upc4

LAURA CASTRO GOLARTE

El lunes 7 de agosto pasado se cumplieron 231 años del fallecimiento de fray Antonio Alcalde y Barriga. Murió a los 92 años después de una vida intensa, generosa, rica y enriquecedora para él y para quienes fueron los beneficiarios de su paso por este mundo en aquellos tiempos y en estos.
Dentro de todas las actividades que se organizaron para conmemorar el aniversario, se incluyó una mesa de discusión en la que tuve la oportunidad y el gusto de participar, sobre su fama de santidad en la perspectiva de la fecha, junto con el periodista cultural Juan José Doñán, el pintor Jorge Monroy y el padre Tomás de Híjar quien fungió como moderador.
El propósito del tema y de los participantes fue abordar y abonar en torno a la fama de santidad del fraile dominico que fue el vigésimo segundo obispo de Guadalajara, en el contexto del proceso de canonización que está vigente desde hace varios años pero que por razones, que personalmente me parecen inexplicables, no avanza.

Juan José Doñán destacó a fray Antonio Alcalde como una figura de consenso, más entre laicos que entre religiosos; y, dentro de los laicos, más entre las élites liberales de distintos gobiernos en nuestro país, pensando ya en el México independiente.

Ofreció un dato por demás interesante: cuando en la década de los ochenta en el siglo XIX se dedicaba el Paseo de la Reforma a la República, cada estado debía proponer dos personajes representativos para incluir sendos bustos en tal avenida. De Jalisco, el gobernador Ramón Corona propuso al benefactor fray Antonio Alcalde y al educador Manuel López Cotilla. La comisión encargada de la revisión de las propuestas dejó de lado a Alcalde y, en su lugar, quedó Donato Guerra. Y, como aclaró Doñán, no se trata de demeritar a Guerra de ninguna manera, pero la propuesta inicial se rechazó porque Alcalde era un clérigo, nada más por eso.

Con la intervención del padre Tomás de Híjar todos los presentes supimos que fue Doñán quien le llamó la atención sobre la descripción que hizo del fraile de la calavera Agustín Yáñez para que un pintor la realizara y ahí fue donde entró Jorge Monroy. Su intervención fue breve, relató cómo fue que empezó a dibujar y a pintar a fray Antonio Alcalde y enseguida compartió un video que documentó el proceso de elaboración de un mural y de la técnica del mosaico veneciano que se inauguró en la parte norte del Paseo Fray Antonio Alcalde en el centro de la ciudad.

En cuanto a la participación de quien esto escribe, me concentré sobre todo en que la fama de santidad del fraile dominico trascendió las fronteras de Guadalajara hacia la Ciudad de México y hacia Europa cuando Alcalde vivía y trabajaba, porque trabajaba, como obispo de la ya Intendencia aunque en la memoria colectiva seguía siendo la Nueva Galicia.

El reconocimiento a todas las obras y acciones que emprendió en 21 años fue en vida. Hay publicaciones en la Gazeta de México y referencias de que las noticias del benefactor se publicaron por lo menos en la Gazzetta de Florencia. La noticia de su fallecimiento se publicó en la Gazeta de Madrid en diciembre de 1792, una noticia que incluyó la relación de obras y dineros que repartió.

Y, en ese contexto, una vez más me referí a que no me queda claro por qué no se avanza más rápido en la causa de canonización. Están documentados milagros, la investigación histórica está completa y, personalmente, estoy convencida de que, aunque no sirva a la causa el testimonio, en el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, todos los días, todos los días, hay milagros

La fama de santidad que en vida del obispo trascendió fronteras y su permanencia hasta nuestros días con proyección de futuro, gracias al interés especialmente de laicos y civiles; más el trabajo de documentación impresionante que está completo y los agregados de la Arquidiócesis de Mérida que se sumó a los esfuerzos, creo que deberían ser ya el combustible para acelerar el proceso.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.