upc4

Sergio Padilla Moreno

Aquellas personas que ya tenemos canas, en particular quienes pertenecemos a la llamada “generación X” (nacidos entre 1965 y 1980), crecimos en épocas de cambios notables, como el desarrollo de la tecnología, la expansión de los medios de comunicación y transformaciones socioculturales y políticas significativas. Fuimos pioneros en la adopción de computadoras personales y vivimos la transición de la era analógica a la digital.
Entre los muchos cambios radicales están los modos en que accedemos a la información de lo que pasa en el mundo, pues durante las décadas de los 70 a los 90 no teníamos más medios de comunicación que las revistas y los periódicos impresos, las estaciones de radio y los pocos canales de televisión que estaban disponibles. Toda esta realidad cambió con la llegada del Internet y el desarrollo exponencial de canales de comunicación de diversa naturaleza, hecho que ha puesto en jaque a los antiguos medios. Es evidente que, hoy en día, los periódicos impresos, las estaciones de radio y los canales de televisión tradicionales están enfrentando una enorme crisis frente a las plataformas de video, los llamados podcast y las redes sociales. Ahora bien, una de las preguntas que podemos hacernos a la luz de estos cambios es qué relación han tenido estas nuevas tecnologías de información frente al compromiso con, digámoslo de modo abierto, el compromiso para informar la verdad.

Si volteamos al pasado, las actuales generaciones de adultos recordaremos que en México no había más que un par de cadenas televisivas quienes imponían una narrativa en el campo de la política, la cultura, etc., según los intereses del gobierno en turno y los poderes económicos dominantes. Valdría la pena que las generaciones jóvenes se acerquen al documental Teletiranía: La dictadura de la televisión en México, de la productora Canal 6 de julio. Una de las cuestiones que evidencia este documental es que, por décadas, la mayoría de la multifactorialmente empobrecida población mexicana solamente se “informaba” en los manipuladores noticieros de estas cadenas televisivas, las cuales respondían a los intereses del poder político hegemónico. Además de que estaban expuestos a la narrativa de las telenovelas y programas cómicos, que eran todo un fenómeno de alto consumo por parte de los pasivos televidentes de este país.

En su libro Homo videns: La sociedad teledirigida, publicado en 1997, el filósofo italiano Giovanni Sartori explora la idea de que la sociedad está dominada por la imagen en detrimento de la palabra, lo que conduce a una disminución en la capacidad de reflexión y análisis crítico. Si bien el poder de las televisoras y los medios de comunicación tradicionales aparentemente ha disminuido, surge la pregunta: ¿las modernas y diversas plataformas de comunicación han propiciado una mayor capacidad de reflexión y análisis crítico?
Bien decía el Papa Francisco: “Cuando la comunicación tiene como objetivo preponderante inducir al consumo o a la manipulación de las personas, nos encontramos ante una agresión violenta”.
Son tiempos en que necesitamos hacer hondos discernimientos frente a los actuales medios de comunicación, pues el compromiso por la verdad sigue siendo un tema pendiente.


padilla@iteso.mx
Teletiranía: La dictadura de la televisión en México
https://www.youtube.com/watch?v=-bkYKBdJpi_Q

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.