upc4

SERGIO PADILLA MORENO

En una de las tres tentaciones que se narran en el Evangelio de Lucas, el Diablo lleva a Jesús a un lugar alto, mostrándole todos los reinos del mundo, y le dice: “Te daré todo ese poder y esa gloria, porque me lo han dado a mí y yo lo doy a quien quiero; si me rindes homenaje, todo será tuyo” (Lc. 4, 5-6). Etimológicamente, la palabra diablo se refiere a lo que desconcierta, desune, separa, desvía, opone y escandaliza.

Si reflexionamos a fondo el pasaje en cuestión, se revela una gran verdad: el mundo está bajo el poder de la lógica diabólica, pero es precisamente en este mundo en el que se encarnó el Verbo para mostrarse como Camino, Verdad y Vida (Juan 14, 6).
Una de las manifestaciones actuales del poder diabólico en nuestro mundo es la división y confrontación que constatamos en muchos aspectos y en diferentes campos: nacionalistas vs globalistas, izquierda vs derecha, economía social vs neoliberalismo, etc. Cada una de las posiciones tiene sus intelectuales y corifeos, quienes defienden férreamente sus posturas ideológicas a través de diversos medios de comunicación, especialmente en las redes sociales, pero sin dejar de atacar y denostar a quienes defienden las posiciones contrarias. Hoy más que nunca estamos muy lejos del sano debate, la escucha empática y el intercambio de ideas. Vivimos en un mundo diabólicamente desconcertado, desunido, separado y distorsionado, en donde cada uno creemos poseer la única verdad y razón.
Por eso, vale la pena reflexionar lo dicho recientemente por el escritor y periodista mexicano Juan Villoro: “Mucha gente piensa de manera binaria, es decir, que nosotros debemos estar a favor o en contra y que en medio no hay nada, y que si tú criticas algo lo haces porque quieres denostar aquello que estás criticando y eso es totalmente falso. Yo no estoy en un polo ni estoy en el otro, yo no soy un opositor designado ni un aliado incondicional. Estamos en una situación binaria parecido a las redes sociales: o apruebas o condenas. Y lo malo es que el pensamiento complejo está en medio; todos los matices, las ambigüedades, las contradicciones que deben ser tomadas en cuenta están en medio y ahí hay un problema en la forma en que estamos tratando de entender la realidad”.
Una de las maneras de enfrentar esta dimensión binaria a la que se refiere Villoro es mediante el discernimiento, el cual afina nuestros sentidos espirituales para desarrollar la sabiduría de descubrir los mecanismos diabólicos que carcomen nuestros juicios, emociones y percepciones de la realidad. El jesuita Benjamín González Buelta nos ofrece un libro cuya lectura se vuelve indispensable para los tiempos actuales:

EL DISCERNIMIENTO
La novedad del Espíritu y la astucia de la carcoma,
porque “discernir bien, en medio de las presiones astutas de fuera y los impulsos desordenados de nuestro corazón, es una gracia que pedimos al Señor”. Enfrentar la carcajada del Diablo cuando contempla nuestras divisiones y enconos es todo un reto en estos tiempos.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx
Presentación del libro- El discernimiento- Benjamín González Buelta, sj
https://www.youtube.com/watch?v=ekvg1Uq-HNo

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.