upc4

Sergio Padilla Moreno

Una de las preguntas más complejas que nos podemos hacer y cuyas respuestas nos suele dejar a menudo descolocados es sobre la muerte, y más concretamente nuestra propia muerte. Junto a esta pregunta va ligado, por ende, el cuestionamiento sobre el sentido de la vida. Éste es el núcleo temático de una película que vale la pena ver y reflexionar: El fin es mi comienzo (2010), dirigida por Jo Baier y cuyo protagonista es el extraordinario actor Bruno Ganz.

La película está basada en el libro autobiográfico El fin es mi principio. Un padre, un hijo y el gran viaje de la vida, del periodista italiano Tiziano Terzani (1938-2004), reconocido corresponsal de guerra. “Ante su mirada comprometida desfilaron la mayoría de los hechos determinantes del convulso siglo XX: la Guerra Fría, la China maoísta, el apartheid surafricano o la guerra de Vietnam son sólo algunos de los acontecimientos que marcaron la trayectoria de este hombre extraordinario.” El libro fue resultado de las conversaciones que tuvo, sabiendo que iba a morir, con su hijo Folco Terzani. En la contraportada del libro se lee:
“Aceptando su destino con serenidad, Terzani rememora los hechos que han marcado su existencia y la de los suyos.”

Hay muchos momentos muy interesantes en la película, pero destaco uno donde el protagonista comparte que ya se había dado cuenta de lo falso e inútil de los roles, máscaras e identidades que nos ponemos para ajustarnos a una sociedad violenta y consumista, donde la falsedad se muestra luminosa y fácilmente nos engaña, haciéndonos vivir una vida cimentada sobre arena
(Cfr. Mateo 7, 26-27).
En otra escena, Tiziano está contemplando el paisaje en lo alto de un monte y su hijo le pregunta: “¿Qué ves cuando contemplas el mundo?”; la respuesta fue el silencio y una caricia por parte del padre. Días después, delante de su esposa y sus dos hijos, pero con una voz ya muy débil, responde la pregunta: “Ocurre algo insólito, pues antes me veía separado del mundo, ahora ya no veo esa separación y me veo como parte del todo; todo es uno y cuando lo ves de esa forma las cosas cambian radicalmente y entonces ves el mundo y percibes que no hay nada separado de ti.” Lo que comparte Tiziano es algo muy cercano a la experiencia contemplativa propia de la mística.

El próximo miércoles iniciará el tiempo de Cuaresma, y a partir de las resonancias con la película, vale la pena replantearnos la vida a partir de lo que nos enseña el Papa Francisco: “La Cuaresma ciertamente es el tiempo favorable para volver a lo esencial, para despojarnos de lo que nos pesa.
Es el tiempo de gracia para llevar a cabo lo que el Señor nos ha pedido en el primer versículo de la Palabra que hemos escuchado: «Vuelvan a mí de todo corazón»”.
Nadie sabe el día en que Dios nos llamará a su presencia, pero vale la pena reflexionar si hoy vivo una vida plena y profunda o hay algo que corregir y replantear.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara –
padilla@iteso.mx

EL FIN ES MI PRINCIPIO. Película.
https://www.youtube.com/watch?v=2JF9LmQCS0w

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.