upc4

Concebirás y darás a luz un hijo.
Del santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38

En el misterio de la Anunciación –algo
absolutamente imprevisible para la mente humana– se
hace patente el fiel cumplimiento de las promesas hechas
por Dios a David. Al anticiparle el Ángel a María que este
su Hijo «reinará sobre la casa de Jacob», se pone en claro,
además, que Jesús queda perfectamente ubicado en
esta línea de sucesión a través de José, su padre. María,
confiando en la palabra de Dios, creyó en un prodigio
que ningún mortal hubiera podido jamás imaginar. Esto
es: que ella, simple creatura, sería la Madre del «Hijo del
Altísimo», por lo cual habría de llegar a ser, a su tiempo,
insuperable modelo de “creyente”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.