upc4

Tocamos la flauta y ustedes no bailaron, cantamos canciones tristes
y no lloraron.

Los

judíos de su tiempo –especialmente los que, sintiéndose

más preparados, «frustraron el designio de Dios sobre

ellos» – demostraron no tener buena voluntad

ante la persona de Cristo. Con Juan el Bautista estos

escribas y fariseos se comportaron, por lo demás, de

la misma forma. Esto es lo que les recuerda el Señor

con una viva y original parábola. Es ésta la de los niños

que juegan en la plaza, simulando mediante el canto

y el baile situaciones tan diversas como un entierro y

una boda. Esta generación de “chiquillos caprichosos”

rechaza, bajo múltiples pretextos, el gozo de la auténtica

conversión.

Lc 7, 29

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.