upc4

Sergio Padilla Moreno

En el capítulo 12, versículos del 1 al 6, del Evangelio de san Juan, se lee el pasaje en el que María, hermana de Lázaro y Marta, “tomó como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume”. Enseguida, el texto expone la objeción de Judas ante lo que hizo María: “¿Por qué no se vendió este perfume? Pudo haberse vendido por el salario de más de un año de trabajo y dárselo a los pobres. Dijo esto no porque se interesara por los pobres, sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba a robarse lo que echaban en ella”. El texto pinta de cuerpo entero a Judas, pues su crítica parecía razonable según su presunto interés por los pobres, pero el evangelista deja claro que su crítica estaba muy lejos de su verdadera intención.

El texto anterior ilumina algo de lo que se muestra –un tanto tangencialmente– en la interesante serie documental “Punto de inflexión: la bomba y la Guerra Fría”, (Netflix) pues en el capítulo tres, cuando se habla de las preocupaciones de Estados Unidos respecto al poder político y militar que iba adquiriendo la Unión Soviética después del final la Segunda Guerra Mundial, se menciona algo muy en línea con la actitud de Judas. Recordemos que Estados Unidos es el único país que hasta ahora ha utilizado la bomba atómica contra población civil, tal como fue en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, y después, con esa muestra de poder, decidió tomar las medidas políticas y militares para enfrentar el comunismo soviético que, según su narrativa, amenazaba las libertades de occidente.

El dato tangencial, pero muy importante que menciona uno de los entrevistados en el capítulo tres es cuando
afirma que un factor que impulsó las decisiones de Estados Unidos, más allá de enfrentar al comunismo internacional, “fue toda una vida dedicada a proteger los intereses de las corporaciones multinacionales, esto significaba que tenían un profundo interés en preservar el sistema económico mundial. Este sistema se basaba, sobre todo, en la idea de que los países desarrollados que consumen recursos necesitan controlar a los países donde se producían esos recursos”. Los primeros dos objetivos fueron derrocar a Mohammad Mosaddeq, primer ministro de Irán y Jacobo Árbenz presidente de Guatemala, ambos legalmente elegidos en sus respectivos países a principios de la década de los cincuenta, pues habían tomado medidas que afectaban los intereses económicos de las grandes empresas occidentales. El método usado para propiciar los golpes de estado en ambos países fue utilizar, en gran medida, el recurso de propagar noticias y narrativas falsas, acusando de comunistas a ambos líderes políticos.
Nada nuevo bajo el sol.
Valdría la pena hacer un ejercicio de examen de conciencia para ver qué tantas veces asumimos la actitud de Judas, es decir, declarar una cosa, pero escondiendo la verdadera intención a los ojos de los demás.


padilla@iteso.mx
Punto de inflexión: La bomba y la Guerra Fría | Netflix
https://www.youtube.com/watch?v=OE – 62f5apWJ0

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.