upc4

Jorge Rocha

Una vez más el Instituto Nacional Electoral (INE) está enfrascado en un debate, que surgió a propósito de la realización del ejercicio de revocación de mandato del presidente López Obrador. Por un lado, los consejeros electorales, so pretexto de legalismos, defienden privilegios inexplicables en esta entidad, por otro lado, hay personajes de la llamada Cuarta Transformación que aprovechan las debilidades de este organismo público, para intentar vulnerar su autonomía. En ambos lados hay argumentos legítimos, y en ambos lados hay posiciones indefendibles.

Pero más allá de esta discusión, a veces llevada a extremos banales, me parece que lo más importante es discutir la necesaria reforma política que urge en este país y que está debidamente argumentada desde estudios académicos y desde la experiencia de organizaciones civiles y activistas interesados en la democracia mexicana.

Esta reforma política debería generar cambios profundos en las siguientes agendas:

  1. Reestructuración de los partidos políticos. Hoy los institutos políticos no representan a nadie, están sumamente cuestionados y están muy desvinculados de las necesidades sociales de la mayoría de la población, un ejemplo de ello es la postulación sistemática de candidatos impresentables a puestos de elección popular. Por esta razón, la urgente reforma de los partidos políticos pasa por al menos tres cambios: a) procesos claros de democracia interna en los partidos; b) la sustantiva disminución del financiamiento público y privado a los partidos; y c) el incremento del porcentaje de votación para que un partido político persista y que al menos debería subir al 5% de la votación válida. En México necesitamos mejores partidos políticos.
  2. Los procesos electorales en México están basados en la desconfianza, y eso ha permitido que las campañas, y por ende, los órganos electorales, sean extremadamente sofisticados y caros. Frente a las demandas ciudadanas, es necesario simplificar los procesos y abaratar el aparato electoral. Tener elecciones más baratas no significa bajar la calidad de las mismas. Esto implica una necesaria re-ingeniería institucional a los procesos y órganos electorales.
  3. Desde hace tiempo sostengo que las campañas electorales no sirven para nada. No dejan ningún saldo de pedagogía política, no generan ningún debate de calidad, justifican el despilfarro de recursos, no construyen agendas y consensos políticos y consideran que los electores no tienen ninguna capacidad de razonamiento. El resultado de muchas campañas es el hastío y la falta de entusiasmo hacia la democracia y refuerza la idea de que la política no es para los ciudadanos. Es fundamental arribar a otro modelo de campañas político-electorales.
  4. Hasta ahora los mecanismos de participación ciudadana son pocos y han sido utilizados por la clase política para sus propios fines. A pesar de que las propuestas para tener más mecanismos de participación ciudadana y con mayor alcance, son bastante viejas y van evolucionado de acuerdo a los nuevos tiempos, lo que tenemos son fórmulas muy complejas de operar, que no han entusiasmado a la ciudadanía para su uso y que a pesar de que su propósito es que las personas tengan mayor capacidad de decisión, eso hasta ahora no ha pasado. Una de las partes más importantes de una reforma política profunda es ampliar, fortalecer y simplificar los mecanismos de participación ciudadana.
  5. Un organismo electoral requiere una auténtica autonomía, eso significa que no esté subordinada a los intereses de los poderes políticos y facticos, significa que no esté sujeto a caprichos de propios y extraños; y sobre todo significa que este organismo tenga como su principal interlocutor a la ciudadanía, que hoy por hoy, para muchas y muchos mexicanos la única referencia que tienen sobre el INE, es que es la institución que imprime las credenciales de elector, tan necesaria para la realización de cualquier trámite público o privado.

Habrá que ver hasta dónde llega este debate, pero lo más idóneo es que nos lleve a una profunda y verdadera reforma política. Si no es así, no pasará de una divertida anécdota de gritos y sombrerazos.

PD. Hace unos días el P. Rutilio Grande, SJ, el P. Cosme Spessotto, OFM, el Sr. Manuel Solorzano y el joven Nelson Lemus fueron beatificados en El Salvador. Esta celebración autorizada por el Papa Francisco, nos invita a ser una Iglesia al servicio de los más pobres y que continuamente busque la fe y la justicia.

Tags: Se

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.