upc4

La Iglesia no es ajena al sufrimiento generado por el COVID-19 que en estos momentos golpea no solo en el ámbito de la salud sino también en el económico y social. Se busca atender las necesidades básicas promoviendo la solidaridad entre los miembros de la comunidad.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Cáritas Diocesana de Guadalajara apoyará al programa Jalisco Sin Hambre mediante la captación y canalización de fondos en efectivo para la compra y preparación de comida preparada. Así lo explicó su asistente eclesiástico, el padre Francisco de Asís de la Rosa Patrón.

Detalló que los donativos entrarán a las cuentas de Cáritas Diocesana y de ahí se irán comprando los insumos para los alimentos preparados.

Aprovechar la estructura de las parroquias

Además, Cáritas apoyará el proyecto distribuyendo despensas por medio de las parroquias: “vamos a colaborar identificando mediante la estructura de Cáritas parroquiales, a quienes están solicitando ayuda en nuestros territorios. Esa lista será enviada al DIF Jalisco, que es quien va a controlar la cuestión de las despensas. El DIF va a contactar al párroco o al sacerdote responsable de la comunidad para ponerse de acuerdo y hacerle llegar las despensas que se han solicitado tanto a través de Cáritas, como directamente al DIF, para que mediante la estructura de la parroquia, se pueda hacer llegar la ayuda por zonas.

Indicó que aún con limitaciones, Cáritas de Guadalajara sigue trabajando: “Hemos destinado parte de nuestros colaboradores para atender esta situación pero seguimos prestando el servicio de apoyo a casos emergentes, la farmacia y servicios médicos. Estamos siguiendo todos los protocolos de seguridad sanitaria que se nos han indicado para atender a las personas que acuden”, informó.

Propuestas de atención a nivel diocesano

Señaló que la Arquidiócesis de Guadalajara trabaja en una propuesta para que las parroquias lleven a cabo algunas estrategias para apoyar a quienes lo necesitan durante esta contingencia sanitaria.

“Aprovechando la grande riqueza que tiene la Iglesia, no a nivel económico, sino en su gente y la organización territorial de las parroquias, estamos sugiriendo que desde éstas promovamos el apoyo entre vecinos, porque es muy difícil que un solo sector, llámese empresarial o de las organizaciones de la sociedad civil puedan dar respuesta a esto.

“La cuestión que se está viviendo es de una crisis humanitaria, porque la gente está empezando a dejar de tener para comer, es por eso que todos debemos colaborar”, afirma el Pbro. Francisco de Asís de la Rosa Patrón.

“La primera estrategia que hemos llamado REVESS (Redes Vecinales de Solidaridad Samaritana), es proponer que entre los agentes de pastoral se formen grupos con un responsable por manzana, para proponer el apoyo entre vecinos pues entre ellos se conocen, saben quién tiene más necesidad, se alientan y saben quién puede apoyar. Lo que buscamos es promover la solidaridad entre vecinos.

“Otra estrategia es Solidaridad en la Parroquia. Cuando ya no pueden los vecinos dar respuesta, la parroquia puede apoyar buscando ayuda en el decanato o solicitando despensas del programa Jalisco sin Hambre o los alimentos preparados”.

El padre Francisco explicó que otra situación latente son las crisis emocionales en las que las parroquias también podrían apoyar a través de sus agentes.

“También es entre vecinos: Mantener el contacto telefónico, que les llamen a las personas todos los días a la misma hora para darles seguridad, sobre todo pensando en las personas de la tercera edad o enfermos que están solos, que estén atentos sus vecinos vía telefónica para poderles acompañar.

“Si alguien necesita una atención más especializada, estarán los Hermanos Camilos que tienen un centro de escucha con gente más profesionalizada”.

Esta propuesta se haría llegar a la estructura de la Arquidiócesis mediante los vicarios episcopales, decanos y sacerdotes para que entren en contacto. En esta iniciativa participaron las pastorales juvenil y de adolescentes, pues se busca que este sector de la población colabore como voluntarios. También participan la pastoral de la salud, pastoral social territorial y Cáritas.

México unido en las crisis

Añadió que a nivel nacional Cáritas Mexicana promueve la donación de despensas. Indicó que la campaña titulada Dona Despensas tiene un número 01 800 CARITAS (2274827) o la página: donadespensas.mx mediante los cuales, con un donativo de 200 pesos se podrá apoyar a las familias necesitadas. “Se puede llamar para donar o bien, para solicitar una despensa”. Estas despensas también serán canalizadas mediante las parroquias en cada diócesis.

Por cuestiones de logística, en este momento es complicado recibir y canalizar ayuda en especie a través de Cáritas, pero la gente que desee hacerlo, podría ponerse de acuerdo con su párroco para hacer llegar esa ayuda.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.