buscando prestigio y privilegios y nos invita a ser más humildes… Y, luego, en la persona de su anfitrión, nos invita a la gratuidad, a dar sin esperar nada a cambio… Vemos a un Jesús espontáneo y valiente que por amor nos invita a vencernos a nosotros mismos y a ser más hermanos de todos, así tendremos una recompensa en el cielo… ¿Qué vacíos quiero llenar cuando busco que los demás me den alabanzas y reconocimientos públicos?

Para comprender algo de lo que Dios quiere enseñarnos este día conviene que analicemos quién es y cómo se porta un fariseo (antiguo y moderno)… Un fariseo es, entre otras cosas, una persona que ha construido un muro para alejarse del resto de los mortales; él, gracias al cumplimiento formal de la ley, ha alcanzado la perfección; él, por haber estudiado las Sagradas Escrituras y saberse de memoria algunas partes de la misma, no se siente un vulgar e inferior pecador; etc… El fariseo se encuentra elevado en una alta torre, en el piso, mejor dicho, en el lodo, se encuentran los pecadores y los pobres… ¿Alguna vez yo me he sentido mejor que otros y que merezco ser reconocido y honrado por parte de Dios y por los mortales? ¿A veces yo también me comporto como un fariseo?

Lo “curioso” en la Palabra de hoy es que Dios mismo aparece acercándose y tratando con cariño a los huérfanos, las viudas, los desamparados, los cautivos, los agotados, los pobres, etc…. Las aspiraciones de Dios y las de los fariseos van en sentidos opuestos… Vemos a Jesús recomendándole al fariseo que invite a su casa a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos, en fin, a quienes no puedan corresponderle o pagarle… ¿Cuál modelo de comportamiento escojo para mí?

¿A qué me compromete el saber que no puedo estar en comunión con Dios si no estoy en comunión con sus favoritos?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

  1. Responde sinceramente las siguientes preguntas:

¿Me gusta recibir honores y reconocimientos?

¿Qué y cuánto comparto concretamente con hermanos más necesitados que yo?

¿Procuro la comunión con los demás o me aíslo?

¿Qué actitudes necesito desarrollar apara acercarme a compartir con los más pobres y con quienes son diferentes a mí?

  • Durante esta semana, en tu oración, pide al Señor: “Hazme humilde y sencillo… que no busque yo los primeros lugares sino los últimos… Dame un corazón como el tuyo para ayudar a todos mis hermanos…”

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.