upc4

Sergio Padilla Moreno

Pudiera parecer muy extraño hablar del arte de morir, pero ya que una de las acepciones del diccionario de la Real Academia de la Lengua dice que “arte” se refiere a la “capacidad o habilidad para hacer algo”, considero que morir es una realidad  que merece ser preparada con todo lo que implica el desarrollo de un arte: dedicación, tiempo e inspiración.

El tema de la muerte lo traigo muy fuertemente arraigado en la mente y el corazón a partir de que, en el último año, he visto partir a un querido compañero de trabajo como Carlos Castañeda; colegas como Juan Francisco Hernández y Leonor Ahuja; amigas entrañables como Chelo Quezada, Martha Farah, Lupita González Aréchiga y Lupita García Sancho, así como la joven alumna Marianel Güitrón.

El denominador común de todas estas experiencias es que, cuando la muerte mira a alguien cercano, tomo conciencia de que algún día me mirará y habrá que estar listo para recibir el abrazo de la hermana muerte, tal como le llamó san Francisco de Asís.

Por todo esto es que planteo que la preparación de la muerte implica todo un arte, pues es el modo como se le quita todo el peso de temor y terror que puede llegar a infundir, para estar preparados tal como le hace un artista maduro cuando muestra su arte.   

Hay un par de ponencias en YouTube que vale la pena escuchar para reflexionar sobre este tema. El primero de ellos es «El morir, escuela de vida», impartida por el Dr. Enric Benito, oncólogo español, quien desde hace años ha encaminado sus esfuerzos profesionales en el terreno de los cuidados paliativos y es fundador de la Red Española de Cuidados Paliativos (www.alfinaldelavida.org), organización cuyo propósito es “derribar tabúes, humanizar y normalizar la muerte como proceso vital del cual TODOS debemos formar parte.” La conferencia en cuestión nos permite escuchar la experiencia de un médico, con toda la visión científica propia de su profesión, que ha tenido en las personas que están en el proceso de morir sus mejores maestros sobre la vida, ya que le han enseñado una gran lección: que la muerte es toda una escuela de vida.

La otra conferencia es la ponencia a distancia del P. Javier Melloni SJ, titulada “El Ser Humano frente a la Muerte”, la cual dio ya dentro del marco de la pandemia en el Encuentro Mundial de Valores. La propuesta del P. Melloni nos hace contemplar la hermana muerte, desde la espiritualidad cristiana, como un nuevo nacimiento que hay que abrazar como camino hacia la plenitud.

Al cruzar la propuesta de estos dos conferencistas me viene a la mente la Segunda Sinfonía de Gustav Mahler, compositor austriaco que vio la muerte muy cercanamente a lo largo de su vida, pero que por ello aprendió a verla con serenidad y ponerle música a este verso: ¡Moriré para vivir! ¡Resucitarás, sí, resucitarás, corazón mío, en un instante! Lo que ha latido, ¡habrá de llevarte a Dios!

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

CORO FINAL RESURRECCION MAHLER

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.