upc4

El lunes 28 de agosto regresaron a clases más de un millón 600 mil estudiantes del nivel básico para el ciclo escolar 2023-2024. Juan Carlos Flores, Secretario de Educación, explicó que todos los planteles se encontraron en buenas condiciones para el retorno a las aulas. Señaló que 325 mil 50 alumnos en edades de cursar primero, segundo y tercer grado de preescolar se sumaron a la población estudiantil.
También informó que un total de 127 mil 352 docentes estarán al frente de una población estudiantil de dos millones 283 mil 937 estudiantes en Jalisco.
Quedaron atrás las vacaciones.
También los días en que se escribió, debatió y polemizó sobre los nuevos libros de texto gratuitos. Algunos, sin conocer el contenido del material ofrecido por la Nueva Escuela Mexicana. Otros, por conocerlos, fundamentaron sus razonamientos y vertieron sus comentarios. Y, ¿qué decir de lo expresado por las nuevas redes de comunicación? Ingenio, creatividad e ironía. Pero también, opiniones dignas de ser consideradas.
Toma de conciencia en padres de familia, que están dispuestos a no ser espectadores, a sumarse al trabajo de educación de sus hijos; acompañando constantemente a los maestros que, de acuerdo a su capacidad, experiencia y, sobre todo, amor a su vocación, pondrán lo mejor de sí, para lograr alcanzar éxitos en sus planteles educativos y, muy particularmente, en los alumnos que se convierten en sus joyas apreciadas, necesitadas de ser pulidas.
Hace ya 15 años que el Papa Benedicto XVI escribió un Mensaje a la Diócesis de Roma sobre la tarea urgente de la educación. Vale recordar algunas de sus palabras:
“Todos nos preocupamos por el bien de las personas que amamos, en particular por nuestros niños, adolescentes y jóvenes. En efecto, sabemos que de ellos depende el futuro de nuestra ciudad.

Por tanto, no podemos menos de interesarnos por la formación de las nuevas generaciones, por su capacidad de orientarse en la vida y de discernir el bien del mal, y por su salud, no sólo física sino también moral.
Ahora bien, educar jamás ha sido fácil, y hoy parece cada vez más difícil.
Lo saben bien los padres de familia, los profesores, los sacerdotes y todos los que tienen responsabilidades educativas directas… Sería muy pobre la educación que se limitara a dar nociones e informaciones, dejando a un lado la gran pregunta acerca de la verdad, sobre todo acerca de la verdad que puede guiar la vida. Y también, apuntaba el Papa alemán: “El punto quizá más delicado de la obra educativa es encontrar el equilibrio adecuado entre libertad y disciplina.
Sin reglas de comportamiento y de vida, aplicadas día a día también en las cosas pequeñas, no se forma el carácter y no se prepara para afrontar las pruebas que no faltarán en el futuro…
Pero la relación educativa es ante todo encuentro de dos libertades, y la educación bien lograda es una formación para el uso correcto de la libertad”.
Qué magnífica oportunidad tienen los docentes para que, en el ejercicio de su vocación, sientan las bases en quienes un día llevarán sobre sus hombros el peso de sus hogares y de nuestra gran nación.
Los padres de familia deben secundar, con suma fidelidad, los esfuerzos de los mentores de sus hijos, sólo así se logrará el deseado fin.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.