upc4

PBRO. JOSÉ MANUEL ANCENO RIVAS

¿Cómo no recordar y celebrar en estos días el Acontecimiento Guadalupano? La historia nos dice que las primeras dos apariciones de la Virgen de Guadalupe ocurren el 9 de diciembre. En el momento en que Juan Diego camina por el campo, escucha entre los cantos de los pájaros que alguien lo llama por su nombre; sube hasta la cima del cerro del Tepeyac, y es ahí donde ve a la virgen, quien le pide dirigirse ante el obispo para que construyan un templo. Sus palabras fueron: “Hijito mío, el más amado, yo soy la siempre perfecta Virgen María, madre del verdadero Dios… tengan la bondad de construirme mi templo, pues allí estaré siempre dispuesta a escuchar su llanto y tristeza, para curar todas sus miserias, sus penas y dolores”.
Más tarde, cuando ya Juan Diego habló con el obispo, quien se mostró incrédulo ante lo sucedido, Juan Diego regresa al cerro del Tepeyac ese mismo día, pidiéndole a la Virgen que escoja a otro mensajero; no obstante, la Virgen le confirma su misión y le pide insistir al día siguiente. “Hijo mío, es indispensable que sea por tu intervención que lleve a cabo mi deseo. Muchísimo te lo ruego y con rigor te mando, que mañana vuelvas a ver al obispo y le hagas oír claro mi voluntad, para que haga el templo, te lo pido”.

Un día después de las primeras dos apariciones y otra vez sobre el cerro del Tepeyac, Juan Diego explica a la Virgen que el obispo sigue sin creerle, por lo que necesita una señal. Como prueba de su presencia, la Virgen le ordena a Juan Diego volver al día siguiente para recibir dicha señal, diciéndole; “Así está bien, hijito mío. Mañana vendrás de nueva cuenta para que le lleves la prueba al sacerdote, con eso, enseguida te creerá y ya no desconfiará de ti”. Lamentablemente, Juan Diego no regresa el 11 de diciembre, ya que su tío Juan Bernandino se encuentra gravemente enfermo.

Las dos últimas apariciones son el día 12. Desesperado porque Bernandino está al borde de la muerte, Juan Diego sale en búsqueda de un sacerdote; para ello, rodea el cerro del Tepeyac en un intento de que la Virgen no lo encuentre, pero ella sale a su encuentro y lo tranquiliza sobre la enfermedad de su tío.

“Te doy plena seguridad de que tu tío ya ha sanado”, le dice; luego, lo envía a buscar las flores que servirán como señal de su presencia; “Querido hijito, estas flores son la prueba, la señal que habrás de llevarle al obispo de parte mía. Le dirás que por favor vea en ellas mi deseo, y con eso, se atienda mi voluntad”.

Después de hablar con Juan Diego, la Virgen se aparece ante su tío, Juan Bernandino, para sanarlo de sus enfermedades. Ahí, le dice su nombre y le pide que, de hoy en delante, su imagen milagrosa sea conocida como la Siempre Virgen Santa Madre de Guadalupe. La imagen aparece finalmente sobre la tilma.
Frente al obispo Fray Juan de Zumárraga, Juan Diego le muestra las rosas que mantenía atadas en su tilma, como señal dada por la Virgen, pero en ese momento queda plasmada la milagrosa imagen. Al desplegar la prenda donde llevaba las flores, apareció de improviso la venerada imagen de la Virgen María, Madre de Dios, tal y como ahora se muestra al interior de la Basílica de Guadalupe. Desde 1531 se han construido cinco templos en honor a la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac.

Primer templo en Guadalajara a la Virgen de Guadalupe

Administrador parroquial del Santuario de Guadalupe J. Guadalupe Dueñas Gómez

Por otra parte, en la capital de Jalisco, se inició la construcción el 7 de enero de 1777 y tras cuatro años de obras, la iglesia se inauguró en 1781. La construcción fue promovida y costeada por el filántropo español y entonces obispo de la diócesis, Antonio Alcalde y Barriga. Es un templo de fachada herreriana, en la cual se destacan dos enormes contrafuertes semicirculares que le dan presencia y señorío, rematados por perillones. En lugar de torres se construyeron espadañas de dos cuerpos. La enorme cúpula, aunque desproporcionada con el estilo y el conjunto del templo, no desdice en el gusto popular; le fue añadida a fines del siglo XIX. El interior es neoclásico, de planta en cruz latina. El Santuario es catalogado como monumento histórico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para su preservación.

El templo fue bendecido por el obispo Antonio Alcalde y Fray Rodrigo Alonso dijo la primera Misa. Previamente se realizó una procesión desde la Catedral hasta el nuevo templo, de la cual tomaron parte la audiencia, el ayuntamiento, el clero secular y regular, muchas personalidades de la época y los vecinos de la ciudad.

“ISLA” ENTRE ESCOMBROS Y PANDEMIA ALEJARON A LOS FELIGRESES
Hoy, 242 años después, su último párroco J. Guadalupe Dueñas Gómez habló para Semanario. “Estar al frente del Santuario ha sido una responsabilidad muy especial por ser uno de los templos más emblemáticos de Guadalajara.
La construcción de la línea 3 del tren ligero convirtió al Santuario en una isla rodeada de escombros, luego la pandemia hizo que bajara la asistencia todavía más. De un año a la fecha, la afluencia de feligreses ha ido en aumento. Tres Misas diarias, 7 de la mañana, a las 12 del mediodía y a las 7 de la tarde, de lunes a viernes. Los sábados, por las ceremonias de XV años, bodas y aniversarios matrimoniales aumenta el número de Misas.
Sacerdotes de congregaciones religiosas son una ayuda valiosa para un servidor”. Cercano a su aniversario 50 de ordenación sacerdotal, Dueñas Gómez originario de Tala, Jalisco valora la asistencia con motivo de las fiestas anuales a la Virgen de Guadalupe de la Vidriera Guadalajara que está cumpliendo 53 años de peregrinar por estas fechas. Protección Civil, bomberos, otros servidores públicos, así como la Asociación de Charros y el Club Deportivo Guadalajara.
Desea el clérigo, quien también forma parte del Cabildo de Canónigos de Catedral, que la hermosa tradición que los papás traigan los días 11 y 12 de diciembre a sus hijos pequeños con sus trajes típicos continúe; por supuesto quiere que el amor y devoción a la Morenita del Tepeyac tenga una trascendencia de compromiso en los deberes religiosos de las familias y en la vida ordinaria para que se reconstruya el tejido social que se ha visto afectado muy notoriamente en la última década.
Finalmente señaló “el Santuario tiene en la Casa San Juan Diego un dispensario médico. Se atiende en la medida de nuestras posibilidades a pacientes principalmente del Hospital Civil que requieren de una ayuda, así como la entrega de por lo menos 140 despensas a personas que viven en las inmediaciones de la parroquia”.

Soldados recibirán el Bautismo en fiesta Guadalupana

Ricardo Gómez Fregoso, sacerdote Misionero de Guadalupe, originario de Guadalajara quien actualmente evangeliza en Pebas, Departamento Loreto, en la Selva Amazona del Perú.

Ricardo Gómez Fregoso, sacerdote Misionero de Guadalupe, originario de Guadalajara, amablemente habló para Semanario desde Pebas, Departamento Loreto, en la Selva Amazona del Perú. “Tengo año y medio en este lugar. Soy responsable del Curso de espiritualidad y pastoral de los Misioneros de Guadalupe y colaboro en la parroquia de la Inmaculada Concepción de María.
Pebas tiene aproximadamente 5 mil habitantes. Atendemos 30 comunidades a las orillas del río Ampiyacu, muy cerca del rio Amazonas. Sus habitantes son mestizos pero existen varias etnias: Yaguas, Huitotos, Ocainas y Boras. Al atender un campamento militar en donde ofrecemos un catecumenado a los militares y, con motivo de las fiestas a la Virgen de Guadalupe tendremos 12 bautismos y varias primeras comuniones para ellos. No faltarán las mañanitas a Nuestra Señora de Guadalupe”. Pidió el Padre Ricardo que los tapatíos no los olvidemos en nuestras oraciones.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.