upc4

Llega a 4 millones de toneladas al año

MICHELLE FLETES

La pérdida y desperdicio de alimento (PDA), representa un problema social, económico y ambiental. Los impactos ambientales relacionados con la producción, transformación, comercialización, transporte y consumo de los alimentos se traducen, en pérdida de biodiversidad, contaminación del agua, suelo y aire por la aplicación de substancias químicas como plaguicidas, así como emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La PDA global representa un costo de billones de dólares anuales, cifra que podría ser utilizada en solventar problemas de interés común para hacer frente a los retos globales, de acuerdo a un estudio elaborado por Soluciones Integrales para la Problemática Ambiental (SIPRA), del Gobierno de Jalisco, en 2019.
El Dr. Salvador Hernández Macías, coordinador de la carrera de Ciencias de los Alimentos en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, CUCBA-UDG, comentó que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO estima que se desperdician, anualmente a nivel mundial, mil 300 millones de toneladas de alimentos, que serían suficientes para alimentar a 2 mil millones de personas al año.
“Se estima que el 6% de las pérdidas mundiales provienen de Latinoamérica y cada año se desperdician alrededor de 15% de los alimentos disponibles; a pesar de que 400 millones de los habitantes de América Latina están en una situación de inseguridad alimentaria; y particularmente en México, de acuerdo a cifras del Banco de Alimentos de México, un tercio del alimento producido se desperdicia, esto equivale a 38 toneladas por minuto que bien podrían alimentar a más de 25 millones de personas con carencia alimentaria”, mencionó el Dr. Salvador Hernández.
POBREZA EXTREMA
En México se estima que 53 millones de personas viven en pobreza, y de éstas 24 millones se encuentran con carencia alimentaria y 9 millones viven en pobreza extrema. Sin embargo, a nivel nacional, según cifras del Banco Mundial, se desperdician más de 25 millones de toneladas de alimentos por año; es decir, el 35% de la producción total de estos, más la fracción perdida o desperdiciada en los hogares mexicanos, que llega a sumar 28 millones de toneladas anuales, equivalente a:

  • 49 millones de toneladas de CO2e al año.
  • 2.7 miles de millones de m3 al año de consumo de agua.
  • 4.4 millones de hectáreas de tierras de cultivo desperdiciadas.
  • 8.6 millones de metros cúbicos de espacio desperdiciado en rellenos sanitarios.
  • 36 mil millones de dólares al año en valor de mercado de los productos que se desperdician.
  • 177 billones de kcal desperdiciadas.

El agua utilizada en estos alimentos desperdiciados es equivalente al agua que necesita toda la población mexicana por más de 2 años. Estos alimentos podrían alimentar a una población de 7.5 millones de personas (es decir, casi al total de personas que viven en pobreza extrema).
JALISCO IMPORTANTE GENERADOR DE DESPERDICIOS
Por su parte, el coordinador Hernández Macías explicó que, particularmente en Jalisco, se estima que son más de cuatro millones de toneladas de alimentos los que se desperdician al año, principalmente en los servicios alimentarios que significan 347.6 millones de comidas anuales con costos que llegan a los 4 mil millones de pesos al año.
“Una cifra alarmante es que cada jalisciense genera 200 gramos de PDA al día; en los hogares de Jalisco se desperdician alrededor de 630 mil toneladas al año”, señala el Dr. Salvador Hernández, quien agregó que son datos recabados de un estudio elaborado por dos investigadores de la Universidad de Guadalajara: Clemente Hernández y Francisco Javier Llamas.

Mencionó que, a través de un programa de cálculo de desperdicio alimentario de la FAO, se estimó que el 61% del desperdicio alimentario provenía de los hogares; el 26%, equivalente a 244 millones de toneladas, provenían del servicio de alimentación (lo que se refiere a restaurantes o industrias que se dedican al procesamiento y venta directa al consumidor de alimentos), y un total de 118 millones de toneladas de alimentos, que representan 13%, son las empresas, supermercados o las fruterías que venden productos perecederos y que también se desperdician.
“Un tercio de los alimentos que se producen anualmente, es decir, productos del campo y que se transforman en las industrias, se cocina en las casas, se venden los restaurantes; un tercio de todo el alimento que se produce en el mundo, se desperdicia, y alrededor del 60% de este desperdicio es en los hogares”, compartió el especialista.

Planear compras y preparación de alimentos

Existen tres factores principales para la PDA: la compra excesiva de comida, seguido por los alimentos mal seleccionados y por los errores en la preparación.
El Dr. Salvador Hernández Macías, coordinador de la Carrera de Ciencias de los Alimentos en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, CUCBA-UDG, explicó cómo se dan estos factores y cómo evitarlos.

El deterioro: esto ocurre debido a un almacenamiento inadecuado y a la falta de visibilidad en los refrigeradores, o también los ingredientes con los que se preparan.
Necesidades mal calculadas: los alimentos, por su composición, son ricos en nutrientes y podría haber bacterias alterantes en los alimentos que aceleran el deterioro de los alimentos.
Preparación excesiva: Habitualmente se elaboran en exceso los alimentos, y si no se dispone de equipos y utensilios para almacenarlos correctamente, son proclives a descomponerse.

“Es muy importante que los refrigeradores tengan circulación de aire, es muy común cuando se almacena el alimento que el refri parece que está a punto de desbordar, y como no hay buena circulación del aire realmente no hay una buena refrigeración, la temperatura es más alta de la que debería ser para la conservación de alimentos; una temperatura ideal de conservación de alimentos en refrigeración es a 4°, y si están en el congelador deberían estar a -18°”, comentó el Dr. Salvador.
ALIMENTOS QUE SE DESCOMPONEN
El académico explicó que para que se desarrollen microorganismos en los alimentos debe haber algunas condiciones ideales, por ejemplo, tener disponibilidad de oxígeno, humedad necesaria para desarrollarse y tener una temperatura inadecuada, por lo que se recomienda que se utilicen recipientes de un tamaño que permita que haya la menor cantidad de oxígeno y con esta barrera impedir el desarrollo de microorganismos, además de rotularlos para saber en qué fecha fueron guardados y tener un mayor control.
“Hay un principio que se llama principio de primeras entradas y primeras salidas, cuando tú elaboras alimentos o consumes alimentos, los primeros que tendrías que consumir son los que tienen una fecha próxima para su caducidad o fecha de consumo preferente”.
Agregó que la fecha de consumo preferente, es indicada por el operador alimentario, donde garantiza que la calidad de los alimentos, es decir, la percepción que se tiene del mismo, como el sabor, color y aroma aún van a estar intactas; pero si pasan de esta fecha puede que alguna de estas características no sea la adecuada, aunque no representa un riesgo para la salud de los consumidores.
En cambio, la fecha de caducidad, es una fecha que establecen los operadores alimentarios, y cuando pasa esta fecha, consumir el alimento sí que supone un riesgo para la salud de los consumidores, ya que los alimentos son ricos en nutrientes y se pueden producir las condiciones de generar microorganismos patógenos.
ALIMENTOS MÁS DESPERDICIADOS EN JALISCO
El gobierno estatal compartió un informe, en 2019, donde muestra un listado de los alimentos que más se desperdician en Jalisco.

Por otra parte, el coordinador nacional del Banco de Alimentos en México, Luis Manuel García Mendoza, compartió que en 2022 rescataron 150 mil toneladas de comida que el sector agroindustrial catalogó como desperdicio, comida que se distribuyó a 1.7 millones de personas en el país. Destacando que en México existen 57 bancos, estos rescatan desperdicios de comida para llevarla a las personas que la necesitan.

BDM Y CÁRITAS DISTRIBUYEN ALIMENTO
Por su parte, el Banco Diocesano de México, en unión con Cáritas, recolectan el exceso de alimento y lo distribuyen entre las familias en situación vulnerable. Cada año rescatan alrededor de 17 mil toneladas de comida. Para que esto se logre, apoyan 555 patrocinadores que se dividen en 4 ejes: mercado de abastos, pymes, tiendas de autoservicio y campos agrícolas, de esta manera llegan a más de 135 mil personas en 345 comunidades de 81 municipios de Jalisco, movilizando más de 1 millón 700 mil kilogramos de alimentos mensuales.
Además, apoyan con alimento a 165 instituciones de asistencia social, que a su vez benefician a personas de la tercera edad, orfanatos, personas en proceso de rehabilitación por adicciones, así como otras causas sociales.
Finalmente, el Dr. Salvador Hernández compartió que la Universidad de Guadalajara ofrece la Licenciatura en Ciencia de los Alimentos y que actualmente se encuentra en periodo de inscripciones.
Para más información consultar el enlace: https://www.facebook.com/photo?fbid=122172113030006238&set=pcb.122172114410006238 y http://www.cucba.udg.mx/oferta-academica/licenciaturas/licenciatura-en-ciencias-de-los-alimentos

También puede escanear los códigos QR.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.