upc4

Pbro. José Sánchez Montes

Estimados lectores, todas las cosas e instituciones necesitan renovarse o estarían condenadas a perecer. Estos últimos años, no sólo a nivel global sino también en nuestra nación, hemos experimentado abundantes cambios.

La urgencia de promover las vocaciones

Las vocaciones sacerdotales tienen su origen en el seno de las familias; pero si la familia va modificando su esencia y su concepción acerca de la vocación esto tiene consecuencias en el seminario. Por ejemplo, anteriormente, los papás deseaban y le pedía a Dios que les concediera tener un hijo sacerdote; ahora son los mismos papás los que, en algunas ocasiones, persuaden a sus hijos para que desistan de ingresar al Seminario.

Por otra parte, como muchas de las familias ya están formadas por pocos miembros, tan solo uno o dos hijos, es más difícil para los papás permitirle alguno de ellos optar por el sacerdocio. Todo esto ha ido ocasionando una disminución considerable de las vocaciones al sacerdocio.

Esta situación, que ya se estaba poniendo difícil en los últimos años, se acrecentó de manera significativa con la catástrofe de la pandemia de COVID-19, que no sólo modificó la manera de vivir, sino que perjudicó todos los procesos de promoción vocacional que ya se llevaban a cabo en la Arquidiócesis: disminuyó la participación de los fieles en las comunidades parroquiales, se suspendieron las reuniones de grupos de adolescentes y jóvenes, los acólitos abandonaron por un buen tiempo su servicio en las parroquias, el seminario suspendió los preseminarios de selección para quienes tenían alguna inquietud vocacional.

Quisiera presentarles algunos datos para que se den una idea de la urgencia de oración y promoción de las vocaciones en nuestra Arquidiócesis de Guadalajara. Presento a continuación una gráfica de la matrícula del Seminario de Guadalajara de los últimos 11 años: 

CursoTeologíaFilosofíaPreparatoriaAuxiliaresTotal
2011-20122733244043691370
2012-20132853044233311343
2013-20142643064063311307
2014-20152583283893761351
2015-20162453273333521257
2016-20173282233821481081
2017-20183521863142671119
2018-20193091793092931090
2019-20203021682532931016
2020-2021256211254230951
2021-2022245224210268947
Descenso preocupante en el número de aspirantes al sacerdocio

Conforme a estos datos, del año 2011 a la fecha tenemos 423 seminaristas menos en todas las modalidades de internado del Seminario.

Todas estas realidades, en lugar de desanimarnos deberían ser un motivo más para que los sacerdotes vivan con más alegría su ministerio sacerdotal y compartan ese gozo con los adolescentes y jóvenes que entran en contacto con ellos. Es algo constatable, que muchos de nuestros seminaristas han ingresado al seminario porque Dios les ha llamado a través del contacto con los sacerdotes de sus parroquias. Han visto en ellos su entrega, su alegría, su caridad y un sinfín de cualidades.

La promoción vocacional

La promoción vocacional no les compete sólo a los sacerdotes, también las familias y, de manera particular, los seminaristas, ellos tienen el compromiso de colaborar con el Señor en esa tarea tan sublime.

Yo me he encontrado con muchos adolescentes y jóvenes que están pensando ingresar al Seminario, por la simple y sencilla razón de que les motivó el ejemplo de algunos seminaristas, durante las misiones de Semana Santa o de verano en las diferentes comunidades parroquiales.

Mons. Ramón Salazar, Obispo Auxiliar de Guadalajara y el Pbro. Juan Carlos Lupercio, Vicerector del Seminario
Esos adolescentes y jóvenes veían a los seminaristas caminando con su sotana con el sol abrazador del día, visitando a las personas en sus casas, orando en el templo, consolando a los enfermos. No era extraño que algunos jovencitos los acompañaran en sus correrías apostólicas. Cuantas veces los vieron alegres jugando con los niños, compitiendo en algún rally con los adolescentes y jóvenes. En otras ocasiones gozaron y se alegraron con ellos cuando los oían cantar, los veían actuar en las obras de teatro o se morían de risa en los sketches.   

Cambio de generación

Otro fenómeno que quisiera comentar es el cambio de generaciones. En nuestro seminario tenemos adolescentes y jóvenes procedentes de la así llamada generación de los millennials, de la generación z y de la generación alfa. A esta complejidad se añade el cambio constante de la sociedad y la transitoriedad; la inconsistencia de las relaciones humanas propiciadas por lo que se ha llamado la modernidad líquida. Todo este conjunto de cosas combinadas con una cultura relativista y hedonista no ha hecho otra cosa que hacer una sociedad sumamente complicada.

Ustedes dirán: ¿qué tiene que ver todo esto con el Seminario? Tiene mucho que ver, porque con tanta diversidad de personalidades y con una sociedad tan cambiante el seminario o se renueva o fracasa.

El Seminario no lo constituyen los edificios sino las personas y si las generaciones van cambiando de manera acelerada, es necesario que el Seminario se transforme en las personas y en las estructuras.

La Virgen de Zapopan en un altar del jardín de la facultad e Filosofía

El equipo formador

El reto que tienen los sacerdotes y docentes, que colaboran en la formación integral de los seminaristas es ingente, porque ante una sociedad tan complicada y cambiante se requiere que los sacerdotes sepan entender y dialogar con las nuevas generaciones de alumnos que forman parte de nuestra gran familia del Seminario. 

Cada equipo de sacerdotes, que ha tenido el Seminario a lo largo de los 325 años, ha puesto todo su esfuerzo y ha entregado su vida a favor del Seminario. Por esa razón, estamos sumamente agradecidos con ellos. Sólo quienes están en el Seminario saben la enorme responsabilidad que se tiene al frente de esta amada institución y sólo ellos saben que la formación de los futuros sacerdotes no es tarea fácil.

Somos conscientes de que, hacia cualquier equipo de sacerdotes que colaboren en la formación de los futuros sacerdotes, siempre se escucharán dos tipos de voces: algunas de agradecimiento y apoyo incondicional y algunas de reproche y de descalificación, de parte de sectores oscuros que desconocen la verdad de las cosas y que se creen sabios y santos con el derecho de juzgar y destruir personas e instituciones; sólo son ellos los perfectos, de quienes habla san Pablo.

No es de extrañarnos, porque a Jesús lo calumniaron y lo persiguieron. Creo, también, que el Señor dijo: «No juzguen, y no serán juzgados; no condenen, y no serán condenados; perdonen, y serán perdonados» (Lc 6,37). Por esta razón, a nombre de todos los que han desgastado su vida en el Seminario y han sufrido algún tipo de ataque antievangélico, les extendemos nuestro perdón y comprensión en el nombre del Señor.

El Seminario de Guadalajara se actualiza y ser renueva

Cambios institucionales  

Desde que se rompieron las relaciones Iglesia-Estado en el país, todos los jóvenes que ingresaban al Seminario tenían el conocimiento de que los estudios de filosofía y teología no tenían ninguna validez oficial en México.  

Si alguno se retiraba del Seminario tenía que cursar, incluso, la preparatoria para poder continuar con sus estudios. Viendo esta necesidad, el equipo formador se dio a la tarea de hacer todos los trámites para que se solucionara esta laguna legal. Se hicieron diálogos con el exgobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz (+) y el secretario general de Gobierno, Roberto López Lara.

Se encomendó esta tarea a un servidor y al padre Carlos Alberto Gómez Rodríguez, de parte del seminario, y al entonces Secretario de Educación Pública Francisco de Jesús Ayón López, para la revalidación de los estudios de preparatoria y a Jaime Reyes Robles, titular de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (SICYT), para la revalidación de la filosofía y teología. Felipe de Jesús Oceguera Barragán, director de Profesiones, estuvo acompañando y alentando este proceso.

Fue así que, a través de un acuerdo publicado el jueves 9 de noviembre de 2017 en el periódico oficial El Estado de Jalisco, el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, ordenó a la Dirección General de Educación Superior, Investigación y Posgrado de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, la expedición de títulos profesionales de filosofía y teología a cualquier egresado del seminario de la Arquidiócesis de Guadalajara, que hubiese cursado los estudios en el período comprendido entre 1968 a la fecha de publicación del Acuerdo. De esta manera, se expidieron 886 títulos para sacerdotes y exseminaristas exalumnos del Seminario. Este evento histórico ayudó a cientos de egresados para mejorar su situación laboral en el Estado de Jalisco.   

Nuevo Vicerrector y proceso formativo

El Cardenal José Francisco Robles Ortega, durante la Solemnidad de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, del año pasado, después de agradecer al P. J. Guadalupe Miranda los nueve años de dedicación al Seminario, anunció el nombramiento de un nuevo Vicerrector para el Seminario Diocesano, el padre Juan Carlos Lupercio Gómez. Lo primero que hizo, el nuevo vicerrector, fue anunciar que continuaría el camino formativo, ya asumido por el equipo formador anterior, que tenía como alma el documento: El don de la vocación presbiteral, documento que impulsa la renovación integral de la formación de los futuros sacerdotes.

Con todos los cambios en nuestra sociedad el Papa Francisco quiso impulsar una nueva manera de formar a los futuros sacerdotes. Somos conscientes de que la formación de los sacerdotes no se realiza sólo en el Seminario, puesto que es la continuación de un único «camino discipular», que comienza con el bautismo, se acompaña en la familia cristiana, se perfecciona con los otros sacramentos de la iniciación cristiana, se perfecciona en la etapa del Seminario y continúa durante toda la vida.

En sí la finalidad del seminario es la de continuar con la formación de discípulos y apóstoles misioneros «enamorados» del Maestro, es decir, pastores «con olor a oveja», como menciona en repetidas ocasiones el Papa Francisco, para que en el futuro estos discípulos de Jesús vivan en medio del rebaño de Dios para servirlo y mostrarle el rostro misericordioso de Dios.

Para lograr esto, a la luz de la Ratio fundamentalis, la formación inicial se articuló en cuatro etapas: propedéutica (secundaria y preparatoria), de los estudios filosóficos o discipular, de los estudios teológicos o configuradora, pastoral o de síntesis vocacional. Esta tarea no es fácil porque se trata de jóvenes que no han optado por una profesión que se ejerce en algunas horas del día sino de una vocación que implica la donación total de la vida. Esto implica en los jóvenes seminaristas un cambio de mentalidad y un cambio radical de actitudes, para que su mente, su corazón y sus actitudes vayan manifestando el rostro misericordioso y compasivo de Dios.

Ocupados en atraer más vocaciones y formarlos en todos los aspectos

Formación integral

Los seminaristas discípulos se van configurando progresivamente con Cristo Buen Pastor para ser pastores de su pueblo a través del fortalecimiento de las virtudes humanas y la consolidación de una personalidad madura física y mentalmente, porque la gracia presupone la naturaleza.

Es por esta razón, que vemos a seminaristas alegres, entusiastas, que juegan todo tipo de deportes, que saben cantar o tocar algún instrumento, que se relacionan con alegría con todo tipo de personas, que ríen y que lloran porque son adolescentes y jóvenes normales que quieren vivir plenamente su vida ¿Qué otros elementos son importantes en la formación? El más importante de todos es la adquisición de una sana espiritualidad, que les haga ser dóciles al Espíritu Santo, creyentes, rebosantes de esperanza y caridad. Quién no quisiera encontrar un sacerdote alegre, caritativo, generoso, fiel, entregado, cordial, misericordioso, etc. etc., eso se logra con una espiritualidad cimentada en la humanidad transformada por la gracia.

 No menos importante es la formación intelectual, por esta razón, además de las materias institucionales de la filosofía o teología se han potenciado una gama abundante de talleres pastorales: pastoral de adolescentes, pastoral juvenil, locución, audio, lenguaje de señas, didáctica, catequesis, etc. Todos estos cursos los van capacitando para que en el futuro puedan dar una mejor atención a los fieles que se les confiarán.

Un año jubilar

Con motivo del 325 aniversario de la fundación del Seminario, el Emmo. Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega concedió la celebración de un Año Jubilar Vocacional del 1 de octubre de 2021 al 9 de septiembre de 2022 y la gracia de la Indulgencia Plenaria a quienes participen con fe y devoción en las celebraciones que se organicen en las casas del Seminario los días 1 y 19 de cada mes en este Año Jubilar. Dios quiera que este año nuestro Seminario se renueve espiritualmente y se acreciente el número de adolescentes y jóvenes que deseen consagrarle a Dios su vida.

Agradecimientos

Agradecemos a todas las personas que nos apoyan con su oración y promueven las vocaciones. Agradecemos a miles de personas que mes con mes aportan económicamente algo para la solvencia económica de los seminaristas y su formación. El seminario no vive sólo de la colecta anual, que, dicho de paso, sólo alcanza para tres meses, vive gracias a Ustedes. Agradecemos a los adolescentes y jóvenes que le han dicho sí al Señor. Agradecemos a los sacerdotes que apoyan incondicionalmente, dan su ejemplo y entregan  su vida.

¡Joven, escucha el latido de tu corazón, deja tu corazón arder, ven y sigue al Señor.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

1 comment

Avatar
Marco marzo 14, 2022 - 8:47 am

No tendrían necesidad de un departamento de promoción vocacional, si los sacerdotes en verdad dieran testimonio de vida y santidad. Eso haría que el sacerdote siguiera siendo una figura o modelo a seguir. Ahí tienen un área de oportunidad muy grande que pueden aprovechar en vez de vivir de glorias pasadas de la cristera.

Comments are closed.

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.