upc4

Esta primera semana de septiembre iniciamos de manera formal el proceso electoral que concluirá en el mes de junio de 2024. En este proceso hemos de elegir a quienes guiarán nuestros destinos en los próximos 6 años, diputados locales y federales, senadores, presidentes municipales, gobernador y el próximo presidente de la República.
Quienes resulten electos tendrán la responsabilidad de guiar un país que está sumido en la polarización, en la inseguridad y la violencia; tendrán que liderar un país cuyas instituciones de seguridad viven un profundo descrédito ante la ciudadanía, donde las desapariciones suman más de 110 mil personas; donde el crimen organizado ha crecido, y se extiende a lo largo y ancho del territorio nacional, que ha creado “bases sociales” de apoyo en algunos Estados.
Frente a este proceso electoral es necesario que todos los católicos que peregrinamos en esta Iglesia de Guadalajara, nos involucremos de manera consciente, responsable y activa. Se ha acentuado la descomposición del tejido social que nos reclama como sociedad una participación activa y decidida en la construcción de paz.
Debemos participar en todo el proceso superando la tentación de ver la realidad desde fuera, de ver los sucesos sociales y políticos como ajenos al compromiso cristiano.
El Papa Francisco señala que es esencial para un mejor tipo de política la capacidad de fomentar el amor social entre las personas a través del diálogo y dar “perspectivas nuevas para afrontar los problemas del mundo de hoy y para renovar profundamente desde su interior las estructuras, organizaciones sociales y ordenamientos jurídicos”.

La participación es uno de los principios fundamentales en la Doctrina Social de la Iglesia, y afirma que toda democracia que se precie de ser tal debe ser participativa. (CDSI 190).
Dos características fundamentales deben tener en cuenta en la participación. La primera de ellas es que nuestra participación ha de ser informada.
Necesitamos conocer las plataformas de los partidos políticos, los candidatos, sus propuestas, la integridad de sus vidas, sus relaciones. Nadie debe decidir por la sola apariencia, por lo que los otros dicen de uno y otro candidato u otras consideraciones mediáticas.
La segunda: se debe tener particular atención a los contextos históricos y sociales que estamos viviendo. Los gobernantes que reciban del pueblo su confianza han de tener el perfil idóneo para afrontar los desafíos que nos presenta la realidad mexicana actual.
Los católicos debemos participar en el proceso electoral de manera responsable, sabiendo que en estas elecciones se juega mucho del futuro inmediato de nuestro País. Y después del proceso electoral, necesitamos redoblar nuestra participación, atentos a las autoridades, sus decisiones, la política que quieran implementar para que hagamos realidad una democracia participativa en nuestro Estado de Jalisco.
No podemos olvidar que el Señor de la historia es quien conduce los destinos de los pueblos. La participación de los católicos tiene una característica más: es orante. De rodillas ante el Santísimo, implorando la luz del Espíritu Santo, y a la Virgen María habremos de encomendarnos también; Ella sabrá guiarnos por caminos de justicia y de paz.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.