upc4

Víctor Ulín

María tendrá que esperar un poco más de tiempo para que la empresa comercial de auto servicio en la que trabaja (Soriana) le ponga un banco o una silla para descansar y no tenga que estar parada durante las 8 horas en las que intermitentemente atiende a los clientes en la caja.
María sonríe mientras responde que sí le gustaría sentarse en esos momentos en que la caja se mantiene vacía, pero admite que ignora que a finales del año pasado el Senado de la República reformó los artículos 132 y 133 de la Ley Federal del Trabajo para que a los empleados que tienen que estar de pie atendiendo o desempeñando su labor tengan a la mano un banco o una silla.
En la misma situación están las compañeras de María, de aquí y de todas las tiendas de autoservicio del país, que permanecen todavía de pie en espera de que los diputados federales avalen las reformas aprobadas por los senadores y sea publicada en el Diario Oficial de la Federación para que sea acatada por los patrones.

Durante muchos años, los legisladores se mantuvieron al margen de la violación flagrante a los derechos humanos y laborales que los patrones venían cometiendo –y aún cometen– con sus trabajadores que tienen que estar de pie sin poder sentarse, como ocurre, por ejemplo, con las cajeras de las tiendas de autoservicios o agentes de seguridad.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, las Estatales, y los sindicatos –en parte nosotros también– con su silencio fueron cómplices del evidente abuso que los trabajadores sufren al ser obligados a estar de pie sin que se les permitiera sentarse.

En diciembre del 2023, que fueron aprobadas las reformas en el Senado, los medios la destacaron llamándole “Ley Silla” y después se apagó el furor.
No hubo seguimiento y es la hora en la que los diputados federales no la avalan.
Los patrones –los dueños de las grandes empresa transnacionales de autoservicio que es donde se visibiliza más el abuso– tampoco han hecho algo para empezar a proporcionar silla a sus trabajadores en tanto entran en vigor las reformas a la Ley Federal del Trabajo.
Los patrones –que seguramente visitan constantemente al médico para sus chequeos– saben que mantenerse mucho tiempo de pie trae consecuencias para la salud.
María y los miles de trabajadores en todo el país –y en particular en Jalisco– mantienen un alto riesgo de desarrollar, entre otras, enfermedades cardiovasculares por ser obligados a mantenerse toda su jornada laboral de pie, de acuerdo con valoraciones médicas de expertos.
Lo único malo de lo bueno que representa la “Ley Silla” es que después de que sea publicada en el Diario Oficial de la Federación, los patrones tendrán hasta 12 meses de gracia para ajustar sus normas internas y proporcionarle a sus empleados un banco o una silla.
Tarde, muy tarde, llegará la justicia laboral para Mari y el resto de sus compañeros, si es que cuando ocurra, sigue trabajando en esta tienda que exhibe todavía su falta de sensibilidad y humanidad.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.