upc4

Alejandra Lozano

La pregunta más difícil de responder al hijo de una joven desaparecida. “Tu hijo está bien…, y con la ayuda de Dios y la fe que tenemos, te vamos a encontrar y no vamos a dejar de buscarte”, le dice su madre.

¿Cómo le explicas a tu nieto que su madre desapreció? ¿Cómo le explicas que desde hace casi dos años esperas todos los días a que por fin regrese a casa, que a diario sales a buscarla en las calles, en los cimientos de las casas abandonadas…, en fosas clandestinas?
Son las preguntas con la que vivió Norma Castañeda por más de un año, cuando su hija Yessenia Araceli Gómez Castañeda desapareció, un día como hoy, el 3 de marzo de 2022, a la edad de 28 años.

¿QUIÉN ES YESSENIA?
Yessenia en su familia es la única mujer y la segunda de tres hermanos. Una joven mamá soltera, amante del fútbol y rojinegra de corazón. “Muy amiguera”, así es como la describe Norma, su madre, quien mientras la recuerda suspira, respira y ahoga las lágrimas para continuar describiendo a su hija.
Es una madre muy trabajadora, que siempre priorizó a su pequeño Joshua Ismael, y digo es, porque como miles de madres, hermanas y amigas de una mujer desaparecida, queremos imaginarlas con vida, hasta que realidad nos demuestre lo contrario.

SU DESAPARICIÓN
El día que Yessenia desapareció, aparentemente era un día normal y rutinario para la familia. Llevó a su pequeño a la escuela, llegó a la casa de su mamá, le dijo que saldría a comprar unas cosas para el negocio que recientemente acababa de poner, y le pidió por favor que fuera por su hijo a la escuela y lo cuidara hasta que ella regresara. Encargo que aún cumplen Norma y su esposo, ir por Joshua todos los días a la escuela y cuidarlo hasta que ella llegue. De la forma que sea…, pero que regrese a casa.

“Ella siempre me hablaba cuando cuidaba a su hijo…,y esa vez nada”

La noche llegó y las llamadas al celular de Yessenia por parte de sus padres y hermanos no cesaban, sólo uno de los hermanos pudo hablar con ella, le preguntó si podía pasar a verla y saber que estaba bien, a lo que ella respondió que no, que estaba realizando la compra de algunas cosas para el negocio y esa fue la última llamada que pudieron tener con ella, pero sus padres siguieron insistiendo con llamadas al celular, ya que seguían entrando las llamadas, hasta que el teléfono fue apagado.
Cuando su esposo llegó a casa, Norma de inmediato le comentó lo que estaba sucediendo y él fue quien realizó todo el proceso para denunciar la desaparición de su hija.
EL TESTIGO DE SU DESAPARICIÓN
Una vez que la denuncia por desaparición estuvo interpuesta, su familia comenzó a buscarla, a esperar avances en la investigación por parte de las autoridades, y aunque todo parecía ir lento, un testigo del momento de su desaparición se hizo presente.
“Que se la habían llevado, que la habían sacado de su casa, que la habían subido a unos carros, y moto taxis, que hubo de los dos (vehículos), y que hace poco, supuestamente, tenían el nombre de esas personas que se la llevaron… Fue todo y es todo lo que hemos sabido”, mencionó Norma.

¿CÓMO LE DIGO A MI NIETO?
A dos años de su desaparición, no hay detenidos, no hay más sospechosos, pero sí un hijo que espera que su mamá esté viva y que pronto pueda volver y sentir sus abrazos.
Cuando Yessenia desapareció, Joshua tenía siete años y no entendía por qué su mamá no había regresado por él para ir a casa, por qué no le había hecho ninguna llamada para saber si estaba bien.
Norma comenta que toda la familia se llenó de miedo al saber cómo se la habían llevado, pero lo peor estaba por venir, pues el pequeño Joshua estaba haciendo una de las preguntas más dolorosas para la familia: “¿Dónde está mi mamá?”

“Uno no está preparado para esto…, todos estábamos nerviosos y al preguntar el niño, ¿qué le decíamos?”

Al inicio comenzaron diciéndole que se había ido a la Ciudad de México a trabajar, pero conforme pasaba el tiempo, la insistencia de Joshua por saber dónde estaba su madre seguía creciendo, hasta que llegó el momento en que se enteró de la verdad.

¿POR QUÉ NO DESAPARECÍ YO?
Después de que Joshua cumplió nueve años, se enteró de lo que realmente estaba pasando, pues accidentalmente vio una de las ficha de búsqueda, creada con inteligencia artificial, y fue en ese momento que se dio cuenta de todo, entendió que su mamá no estaba en México, que todo el tiempo que creyó que su mamá lo había abandonado, era porque alguien había decidido desaparecerla.
Luego de que la verdad saliera a la luz, Joshua entendió muchas cosas, pero también se llenó de culpas. A decir de su abuela, la pregunta que más se repetía era: ¿Por qué no desaparecí yo? La vida de Norma cambió para siempre. Su esposo se salió de trabajar para salir a buscar todos los días a su hija, para pedir avances en su búsqueda.
Norma ha tenido que aprender a ser fuerte, a salir a las calles, a buscar su hija de la mano de su nieto, quien también sale con una camisa donde se aprecia la ficha de búsqueda de su madre. Un pequeño de tan sólo nueve años, que lo único que desea es ver de regreso a su mamá, un niño que en cada cumpleaños agradece a sus abuelos el seguirlo cuidando y pidiendo a diario que su mamá no esté muerta.
Norma ha soñado con su hija Yessenia: “La he soñado dos veces…, que me abraza fuerte… Hija, estés en donde estés, no vamos a descansar hasta encontrarte, tu madre, tu padre y tu hijo”.

EL DATO
De acuerdo al recién creado Registro Estatal de Personas Desaparecidas en Jalisco se encuentran:
14,487 personas desaparecidas
1,724 mujeres
12,763 hombres

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.