upc4

PBRO. JOSÉ MARCOS CASTELLÓN PÉREZ

La encuesta es una herramienta que sirve a la sociología para recabar información por medio de preguntas relacionadas al tema que se pretende investigar. El objetivo de la encuesta va más allá de la mera recopilación de datos, pues también pretende ofrecer algunos criterios de interpretación de estos, basados en los perfiles estadísticos de la población investigada.
De este modo se aplica a un segmento de la sociedad que representa, de forma proporcional, a la población en general.
Esta herramienta de investigación se utiliza para la academia, para el mercado, para las campañas electorales, etc. La validez de la encuesta está en su objetividad, es decir, en la capacidad para recabar datos aleatorios que verdaderamente sean representativos del universo que se pretende investigar y que no sea segmentada, que se dirija intencionalmente a personas con características similares que responderían a la investigación de la misma forma.

Las preguntas de la encuesta están formuladas previamente sea para tener un muestreo cuantitativo, generalmente con preguntas cerradas que no tienen más que las opciones apuntadas, o cualitativo, con preguntas abiertas, que permiten conocer, tanto cuanto, las percepciones de las personas sobre los datos a investigar.
El análisis de los datos obtenidos de la encuesta es fundamental para poder aprovechar este recurso. Por eso, el encuestador debe aclarar la metodología que se utilizó para conocer el alcance del universo a investigar y tener una mayor comprensión, así como las distintas variables que pueden marcar diferencias sustanciales.

Desde hace algunos años, las encuestas han sido utilizadas no sólo para las campañas electorales que pueden servir para medir los alcances y la influencia de cada partido o candidato, así como las estrategias a cambiar o a reforzar en la campaña, sino incluso para la elección de candidatos, políticas y hasta decisiones de Estado. Pensemos, por ejemplo, en cómo se utilizó este recurso mañosamente para cancelar el aeropuerto de Texcoco, el juicio a los expresidentes, etc. Esta práctica de absolutizar las encuestas puede tener riesgos altísimos para la vida política y democrática de una nación, más cuando su democracia es incipiente, como es el caso de México.

La encuesta considerada como herramienta depende de la mano de quien la realice y de sus intereses; por eso las empresas encuestadoras pueden manipular la metodología o los datos para que sea del agrado de su cliente. Cuando son realizadas por los mismos partidos políticos, en tiempos de campaña electoral, las preguntas pueden estar sesgadas o manipuladas para que el resultado sea el esperado.
Vivimos un periodo electoral en el cual las encuestas juegan un papel preponderante con el riesgo de que sirvan para influir en los ánimos de los electores y no en las razones, además de generar un cierto desinterés por los datos y sus interpretaciones tan disímiles entre las distintas casas encuestadoras, generando escepticismo y desinterés por la vida pública, pues la pregunta de un ciudadano de a pie sería: ¿A cuál encuesta creerle? Es ya más una campaña de encuestas y no de propuestas.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.