upc4

MICHELLE FLETES

El 19 de septiembre es recordado principalmente por los sismos de gran magnitud que dejaron grandes destrozos en 1985, 2017 y 2022. Sin embargo, no existe evidencia científica que avale que este mes o ese día ocurra, efectivamente, un sismo de magnitud considerable.
México es un país ubicado en una zona del planeta que tiene alta sismicidad. Ésta se manifiesta especialmente a lo largo de la costa del Pacífico con variaciones normales.
El maestro Carlos Suárez Plascencia, profesor investigador del departamento de Geografía y Ordenación Territorial, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades CUCSH-UDG, compartió que el territorio mexicano se encuentra en una zona tectónicamente compleja, producto de la interacción de cuatro placas tectónicas:

  • Placa de Cocos afecta Estados como Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas
  • Placa de Rivera: Nayarit, Jalisco y Colima.
  • Placa del Pacífico afecta a Baja California, Sinaloa y una parte de Nayarit.
  • Placa del Caribe, en el sur de Chiapas, Yucatán y Centroamérica.
    Es importante resaltar que gran parte del continente se encuentra dentro de una quinta placa tectónica, la Placa Norteamericana.

El investigador del CUCSH indicó que es una percepción popular señalar que septiembre es el mes de los sismos, debido que a partir de 1985 se han registrado 5 eventos sísmicos de gran magnitud en septiembre.
“Dentro de estos 38 años se han detectado el de 1985 con magnitud de 8.1; el 7 de septiembre del 2017 con magnitud de 8.2; el 19 septiembre del 2019 con 7.1; el 7 de septiembre del 2021 con 7.1; y el 19 septiembre del 2022 con 7.7; estos datos han generado esta percepción”.
Sin embargo, el Mtro. Suárez Plascencia destacó que los meses con mayor actividad sísmica registrada en México son: junio, abril y diciembre, con magnitud arriba de 6.5, dejando el mes de septiembre en el sexto lugar con número de eventos.

“Es una extraña coincidencia que hayan ocurrido los sismos en el mismo día; existe un análisis, realizado por la UNAM, donde indica que las probabilidades de que vuelva a ocurrir un evento el 19 de septiembre de magnitud arriba de 7 grados es de 0.00002%”.

El Mtro. Carlos Suárez explicó que en los últimos 250 años se han documentado grandes sismos en México:
1) En marzo del año de 1787, en costas de Oaxaca y Guerrero con magnitud (M) 8.6
2) Junio de 1932, en costas de Jalisco, M 8.2
3) Septiembre de 1985, en costas de Michoacán, M 8.1
4) Octubre de 1995, en costas de Colima, M 8.0
5) Septiembre de 2017, en el golfo de Tehuantepec, M 8.2

Estados con mayor sismicidad en el país. Fuente: Alerta News Mx

“Hasta el último reporte de sismicidad realizado el año pasado, Jalisco se posiciona en el sexto lugar de sismos con mil 173 eventos y a nivel nacional se detectaron 29 mil 872 eventos y el 3.92% correspondieron a Jalisco, aunque han sido pocos eventos de sismicidad, su magnitud ha sido de moderada a fuerte en todo el estado”, mencionó el Mtro. Carlos Suárez.
ESTADOS CON MAYOR SISMICIDAD EN MÉXICO
A su vez, el investigador destacó que el estado con mayor actividad sísmica, en el último reporte realizado el año pasado, es Oaxaca con 8 mil 559 registros sísmicos que representó casi un tercio de la sismicidad del país; le sigue el estado de Guerrero con 5 mil 83 eventos, aproximadamente el 18% de la actividad sísmica a nivel nacional; en tercer lugar, se encuentra Chiapas con 2 mil 290 sismos, siendo estos tres estados los que mayor actividad sísmica presentan históricamente.
CONSTRUIR CULTURA DE PROTECCIÓN CIVIL PARA SALVAR LA VIDA
La cultura de protección civil se ha ido construyendo desde el 1985, pero aún falta mucho por hacer, reconoció el investigador universitario.
“Vamos a tener el ejercicio de simulacro a nivel nacional el 19 de septiembre, en años pasados se ha realizado; lo que vemos es que mucha gente todavía no lo toma con sinceridad. En un evento sísmico de gran magnitud la gente no puede caminar, se acelera y se mueve tanto el suelo que hay que moverse casi a gatas”, comentó el Mtro. Suárez Plascencia.
“Necesitamos más conciencia, va en juego nuestra integridad física o la integridad física de nuestro entorno, y lo más importante es salvaguardar la vida, porque un edificio colapsa en segundos después del evento; es importante que sigamos con prácticas de simulacros, estar preparados, tener un plan interno de protección civil”.

Casi imposible predecir temblores

Las autoridades de Protección Civil pretenden que se difunda la cultura de la prevención y hacen diversas recomendaciones para la ciudadanía.

Prepárate (antes de que suceda un sismo):

  • Preparar un plan familiar de protección civil.
  • Organizar y participar en simulacros de evacuación.
  • Identificar las zonas de seguridad en la casa, escuela o lugar de trabajo.
  • Revisar constantemente las instalaciones de gas y luz.
  • Preparar una mochila de emergencia.
    Actúa (durante):
  • Conserva la calma y ubícate en la zona de seguridad.
  • Aléjate de objetos que puedan caer y también de ventanas.
  • Si te encuentras en tu automóvil, estaciónate y aléjate de edificios altos, árboles de gran altura o postes.
  • Si te encuentras en zonas costeras, aléjate de la playa, ríos, arroyos, zonas pantanosas o lagunas y refúgiate en zonas altas.
    Revisa (después):
  • Revisa tu casa después de un sismo.
  • Utiliza el teléfono sólo en caso de emergencia.
  • No enciendas cerillos o velas hasta asegurarte de que no hay fuga de gas.
  • Mantente informado, NO propagues rumores y atiende las recomendaciones de las autoridades y Protección Civil de tu estado.
  • Recuerda que se pueden presentar réplicas, por lo que es importante mantenerte alerta.

NO ES POSIBLE VATICINAR TEMBLORES
Actualmente, ninguna persona e institución en el mundo ha logrado establecer un procedimiento confiable para determinar fecha, ubicación, ni magnitud de un futuro sismo o determinar la inminencia de alguno. No es posible predecir temblores y tampoco se suscitan por temporadas. No existe estudio científico, dispositivo o algún método que pueda hacerlo.
No propagues rumores, infórmate y consulta fuentes oficiales y especializadas.
El Pbro. José Luis Orozco Castañeda, Párroco de la Asunción del Santuario de Guadalupe y asesor de Protección Civil y Bomberos de la zona conurbada de Guadalajara, Cruz Roja y Cruz Verde; comentó que en las Parroquias existe muy poca cultura de la protección civil.
FOMENTAR LA PREVENCIÓN EN LAS PARROQUIAS
“Sólo el 40% de las Parroquias tienen esa cultura y enseñanza de saber tener lo necesario para alguna contingencia mayor; por ejemplo, las salidas, que la gente no se atropelle, hace falta mucha información, la misma cultura entre la sociedad”.
Además insistió que las personas no deben temer a este mes. “Mientras más tiempo dure (el sismo) más daños provoca, entonces si empieza a temblar, inmediatamente hay que buscar la forma de movilizarse, por esto se hacen los simulacros; y para que la gente salga a ayudar a las personas mayores, a las personas en sillas de ruedas, a los más enfermos para que puedan evacuar inmediatamente a lo más que se puedan”.
“Lo primero de todo es confiar en Dios, estamos en las manos de Él… y saldremos victoriosos”, señaló el Pbro. José Luis.

Explicó que no existe un manual o guía dentro de las Parroquias para atender una actividad sísmica.
“Eso es simplemente buena voluntad, buena fe de parte de los Presbíteros, estaría bueno que se implementara por parte de Protección Civil y Bomberos de Jalisco, que se hiciera un pequeño manual donde cada Sacerdote o los agentes de pastoral tengan un botiquín, algunos medicamentos muy prácticos, extintores y todo lo que necesita; también gente que sepa cómo coordinarlos y cómo acomodarlos”.
¿QUÉ DICE LA IGLESIA?
En el encíclica Laudato Si, se explica que las actividades tectónicas bombean más gases a la atmósfera, el ciclo del carbono y el ciclo del agua, y esto hace posible la vida.
“Ahí es donde tenemos que ayudar, probablemente, a los que más sufren… Hay una forma de colaborar con el Creador: salvaguardar, proteger nuestra creación”.
Pero «¿Dónde está Dios en los sufrimientos naturales?» La única respuesta es la cruz.
Dios no está fuera del sufrimiento. Dios está sufriendo con nosotros, incluso en los sufrimientos naturales, probablemente haya un significado, que es un misterio que no podemos explicar.

SACERDOTES JALISCIENSES PREDIJERON SISMOS
El 3 de junio de 1932, tuvo lugar un fuerte terremoto trepidatorio de 8.9 grados Richter que acabó con la población de Tomatlán y Cihuatlán, Jalisco y también afectó San Blas Nayarit.
El 22 de junio del mismo año, un maremoto acabó con la población de Cuyutlán, Colima. En ese entonces al fenómeno se le conocía como la ola verde. Este movimiento telúrico fue pronosticado por el Sacerdote y científico Severo Díaz Galindo, director del Observatorio Vulcanológico y Astronómico del Seminario Auxiliar de Zapotlán, junto con el Padre José María Arreola.
Su sorprendente previsión les acarreó gran fama por la precisión del mismo e incredulidad de muchos. El sismo intramarino produjo un tsunami u ola gigantesca que arrasó la población.
El Sacerdote José María Arreola era originario de Zapotlán El Grande y el Padre Severo Díaz de Sayula, Jalisco. Ambos dejaron huella no sólo en el país, sino a nivel internacional por el nivel de precisión en sus predicciones.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.