upc4

José de Jesús Parada Tovar

A ver si pega: vamos calándole; hay que intentarlo.

Quedarse corto: no dar el máximo esfuerzo; no decir todo lo que debía expresarse; ahorro de palabras o de acciones.

Tentalear: utilizar el tacto con las manos cuando es débil o nula la visión. También, probar, experimentar; buscar la salida o la entrada en lo oscuro.

Tantear: calcular; poner a prueba algo; semblantear a alguien; medir un riesgo.

Chirrín chin chin: cerrar la puerta con llave; dar por terminado un asunto o conversación.

Cabecear: dormitar; asestar con la testa un golpe al balón o pelota. En Periodismo, ponerle título a una Nota o Artículo.

Friega: golpiza a alguien; trabajo pesado; molestia continua; tallar para limpiar algo.

Chicoteado: el que emprende una carrera o huída veloz.

Desguansado: exhausto; debilitado o cansado por el esfuerzo o por enfermedad; desanimado.

Dedulce: dedo, falange.

Nagualona: mujer que viste falda muy amplia o larga.

Comadrona: mujer que efectúa partos a domicilio.

Pacota: bulto de mediano a gran tamaño; montón de billetes, generalmente atados.

Sacamuelas: dentista, odontólogo.

Como agua de calcetín: dícese del café ya servido, pero incoloro e insípido.

Como agua de mayo: Algo muy positivo o benéfico, ocurrido cuando menos se esperaba.

Como agua para chocolate: Expresión que denota presteza para hacer algo inmediato. También, calentura sexual, la libido a punto.

Aguar la fiesta: echar a perder la reunión, la visita o una conversación ajena.

Aguante: paciencia; capacidad de resistir el trabajo, la enfermedad, las ofensas o los defectos ajenos.

A’i nomás: Así dice el que presume algo. También, una orden para aplazar o suspender la acción.

Timbre: artefacto que produce sonido agudo para llamar la atención. También, sello postal adherible, que marca el costo del envío.

Orejas de burro: aplicadas como castigo o escarmiento a un alumno indolente o atrasado.

¡Vivo!: ¡ponte listo!, ¡aguzado!, ¡aguas!

¡Ándale!: llamado a otro para apurarse. También, exclamación de sorpresa ante lo escuchado.

Desmorecido: estado en que quedan los niños tras un gran coraje, capricho o berrinche.

Por si las de hule: más vale; por sí o por no; no vaya a ser.

Dado y arrempujado: Aplicable a alguien que recibe o recibió gratis y lo quiere más fácil.

Güiri güiri: prolongada conversación, generalmente sobre chismes o asuntos triviales.

Dingui lilingui: ídem. Tono melindroso.

Chimolera: mujer argüendera, indiscreta, que gusta del chisme o el mitote.

Nomás eso faltaba: es el colmo; hasta el copete.

Pa’ acabarla de amolar: ídem; de pilón.

¡Hasta que…!: ¡por fin!, ¡ya era hora!, ¡te habías tardado!

En caballo de hacienda: le ha ido muy bien; sin problemas; no se preocupa.

Viento en popa: ídem.

Pasmado: absorto; perplejo; lerdo y sin capacidad de respuesta o acción.

Buscarle tres pies al gato: insistir en lo improbable, hacerle al intrigoso.

Buscarle chichis a las gallinas o a las culebras: ídem.

¡Quién dijera!: Expresión de desencanto ante un escándalo o por un grave error del prójimo.

Tijera: alguien criticón, murmurador, siempre inconforme.

No deja títere con cabeza: ídem.

Viborear: ídem.

Mazorcón: muchacho fuerte, que ha dejado de ser niño.

Pelagarto: ídem.

Brebaje: líquido medicinal, recomendado por un curandero o yerbero.

Pócima: ídem.

Cuarta: fuste o mecate bien trenzado, a manera de látigo, para castigar a equinos o asnos, u obligarlos a acelerar el paso.

Chicote: ídem.

Su Santidad: vocablo de tratamiento personal al Papa.

Su Beatitud: vocablo para dirigirse a los Patriarcas de Iglesias Ortodoxas u Orientales.

Su Eminencia: vocablo para dirigirse a los Cardenales.

Su Excelencia: vocablo para dirigirse a Embajadores, Arzobispos u Obispos.

Su Señoría: vocablo para dirigirse a Jueces, Magistrados, Canónigos u otros Dignatarios Eclesiásticos.  

Su Reverencia: vocablo para dirigirse a un Sacerdote o Superior (a) Religioso (a).

Su Caridad: ídem.  

Se hace de la boca chiquita: dícese de quien no quiere comer más, por pena o desgano.

No vale la pena: expresión de desilusión; para perdonar o para finiquitar un trato.

Aguado: alguien que no socializa ni gusta de salir o de divertirse.

Acedo: ídem.

A huevo: a fuerzas, obligadamente; por supuesto.

Ni modo que no: ídem. También, así era; no había otra lucha.

Tenía que ser: ídem.

A tientas: el que deambula en la oscuridad. También, quien intenta saber algo, sin bases.

A tontas y a locas: emprender algo improvisadamente, sin conocer ni consultar.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.