upc4

Pbro. Lic. Miguel Arturo Mendoza López – Arq. de Guadalajara

El pasado 29 de junio, solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, el Papa Francisco publicó una Carta Apostólica titulada «Desiderio desideravi». Se trata del más reciente documento oficial de la Iglesia acerca de la cuestión litúrgica y, en el cual, el Santo Padre aborda la urgente necesidad de formación litúrgica que hay en el pueblo de Dios.

Pope Francis speaks as he holds the weekly general audience at the Paul VI Hall at the Vatican, March 16, 2022. Vatican Media/­Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS – THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY.

Antecedente histórico

Como sabemos, de 1962 a 1965 se celebró el Concilio Vaticano II, con la participación de unos dos mil obispos procedentes de todo el mundo, para abordar la cuestión de la Iglesia y el mundo moderno. Iniciado por el Papa Juan XXIII, continuado y concluido por el Papa Pablo VI, este Concilio legó a la posteridad un total de dieciséis documentos que han ido iluminando el caminar de la Iglesia en los últimos años. El primero de estos documentos conciliares en ser promulgado fue la Constitución sobre la Sagrada Liturgia «Sacrosanctum Concilium», y que está a la base de la Carta Apostólica del Papa Francisco que ahora nos interesa.

Muchos son los puntos que pudiéramos abordar acerca de la Constitución «Sacrosanctum Concilium», sin embargo, lo que en este momento destacamos es que, junto a una comprensión más teológica y mistérica de la Liturgia (cf. núms. 2 y 5-10), promovió una participación plena, consciente y activa de los fieles en las acciones litúrgicas (cf. núms. 11, 14, 48 y 79) a fin de que logren beneficiarse con su eficacia salvadora.

Para facilitar esto, mandó que, por una parte, se hiciera una revisión profunda de los textos litúrgicos y del modo en que se celebraban los sacramentos y sacramentales (cf. núms. 21-40); y, por otra parte, que se trabajara por la adecuada formación litúrgica del clero y de todos los fieles (cf. núms. 14-20).

Aquella revisión de textos y celebraciones litúrgicas derivó en una verdadera reforma mediante la renovación del Misal Romano (texto que regula la celebración de la Eucaristía), del Ritual y del Pontifical Romanos (que regulan la celebración de los demás sacramentos y sacramentales), del Oficio Divino (que regula el rezo de la Liturgia de las Horas), entre otros. Aquí fue donde se dio cabida al uso de la lengua vernácula (el idioma que se habla en cada lugar), se posibilitó la celebración de cara al pueblo, se promovió los ministerios laicales (lectores, acólitos, coro, monitor, etc.), se simplificaron las celebraciones, se permitió enriquecerlas con elementos propios de cada cultura o hacerles las adaptaciones que convinieran a cada región.

La necesidad actual

Sin embargo, en lo que a la formación o educación litúrgica se refiere todavía queda un verdadero desafío. En su momento, Cipriano Vagaggini, uno de los peritos que trabajaron en la revisión y reforma litúrgica, advertía que de nada serviría cambiar unos ritos y textos litúrgicos sin promover una educación litúrgica de los fieles. La realidad nos dice cuánta razón tenía. La falta de formación litúrgica ha hecho que algunos dejen de participar en las acciones litúrgicas pues no les hayan sentido; otros asisten, pero sin comprender, sin asimilar y sin sacar provecho alguno; otros participan, pero a veces una formación insuficiente o inadecuada los lleva a caer en errores como el tradicionalismo o el progresismo innovador –fieles y pastores, por igual–.

Pues bien, el Papa Francisco ha querido retomar el asunto invitándonos a trabajar por esa necesaria y urgente formación litúrgica que posibilite a todo el pueblo de Dios el comprender y vivir adecuadamente las distintas celebraciones litúrgicas. En la próxima ocasión profundizaremos más directamente sobre su propuesta.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.