upc4

Alberto Velasco Vera

Circula en redes sociales un video en el que la Conferencia del Episcopado Mexicano, y los Obispos que la integran, hacen una invitación a la oración por México y el proceso electoral que viviremos este año; sin embargo, al menos en tres ocasiones hacen mención al bien común, y ¿Qué es el bien común?, ¿quién es el responsable de preservar el bien común?, ¿qué papel jugamos los ciudadanos en el bien común?, ¿cuál es el papel de las autoridades y gobierno sobre el bien común?
Empecemos por saber que es el bien común, es el fin del Estado y consiste en propiciar a través del marco legal condiciones de seguridad, armonía y justicia; es el conjunto de condiciones de la vida social que hace posible a las asociaciones e instituciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y fácil de la propia perfección; este concepto, aunque un tanto utópico, implica trabajar en custodiar, promover y defender la dignidad de la persona humana, lo cual nos hace participes a todos los que vivimos en una comunidad, mantener en equilibrio y en condiciones sociales la armonía de la convivencia en una sociedad, cuando todo eso se pierde es cuando hacemos mención al fallido Estado de derecho.

En una sociedad como la mexicana, polarizada, dividida, desgastada y sufrida, el bien común pareciera algo lejano a la realidad; alcanzar el verdadero objetivo del bien común implica que las instituciones gubernamentales no sólo garanticen los derechos de las personas sino que busquen afanosamente defenderla y custodiarla; para ello es necesario utilizar convenientemente el aparato gubernamental que garantice en lo jurídico, civil, político y culturalmente la vida social, tal como lo cita el Guddium et est: “la comunidad política nace para buscar el bien común, en el que se encuentra su justificación plena y su sentido y del que deriva su legitimidad primigenia y propia”.

¿En qué momento los ciudadanos perdemos el bien común? Cuando la autoridad se hace omisa en garantizar ese derecho; cuando se atenta contra la vida de las personas; cuando se vulneran su derechos esenciales y primordiales, como la salud, la educación el trabajo, etc.; y ¿Qué hacer cuando eso ocurre? Como ciudadanos, pareciera que no tenemos mucho en nuestra defensa, pero debemos de empezar a generar una cultura de la denuncia, y exigir a las autoridades responsables de procurar el bien común que hagan lo suyo.

En el bien común dentro de una sociedad debe prevalecer la seguridad, la justica y la paz, que garanticen de manera armónica la sana convivencia y el orden.

Para la Iglesia, el bien común es un servicio que se presta a la vida social y pone en relieve el sentido humano y la capacidad para animar las estructuras sociales en su totalidad y en cada uno de sus sectores concretos, estimulando las transformaciones en profundidad según el criterio de la justicia social. Y toca al Estado el proveer a la sociedad un orden jurídico capaz de velar por los intereses de todos y cada uno de los ciudadanos, ya que para lograr el bien común se requiere una autoridad.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.