upc4

Ing. Jenny Lizeth Villamizar Anaya, Profesora de Química 

Bachillerato Cervantes Loma Bonita

Hemos pasado el mes de mayo, mes dedicado a nuestra Madre, mes que favoreció mi reflexión en la figura de María y su sensibilidad especial para comprender con ternura y misericordia las necesidades de sus hijos.

A continuación, quiero compartirte algunas virtudes significativas que he ido aprendiendo de la Virgen en mi labor como docente. Tener a María como espejo en mi trabajo me ha permitido ayudar a mis alumnos a descubrir la mejor versión de sí mismos.

–  Servicio: Tan pronto como supo que Isabel estaba embarazada, María presurosa fue al servicio de su prima.

La docencia es una profesión de servicio continuo, requiere estar pendiente de las necesidades de los alumnos para como María, ser presurosos en la ayuda.

La entrega en el servicio fortalece en nosotros la afirmación de plenitud de vida, como nos lo recuerda San Juan Pablo II: “La Madre del Señor nos muestra que solo a través de la entrega y del olvido de sí por los demás se puede lograr la realización auténtica del proyecto divino sobre la propia vida”.

– Sencillez alegre y alegría sencilla: La Virgen en Nazaret, en la cotidianidad del día a día llena de amor a su familia; Jesús y José.  Arregla la casa, prepara la comida, lava la ropa, todo con alegría y sencillez, sin querer aparecer.

La alegría es un misionero incansable. Sonreír con naturalidad, aunque en ocasiones no sea lo que más nos apetezca, tiene efectos curativos en los demás. El trabajo con adolescentes es apasionante, sin embargo, es característico en ellos la falta de ecuanimidad, si encuentran alguien que les contagie su alegría de forma irresistible llegan a cambiar de actitud si es que lo que resuena en su interior es la tristeza, desconfianza, frustración o falta de sentido de vida.

– Coherencia de vida: El Fiat de María se mantiene desde la anunciación hasta la cruz, es la mujer de una sola pieza.

Los jóvenes están sedientos de modelos a seguir, buscando sin ser conscientes, adultos que cumplan su palabra y demuestren unidad entre lo que piensan, dicen y hacen, guías que sean referencia en las situaciones que ellos enfrentan.

La Buena Madre es nuestro modelo, es el reflejo de Cristo. El alma que se acerca a Ella termina transfigurada en otro Jesús. Esta ha sido mi experiencia, Ella me ha llevado a su hijo y sin darme cuenta me ha hecho más fácil vivir sus virtudes y contagiar a otros el amor de Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.