upc4

Norma Angélica Trigo

Ante las adversidades no hay que sucumbir y la Parroquia de Cristo Rey, es símbolo de emprendimiento. Gracias a la iniciativa del señor Cura Miguel Ángel González Rodríguez, ayudado por su Vicario, el padre Javier Antonio Gutiérrez Razo y un grupo de feligreses elaboran más de dos toneladas de mermelada de membrillo cada año para ayuda de la parroquia.

“La gente lo conoce como ate de membrillo, es un producto artesanal, todo se hace a mano, es una técnica antigua, no hay conservadores, la cocción en el cazo de cobre le da la conservación”.

El padre Miguel Ángel, dijo que la fruta traída de Ixtlahuacán de los membrillos, de Atotonilquillo o cuando es necesario también se adquiere en Zacatecas, es de la mejor calidad.

“Se lava el membrillo, se le quitan las semillas, se pica para cocerlo, luego se pasa al molino de piedra y la masa se lleva a los cazos y se revuelve con el azúcar hasta darle la cocción necesaria. Luego se pone en moldes para que se enfríe y cuaje”.

En la parroquia de Cristo Rey, ubicada en la colonia Ferrocarril, en Guadalajara, se elabora el ate, desde hace 10 años cuando llegó el Señor Cura Miguel Ángel González y antes lo hizo también en Ocotlán donde además de evangelizar se daba a la tarea de realizar el delicioso postre.

“En Nochistlán Zacatecas desde que tengo uso de razón. La receta es de mi mamá, ella nos enseñó en la familia y ahora continuamos con la tradición”.

Cada año se procesan alrededor de dos toneladas de membrillo y con la elaboración sale un poco más para deleite de los comensales ya que la fruta solo se da en esta temporada.

“Lo empiezan a cosechar a finales de julio y parte de agosto y es un fruto que no tiene mucho mercado pero ya en ate, a la gente le gusta mucho”, enfatizó el Señor Cura.

También se debe contratar personal que mueva el cazo y se proteja de quemaduras.

“Es  muy pesado estar moviendo el cazo porque alcanza temperaturas muy altas y brinca la cajeta, quema de forma considerable por eso hay que estar protegidos”.

El postre se comercializa en la Parroquia de Cristo Rey donde ya se pueden adquirir, también se manda una parte a Nochistlán Zacatecas, a Ocotlán y Tlajomulco.

Con este trabajo se obtienen recursos para el mantenimiento de la Parroquia ya que los gastos son muchos.

Por su parte el  padre Javier Antonio Gutiérrez, Vicario en Cristo Rey, señaló que esta actividad en la que participa activamente y con gran entusiasmo, durante la pandemia les fue de mucha ayuda ya que igual que todas las personas se vieron afectados.

“Este emprendimiento nos ha sido de mucha ayuda y la gente nos apoya adquiriendo el ate de membrillo”.

El kilo de ate se vende en 100 pesos ya que tratan de que no sea gravoso para las personas y que lo puedan adquirir.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.