upc4

José de Jesús Parada Tovar

No son propiamente refranes, dichos o máximas, sino simples expresiones antaño muy usuales, y que aquí no siguen una secuencia alfabética o temática, como tampoco están tomadas de Diccionario, sino de la costumbre y del lenguaje populares.

Cartitas: estampas que se venden en sobresitos para conformar o llenar un álbum de un determinado tema.

Carita: guapo; adolescente o joven de facciones y semblante atractivos.

Güiri-güiri: plática o charla interminable; chacoteo.

De perdida: expresión que invita a ganar algo o a rescatar lo más posible de lo extraviado o de lo que se jugó sin suerte.

Dar el ancho: esforzarse en ser capaz, en llenar las expectativas.

No eres pieza: dar a entender a otro que es rival débil, incapaz o incompetente.

Bomba: artefacto de hule-plástico inflable para las fiestas o adornos. También, instrumento para inflar con aire un balón o llantas de bicicleta. También, expresión de sorpresa o una noticia impactante.

Bucle: rizo o chinito enredado del cabello.

Prole: los hijos; la descendencia.

Mocoso: pequeñuelo; chaval; chavo.

Moler: dar lata; importunar.

Amolar: afilar, en una piedra lisa y especial, objetos punzocortantes. También, perjudicar a otro.

Jiricua: manchas en la piel, que le dejan ver grandes espacios blancos.

Jorobar: fastidiar; joder.

Ojo de agua: delgada fuente o charquito de agua pura que emana de rocas del cerro o junto a los ríos o arroyos.

Relamido: de pelo muy untado a base de brillantina (hoy, de gel).

Taninole: dulce de calabaza. También, batidillo, en leche, de calabaza cocida y enmielada.

Desafinado: desentonado, que canta muy destemplado, casi siempre sin darse cuenta.

Fusca: pistola, revólver.

Atorarle: hacerle frente con decisión a un problema, contratiempo o compromiso.

Endenantes: en tiempos pasados; anteriormente; otrora.

Calle Real: en época de la Colonia, en muchos pueblos, la calle principal.

Manirroto: derrochador; que gasta demasiado y a lo tonto.

Motorolo: mariguano; drogadicto; pacheco.

Abrochar: dar por terminado un asunto o concluir un tema que se expone.

Espichadito: que finge discreción o se esconde para observar y actuar.

Las Comisiones: ala de la Policía Municipal que empleaba grandes camionetas cubiertas y se dedicaba a apresar a jóvenes y adultos que jugaban futbol o beisbol en la calle.

La Secreta: sección de la Policía Municipal integrada por detectives, siempre vestidos de civil.

Leva: levantamiento y acarreo forzados de personas. También, robo masivo de mercancías.

Jugar al Tío Lolo: es hacerse tonto solo.

Bola: multitud de gente; Revuelta o Revolución. También, pelota o balón de futbol. También, chipote, hematoma abultado.

Hacerse bolas: enredarse; bloquearse; perder el hilo.

Soñar despierto: fantasear; hacerse ilusiones sin aterrizar en la realidad.

A jondear gatos de la cola: expresión para correr a alguien molesto o impertinente.

¡Al carajo!: ídem.

Chucho: perro; can. También, alguien hábil o listo para algún quehacer.

Chucherías: bagatelas; cosas de mediano o poco valor.

El carretón: troca o camión de carga en que se depositaba la basura, acercándola en botes, baldes o cajas.

Perrilla: granito o espinilla que se produce muy cerca del ojo.

El mandado: la compra diaria o frecuente de todo lo comestible o de utilidad hogareña.

Mandado: alguien que se sobrepasa de confianzudo o majadero.

El vuelto: billetes o monedas que se devuelven al comprador como sobrante del pago.

Cambio: ídem.

¡Qué milagro!: frase de sorpresa ante alguien que no se ve a menudo.

Morralla: montón de monedas de distintas denominaciones y valor.

Morusas: migajas, pedacera muy pequeña de pan, de galletas o virote.

Zurrapas: ídem.

Dar la vuelta: rondar por la Plaza; salir de paseo.

Ora verás: amonestación o advertencia de castigo. También, continuación de la charla para mostrar o demostrar algo.

Sentidos: orejas; oídos.

Jarrito de Tlaquepaque: persona muy sensible o que llora de todo.

Quiúbole: saludo familiar y espontáneo al toparse con alguien. También, vocablo para llamar la atención a otro por algo indebido o anormal.

Cachito: expresión de cariño a alguien menor. También, reintegro de la Lotería Nacional.

Conejo: individuo orejón o muy ágil. También, pote, bíceps.

Vago: vagabundo; golfo; desobligado. También, muy diestro para ciertos juegos.

Viga: majadería hiriente que se dice al ofendido en alusión a su madre.

Chinche: persona punzante. También, atenida y que pide de comer con frecuencia. También, especie de tachuela para fijar papeles en un mural.

Cucho: chueco; torcido; macueco.

Marungo: que no camina derecho, con las puntas inclinadas hacia dentro.

¡Ave, María Purísima!: expresión de sorpresa. También, saludo de buena voluntad y para comprobar que el otro es alguien confiable. También, jaculatoria con que saluda el confesor al penitente, esperando la respuesta: Sin pecado original concebida.

Dios no lo quiera: deseo manifiesto de evitar algo dañino o negativo.

Ni Dios lo mande: ídem.

Quedó como Santo Cristo: alusión a alguien malherido, sumamente golpeado.

De Herodes a Pilatos: ir de un lado a otro, sobre todo en trámites burocráticos.    

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.