upc4

ALFREDO ARNOLD

Actualmente, la Navidad se celebra prácticamente en todo el mundo, incluso en lugares no cristianos, aunque no siempre se le da el significado verdadero.
La tradición nórdica del arbolito, que con luces de colores y esferas relucientes adorna los hogares, es quizá la más extendida, pero el Nacimiento (también llamado Belén, pesebre, portal o pasitos), es la imagen que mejor se acerca al acontecimiento, al suceso que cambió para siempre la historia de la humanidad.
En su edición de diciembre de 2014, la revista Alma Mater de la Universidad Autónoma de Guadalajara, publicó un artículo sobre el origen del Nacimiento, el cual me permito reproducir a continuación en esta solemne fecha:
SAN FRANCISCO DE ASÍS HIZO EL PRIMER NACIMIENTO
Se atribuye a San Francisco de Asís el haber instituido en vísperas de la Navidad 1223 la costumbre del Nacimiento, cuando montó en el monte de Greccio (aldea italiana de la región toscana) el primero de que se tenga noticia, con hombres y animales vivos.
Una vez montada la escena, reunidos los habitantes de la aldea, se celebró la Eucaristía con algunos cánticos de la Navidad del Señor.
Los hombres y mujeres llevaban antorchas y cirios a fin de iluminar aquella noche como una estrella refulgente.
Al año siguiente, repitió la representación y desde entonces la costumbre se extendió a todos los pueblos cercanos.
Con el paso del tiempo, la falta de espacio obligó a sustituir a las personas y los animales con figuras de madera o barro.
El Nacimiento tiene distintos nombres, según el país: Crib en Inglaterra, Presepio en Italia, Belén en España y Nacimiento en América Latina.
En México, los nacimientos hicieron su aparición en Acolman, en el siglo XVI, como producto de las multitudinarias representaciones del teatro de evangelización y del cuadro plástico de la Navidad que realizaban los misioneros españoles para llevar el mensaje cristiano a las comunidades indígenas.
En 1528, fray Pedro de Gante organizó la celebración de la primera Navidad en México y la primera representación teatral de la Navidad. Paulatinamente, la Navidad mexicana integró la flor cuetlaxóchiltl (Nochebuena) y otras muchas costumbres que aún perduran en nuestro país en la temporada navideña.
Para mostrar el primer Nacimiento en Greccio, San Francisco de Asís tuvo que pedir permiso al Papa Honorio III, ya que 16 años antes el Papa Inocencio III había prohibido toda la manifestación teatral en las iglesias. Aquel primer Nacimiento que incluía un pesebre, una mula y un buey, simulaba el sagrado misterio de Belén.
Más tarde, el gran impulsor de los Nacimientos fue el rey Carlos III de Nápoles y después de España…Hasta aquí el relato.

Que esa estampa del primer Nacimiento, a la que se ha añadido la tradición de arrullar al Niño Jesús, sea la que prevalezca en nuestros hogares en esta celebración.
¡Feliz Navidad!

*El autor es LAE, diplomado en Filosofía y periodista de vasta experiencia. Es académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.