upc4

Lupita Venegas, Psicóloga

Querida Lupita:
Mi esposo me dejó por otra persona, luego me pidió perdón y
regresó al hogar, pero he notado que sigue hablando con ella. Cuando
lo confronto, él lo niega. No sé qué hacer.
Verónica J
.

HERMANA MÍA, VERO:
Nos cuesta trabajo tomar decisiones siempre, especialmente cuando no tenemos un proyecto de vida claro.
¿Cuál es tu sueño respecto a tu familia?, ¿cómo quieres vivir?, ¿consideras que hay un destino eterno?, ¿crees en Dios y en su deseo para las familias?
La infidelidad en el matrimonio es una ofensa a la castidad, es gravemente
contraria a la dignidad de las personas, constituye un escándalo que debemos evitar y erradicar. Puede comprenderse, pero no justificarse.
Sin embargo, no vale la pena romper un hogar cuando el que ha traicionado pide perdón. Sabemos lo que dice el Señor: perdona, perdona siempre.

El perdón cristiano implica arrepentimiento y crecimiento. Esto significa
que quien ha fallado ha de reconocer su falta y reparar los daños causados.
El infiel debe reconstruir su relación, poniendo medios para vivir en el plan
de Dios y comenzar como hombre nuevo.
Y el que ha sido la víctima, también ha de renovarse en Cristo.

Ante la acusación de infidelidad, quien ha sido señalado puede aceptar
o negar la falta:

1-. Si la acepta y pide perdón, la parte afectada puede pedir ayuda para perdonar y perseverar en el amor, confiando en Dios y en su cónyuge.

2-.Si la niega, en cierto modo está afirmando que no quiere perder a su familia. Conviene creerle, al mismo tiempo que se emprende un camino de superación personal y matrimonial. Seguir con dudas y desconfianza es desgastante y predice que la relación no será restaurada.

3-.En lugar de usar nuestro tiempo, energía e inteligencia para tratar de
“atrapar al otro”, re-dirige tus esfuerzos para alcanzar tu sueño. Trabaja en tu propio crecimiento personal y hazle propuestas para alimentar el amor conyugal de la mano de Dios.
Los retiros matrimoniales han probado una extraordinaria eficacia en la
reconstrucción de matrimonios y hogares.

El enemigo de las almas desea destruir a la familia, no le permitas que
gane en tu contienda, ofrécele a Dios poner todo de tu parte y consagra a
tu esposo e hijos a su inmaculado corazón. Sé fiel al plan de Dios sobre tu
vida y Él restaurará el amor verdadero que hay entre los dos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.