upc4

Desde el Corazón

QUERIDA LUPITA:
La novia de mi hijo lo cortó, y él está desconsolado, tiene 16 años. Temo que intente hacerse daño. Hablé con ella para suplicarle que le dé otra oportunidad y no quiere. Mi esposo dice que siempre lo hemos sobreprotegido. Lo amamos mucho, no quisimos tener más hijos para darle lo mejor.

Margarita y José Juan A.

HERMANO MÍOS, MARGARITA Y JOSÉ JUAN:
El Dr. Miguel de Subiría Samper, presidente de la Liga Colombiana contra el Suicidio, publicó un libro titulado Cómo prevenir la soledad, depresión y suicidio en niños y jóvenes, en él, presenta una tesis convincente: la educación en nuestros días consiste en dar a nuestros hijos mucho más de lo necesario, somos la generación que internalizó la frase: “menos hijos para darles más”.
Convencidos así, los padres de hoy consideran que el amor se demuestra siendo permisivos y dando a los hijos lo que pidan. Esta visión ha fracasado en sus resultados. La relación es directa: a mayor abundancia, menor tolerancia a la frustración.
Hace falta hacer un sano equilibrio entre cariño y límites. Si antes se enfatizaba en los deberes –descuidando la calidez y ternura en el trato–, hoy se enfatiza en los derechos –descuidando la práctica de buenas costumbres y de virtudes–.

El Dr. Subiría afirma que una de las principales razones del aumento de la depresión es que hemos pasado de familias extensas a familias reducidas, lo que provoca menos esfuerzo, menos práctica de generosidad, comprensión, paciencia y otras virtudes que se gestan naturalmente en la convivencia diaria entre hermanos. El papel que los padres cubrían en la educación y formación del carácter de sus hijos, se está cediendo a las redes sociales, pantallas e instituciones escolares, y a veces, gubernamentales. ¡Es tiempo de retomar nuestra misión de padres como formadores de hombres y mujeres de bien; que saben enfrentar adversidades y se reponen de ellas siendo aún mejores seres humanos!

En este mundo la vida no es fácil, no debemos alfombrar el mundo para que caminen nuestros hijos, sino darles tenis y medios necesarios para enfrentar sus desafíos.

Ustedes son padres cercanos y aman a su hijo. Hablen con él, enséñenle a levantarse después del desfalco. No es terrible estar caído, sino quedarse ahí.
Manténganse cerca, con oración, cariño y mucho diálogo. Déjenle saber que en la vida tendrá retos y decepciones, y que serán sus mejores maestros.


Lupita Venegas/Psicóloga
Facebook: lupitavenegasoficial

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.